<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EL ESTADO ANALFABETA
  • EL ESTADO ANALFABETA |
    EL ESTADO ANALFABETA |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 23 de octubre de 2013

Confundida, doña Edilma me mira sin entender la pregunta, aunque intenta disimularlo, apretando sus manos y mirando alrededor. "Eso de la política es muy complicado ¿cierto…?", dice por fin, elusiva. Estamos en Segovia, en el Nordeste antioqueño, realizando un ejercicio de economía experimental que incluye tres juegos y una encuesta. Nos encontramos tres investigadores de la Universidad Eafit y treinta y dos personas de la comunidad en la casa de la cultura del municipio minero.

Edilma trabaja en el último de los eslabones de la explotación artesanal de oro. Nunca pudo estudiar, como lo reconoció luego de que le entregáramos la encuesta que debía diligenciar al final de los juegos. Es analfabeta.

Llevo veinte minutos hablando con ella, intentado responder juntos las preguntas incluidas en la encuesta. En realidad no son difíciles, pero el analfabetismo no solo impide leer y escribir a la persona, afecta la manera como entiende, le vuelve casi imposible abstraerse. Mis explicaciones bien podrían ser de física cuántica para Edilma, ella simplemente no puede entender las preguntas que con algo de frustración y mucho pesar, intentamos responder.

Luego de muchos espacios en blanco, algunos silencios incómodos, e incluso un poco de exasperación, terminamos el ejercicio. Edilma se despide, vuelve a su labor de "chatarrera" en las orillas de los ríos por esos veinte mil pesos semanales que gana con algo de suerte, y nosotros regresamos a Medellín, al acompasado ritmo de la vida académica y las subestimadas comodidades de la capital departamental.

Viajar a las subregiones antioqueñas es encontrarse con un evidente escenario de desigualdad institucional. Claro, las ciudades hierven en problemas, los ciudadanos exigen de sus autoridades un mejor gobierno y en las calles se respira en ocasiones el escepticismo de la vida urbana moderna. Pero existen unas instituciones que, con todas sus inconveniencias, funcionan, hacen presencia y al final, incluso a regañadientes, cumplen.

Mientras Medellín cuenta con algo cercano a 1.570.000 pesos por habitante para la vigencia 2013, el municipio de Mutatá cuenta con menos de la mitad y el municipio de El Bagre con solo 530.000 pesos. Mientras, según el Dane, el 12,35 % de los habitantes de Medellín cuentan con Necesidades Básicas Insatisfechas, este porcentaje alcanza el 60,8 % en Mutatá, 50,8 % en El Bagre y 44,5 % en Segovia.

Antioquia (también Colombia) no puede seguir ignorando las brechas enormes que separan a sus centros de poder de sus periferias, cerrarlas constituye sin duda el mayor desafío actual a su desarrollo como región y es un objetivo obvio de cualquier justicia que queramos construir entre los antioqueños.