<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
SOBRE HÉROES Y VILLANOS
  • SANTIAGO SILVA JARAMILLO | SANTIAGO SILVA JARAMILLO
    SANTIAGO SILVA JARAMILLO | SANTIAGO SILVA JARAMILLO
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 25 de julio de 2012

En las salas de cine esperamos que las angustias y mezquindades de la vida real desaparezcan por lo menos durante aquel corto espacio de tiempo que dura una película. Pero el pasado viernes, en un teatro de la ciudad de Aurora, en Colorado, Estados Unidos, los espectadores se vieron sometidos a la cinematográfica y a la vez trágica perfidia de un sicópata.

Armado con un rifle y dos pistolas y protegido por una armadura blindada, James Holmes, estudiante de Doctorado de la Universidad de Colorado, irrumpió en la sala de cine donde se estrenaba la última película de Batman, lanzando bombas de humo y disparando indiscriminadamente. Doce personas murieron y unas sesenta resultaron heridas.

Al parecer, Holmes se inspiró en los villanos de las últimas dos películas de Batman para realizar su ataque. Al ser capturado habría dicho a la policía que él era el “Guasón”, un sicópata autodenominado agente del caos, y su disfraz, particularmente la mascara de gas, parecería canalizar a “Bane”, un sanguinario terrorista que hace su aparición en la tercera entrega de la saga.

La tragedia ha reabierto viejas heridas de la sociedad estadounidense. Desde la discusión por la facilidad de adquirir armas bajo la ley federal, hasta la constante aparición de asesinos en masa y en serie y sus raíces en algún rasgo cultural específico.

Inicialmente pensé que este era un mundo tenebroso, en donde la gente se enloquece para hacer el mal y no al revés, donde se copia al “Guasón” y a “Bane”, pero nunca a Batman. Una conclusión pesimista, incluso algo infantil, lo sé. Pero aterradora en cualquier caso.

Sin embargo, mientras se conocían mayores detalles de la tragedia, la esperanza regresó tan rápido como la creí perdida. Durante el ataque, cuando Holmes destrozaba las primeras sillas del abarrotado teatro con su rifle semiautomático, Alex Teves interpuso su cuerpo entre las balas y su novia, al mismo tiempo, Robert McQuinn y Jonathan Blunk hacían otro tanto con sus compañeras. Las tres mujeres sobrevivieron, sus novios les salvaron la vida al recibir los disparos que eran para ellas.

La vida nos presenta a personas que incurren a diario y abnegadamente en grandes y pequeños sacrificios, así los titulares estén reservados para los maniáticos, los villanos y los malvados. Nunca podemos olvidar que el mundo no solo está lleno de ellos, que existen hombres dispuestos a sacrificarse por hacer el bien, que al final, también hay héroes en esta historia.