<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“No hay plata, pero vendrá una nueva era”: Javier Milei al posesionarse como presidente de Argentina

En su primer decreto, como nuevo presidente de Argentina, Javier Milei redujo los ministerios de 18 a 9.

  • Milei anunció que adelantará un plan de choque para la economía que, según reconoció, provocará que en el ”corto plazo la situación empeorará”, aunque sentará las bases de la “reconstrucción del país”. FOTO GETTY
    Milei anunció que adelantará un plan de choque para la economía que, según reconoció, provocará que en el ”corto plazo la situación empeorará”, aunque sentará las bases de la “reconstrucción del país”. FOTO GETTY
  • El canciller Álvaro Leyva (derecha) asistió a la posesión de Javier Milei (izquierda) ante la ausencia del presidente Gustavo Petro. FOTO CORTESÍA
    El canciller Álvaro Leyva (derecha) asistió a la posesión de Javier Milei (izquierda) ante la ausencia del presidente Gustavo Petro. FOTO CORTESÍA
11 de diciembre de 2023
bookmark

A sus 53 años, el economista libertario y ultraliberal, Javier Milei, asumió oficialmente el cargo de presidente de la República Argentina y en su primer discurso como jefe de Estado de esa nación aprovechó para pasarle cuenta de cobro a la izquierda por la grave crisis económica y fiscal que heredó desde este domingo. Y en el evento de posesión, el presidente Gustavo Petro brilló por su ausencia.

Lea también: Milei se impuso en Argentina y le quitó un bastión a la izquierda

Desde el Congreso Nacional, donde se realizó el acto de investidura, el nuevo presidente de Argentina dejó claro que una de sus apuestas primordiales será el denominado ‘shock económico’, que hace referencia a una serie de medidas que pondrá en marcha en ese país para tratar de contener la crisis económica, como lo prometió en campaña.

De entrada, Milei reconoció que ese ‘plan de shock’ tendrá un impacto negativo en sectores como el del empleo, los salarios reales y la tasa de pobreza e indigencia en su país. “Habrá estanflación, es cierto, pero no es algo muy distinto a lo que ha pasado en los últimos dos años”, expuso.

Al hablar de esta apuesta económica, el mandatario argentino le sacó los trapitos a la izquierda liderada por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que él denominó en campaña como la “casta” política que había que derrotar para que el país saliera del estancamiento económico.

“No hay plata, no hay alternativa al ajuste, no hay alternativa al shock”, señaló Milei ante miles de ciudadanos que se congregaron para escucharlo en la plaza frente al Congreso. “En el corto plazo la situación empeorará, pero luego veremos los frutos de nuestro esfuerzo”, añadió.

Se despachó contra la izquierda

Ajeno a la política tradicional, a la que despectivamente se refiere como “la casta”, Milei optó por hacer su discurso fuera del recinto del parlamento, ante una multitud de seguidores e invitados. Entre ellos se encontraban varios mandatarios como el chileno Gabriel Boric y el paraguayo Santiago Peña, el ucraniano Volodimir Zelenski y el húngaro Viktor Orban, además del rey de España, Felipe VI.

Además llamó la atención en el evento de posesión que se ausentó el presidente Petro y en su lugar envió al canciller Álvaro Leyva y al embajador Camilo Romero. Además, a Fernández de Kirchner la grabaron haciéndole gestos ofensivos con la mano a quienes la chiflaron al llegar al lugar.

El canciller Álvaro Leyva (derecha) asistió a la posesión de Javier Milei (izquierda) ante la ausencia del presidente Gustavo Petro. FOTO CORTESÍA
El canciller Álvaro Leyva (derecha) asistió a la posesión de Javier Milei (izquierda) ante la ausencia del presidente Gustavo Petro. FOTO CORTESÍA

En su juramentación, el presidente argentino siguió el protocolo y juró “por Dios y por la patria sobre estos santos evangelios”. Luego recibió del presidente saliente, el izquierdista Alberto Fernández, la banda y el bastón de mando. A su lado, la vicepresidenta, Victoria Villarruel, hizo el mismo juramento.

El discurso, con un marcado carácter económico, el libertario apuntó particularmente contra el kirchnerismo y sus datos macroeconómicos, resaltando que hay un déficit público del 17 % del Producto Interno Bruto (PIB).

“Ningún gobierno ha recibido una herencia peor que la que estamos recibiendo nosotros (...) Hoy mismo la inflación ya viaja a un ritmo que oscila entre el 20 y 40 por ciento mensual. El Gobierno saliente nos ha dejado plantada una hiperinflación. Es nuestra máxima prioridad hacer todos los esfuerzos posibles para evitar semejante catástrofe”, expuso Milei.

En esa línea, resaltó ante la multitud que la solución implica un ajuste fiscal en el sector público nacional “de 5 puntos del PIB, que a diferencia del pasado caerá casi totalmente sobre el Estado y no sobre el sector privado”, y apuntó que “no hay posibilidad de un gradualismo. No hay solución alternativa al ajuste”.

Tiene una crisis por resolver

A pesar de ser la tercera economía de América Latina, Argentina registra una inflación anualizada de más de 140% y una tasa de pobreza superior a 40%. Para enfrentar esa crisis, Milei destacó que habrá recorte del gasto público, reducción del Estado y liberalización en un país acostumbrado a los subsidios y el déficit fiscal.

“Hoy comienza una nueva era en Argentina, una era de paz y prosperidad, una era de crecimiento y desarrollo, una era de libertad y progreso”, aseguró Milei, y aclaró que disminuirá la cantidad de ministerios, de 18 a solamente 9.

El mandatario tiene, sin embargo, libertad para decidir una devaluación del peso y algunas medidas de reducción del gasto. La dolarización o el cierre del Banco Central, temas centrales de su campaña, quedaron en suspenso a la espera de los primeros resultados de su plan económico.

Luego de advertir que los primeros tiempos de su gobierno serán duros, Milei aseguró que mantendrá la asistencia social para los más necesitados. Además, se refirió a la oposición y las posibles protestas contra sus medidas económicas. Expuso que “quien corte la calle no recibe el apoyo de la sociedad (...) El que corta (bloquea) no cobra (...) El que las hace, las paga”, destacó el presidente argentino.

El discurso terminó con su característico lema de campaña “¡Viva la libertad, carajo!”, que más de tres veces desde el Congreso y entre los gritos de apoyo de sus simpatizantes.

Inseguridad, otro tema que le preocupa a Milei

Además de la contingencia económica de la que responsabilizó a los gobernantes de izquierda, que será prioridad para el inicio de su gobierno, el presidente Javier Milei reconoció que la inseguridad en Argentina es un tema que también lo inquieta y que debe ser atendido con prioridad. Al respecto, señaló que “el narcotráfico se apoderó de nuestras calles y las fuerzas de seguridad han sido humilladas y abandonadas”. Además, apuntó contra el sistema judicial por el bajo margen de condenas para los delincuentes, por lo que advirtió que habrá mano dura contra todo aquel que viole la ley. “La anomia es tal que sólo el tres por ciento de los delitos son condenados. Se acabó con el ‘siga, siga’ de los delincuentes”, expuso Milei durante su discurso.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*