<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
LOS MALABARES DE LA POLÍTICA COLOMBIANA
  • LOS MALABARES DE LA POLÍTICA COLOMBIANA |
    LOS MALABARES DE LA POLÍTICA COLOMBIANA |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 29 de enero de 2014

Juan Manuel Santos fue ministro de Andrés Pastrana, a quien Álvaro Uribe criticó para llegar a la presidencia, en la cual tuvo a Santos de ministro y luego apoyó para que fuera presidente y al que ahora, uniéndose a Pastrana, le intentan impedir que se reelija.

Muy sencillo, ¿cierto?

Pero estos tres no son, ni mucho menos, los únicos camaleones de la política nacional. El Partido Verde y Progresistas han configurado una alianza pegada por la simple necesidad de no perder la personería jurídica en las próximas elecciones. La unión es incómoda, en parte, porque en el Partido Verde hay santistas e incluso “uribistas light”, mientras que en Progresistas hay muchos representantes de la izquierda más trasnochada.

Por el lado del Partido de la U, cuyos miembros solo comparten su consistente habilidad para cambiar de bando según les convenga, dos de sus principales representantes, Armando Benedetti y Roy Barreras se han distinguido por el drástico giro en sus lealtades políticas: de los más uribistas hasta 2010, de los más santistas desde entonces.

La política, en efecto, siempre es cambiante y esto no es necesariamente malo. Churchill se pasó del partido Liberal al partido Conservador en la mitad de su carrera, cruzando de un lado a otro en plena sesión del parlamento británico; Julio César pactó con sus enemigos Pompeyo y Craso para repartirse el poder de Roma en un triunvirato. Sin embargo, la rapidez y brusquedad de los cambios en Colombia pueden ser el síntoma de un fenómeno mucho más preocupante: que los partidos y los líderes se encuentran tan poco interesados en defender ideas, que nunca encontrarán límites para cambiar de toldas, amigos o enemigos.

Al final, si el poder es la única preocupación -ese poder duro y vacío que solo sirve para construir panteones- poco importa cómo o con quién se consiga aferrarse a él.

En anteriores columnas he defendido a un tipo ideal de político, aburrido en primer lugar -es decir, que aspira a gobernar bien, no a entretener-, y responsable -es decir, comprometido con cumplir y rendir cuentas-. Ahora le añado otro elemento a esta especie rara, que poco se da en nuestra política tropical: la coherencia. Es decir, un político que comprenda que en la democracia, perder elecciones es una opción perfectamente válida; y que la habilidad política se debe a su capacidad de desarrollar y defender ideas, y no a la de hacer alianzas incómodas que garanticen su victoria.

Ganar votos no puede ser, ni mucho menos, lo único a lo que aspiren nuestros líderes.