<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Debate absurdo sobre el aborto
  • Debate absurdo sobre el aborto |
    Debate absurdo sobre el aborto |
Diego Aristizábal | Publicado el 19 de octubre de 2011

Por fortuna, después de un debate que no era necesario, las mujeres que quieran abortar en caso de violación, malformación del feto y riesgo de la vida de la madre, podrán seguir haciéndolo como lo había determinado la Corte Constitucional hace cinco años.

Lástima que este debate no se haya dado para considerar más bien, sin mucha pirinola, una cuarta salvedad: cuando la madre no pueda responder económicamente por el cigotico porque ¿qué será de ese pobre si la vida no le depara más que un mar de lágrimas? Ese asunto de que todo niño viene con el pan bajo el brazo nos ha hecho mucho daño, es claro que de hambre puede que no se muera la criatura, pero no sólo de pan vive el hombre, se dice en las mismas escrituras que leen al pie de la letra quienes se oponen tan fervientemente al aborto. Un niño necesita crecer en un hogar digno, merece estudiar, no sólo la primaria y el bachillerato, merece también ingresar a una universidad, tener condiciones que lo incluyan en este mundo, no que lo excluyan.

Me aterra cómo en este país todo se quiere condicionar, prohibir, castigar, condenar, coartar y no se deja de lado la visión ingenua de que sólo Dios proveerá. Dios provee dentro de las posibilidades, me enseñaron mis padres, no dentro de los imposibles.

No se preocupen tanto por las "vidas" que no fueron, preocúpense más bien por las vidas que son un hecho, que viven en este mundo real. A veces lo único que hacemos por estar discutiendo pendejadas cada tanto, es darle la espalda a la realidad de los niños vivos, seres humanos de carne y hueso que sufren porque no tienen hogar ni familia, porque los maltratan los "padres" que no los desearon o porque los extorsionan en los semáforos.

¿Quién responde por esos niños?, ¿por qué quienes se oponen al aborto no se hacen cargo de los desamparados que nacen y no tienen posibilidades?, ¿por qué el procurador Alejandro Ordóñez, Amada Rosa, los senadores Juan Manuel Corzo, Hernán Andrade o José Darío Salazar no se quedan con unos cuantos?

Aquí todos somos muy buenos tomando decisiones por otros, y lo peor, es que lo hacemos desde nuestras condiciones resueltas, desde lo que para nosotros es lo mejor y queremos y no partimos de lo que el otro, en este caso las mujeres, piensan y desean.

Si estos hombres de la Patria realmente quieren hacer algo de trabajo "voluntario" que los acerque más a un apostolado o quieren cargar esa bandera de la "vida", yo los invito a que un día se vayan con mi madre, que es voluntaria en un hospital y se encarga de las mamás lactantes, para que vean cómo año tras año llegan muchas mamás de la calle o que no tienen condiciones para mantener un hijo, y una y otra vez dejan en manos de Bienestar Familiar sus criaturas y luego se marchan con los óvulos fértiles porque los médicos no pueden hacer nada, sólo esperar que algún día no se repita la misma película. Como diría el gaucho Martín Fierro: "Los hijos de la miseria son muchos en esta tierra".