<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La microempresa, un motor que resiste e impulsa a la economía

  • Sandra Torres Arboleda, empresaria nacida en Medellín, de 36 años de edad, recomienda a sus colegas de otras compañías “capacitarse constantemente” para impulsar sus negocios. FOTO Camilo Suárez
    Sandra Torres Arboleda, empresaria nacida en Medellín, de 36 años de edad, recomienda a sus colegas de otras compañías “capacitarse constantemente” para impulsar sus negocios. FOTO Camilo Suárez
Por diego vargas riaño | Publicado el 21 de noviembre de 2020

Genera casi 15 millones de empleos. Tiene varias tareas por delante, como la formalización.

Piense en que tiene un emprendimiento levantado con sus ahorros, pero opera con una planta inestable de trabajadores y las deudas para mantenerlo son tantas que llega a deber más de 30 millones de pesos y está reportado ante centrales de riesgo. Ello, como consecuencia de la informalidad.

Ahora bien, imagine que pese a todos estos golpes decide sobreponerse y formalizar su negocio, aun cuando debe registrarse ante una Cámara de Comercio, empezar a declarar IVA o pagar un contador.

Esa es la situación por la que pasan varios de los microempresarios que hoy representan el 93 % del tejido empresarial de Colombia, que generaban 14,5 millones de empleos antes de la pandemia, según la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi) y el Centro de Estudios para la Empresa Micro (CEM).

Según el decreto 957 de 2019 se trata de firmas cuyos ingresos operacionales anuales no superan los 839 millones de pesos este año, medidos en 23.563 Unidades de Valor Tributario (UVT), en el sector manufacturero; 32.988 UVT en el de servicios (1.174 millones de pesos); y 44.769 UVT en comercio (1.594 millones de pesos). Este año, cabe recordar, el valor de la UVT se definió en 35.607 pesos.

Una de esas compañías es la de Sandra Torres Arboleda, gerente de Creaciones Tutty’s Baby, quien ahora ve los frutos de la formalidad, aunque no siempre fue fácil.

Esta antioqueña de 36 años, quien es auxiliar contable egresada del Cesde, cuenta con estudios de diseño de modas y decidió un día en 2008 dejar su trabajo como supervisora del centro de lavado de Texaco (Envigado), para convertirse en independiente con sus ahorros y liquidación.

La iniciativa

Su idea de negocio fue una pañalera ubicada en este municipio del Aburrá Sur que se expandió tanto, al punto que llegó a tener tres locales. “Una época muy buena” tras la cual los “malos manejos y una fuerte competencia” la obligaron a cerrar en 2010.

Esa situación la llevó a explorar alternativas. “Ya no quería que los clientes me buscaran a mí, sino buscarlos a ellos”, asegura. La decisión fue empezar a confeccionar y trabajar con los distribuidores mayoristas de ‘El Hueco’ quienes ese mismo año le empezaron a comprar su línea de ropa de vestir y accesorios para bebé.

Sobre ese proceso cuenta que debió hipotecar la casa de sus padres para invertir e incluso vender el inmueble barato para pagar deudas y empezar desde cero, aunque todavía con muchas obligaciones: “Llegué a deber 36 millones de pesos”.

Arranque atropellado

Así nacía Tutty’s en el municipio de Itagüí en 2010, aunque solo se formalizó hasta 2017, por lo que en esos primeros siete años hubo varias situaciones adversas. “Pensaba que siendo viva y evadiendo obligaciones iba a tener más utilidades”, anota Sandra.

Lo que dice Fabio Andrés Montoya, director de Interactuar, es que los cambios que a menudo ocurren en la regulación de empresas llevan a que haya “mucho desconocimiento”, e igualmente los costos de empezar a cumplir con obligaciones legales pueden alejar a los empresarios de la formalidad. Pero invita a algo: “no ‘demonicemos’ esa informalidad, pese a que alguien ejerza sus labores así, no es un criminal; trabaja con medios honestos”.

Teniendo este contexto como referente y siguiendo con la protagonista de esta historia, lo que dice Sandra es que más allá de ganancias empezó a notar problemas que no le permitían crecer a la empresa, cuyo nombre (Tutty’s) viene de la primera palabra que dijo una de sus dos hijas.

“Contrataba a personas informales que trabajaban un día y al otro no, entonces se paraba la producción. Lo que me ahorraba al no pagar seguridad social de los empleados, se iba en abogados para atender demandas que algunos de ellos imponían. Iba un paso atrás, los bancos no me prestaban y me daba miedo que me hablaran de pagar IVA o declarar renta”.

Y es que según Rosmery Quintero, presidenta de Acopi, un problema que aqueja al tejido empresarial es la informalidad, que en el caso de los micronegocios, por ejemplo, alcanza el 80 %, y aunque estos juegan un papel social significativo, son una “debilidad” como país al ser tan alta su incidencia.

Camino a la formalidad

Lo que cuenta Sandra es que, cansada de esas situaciones, empezó a hacer acuerdos de pago con los bancos a los que les seguía debiendo y se puso al día en el 2017. Cuando se reactivó su vida crediticia quiso acceder a una ayuda de Interactuar, donde le solicitaron Cámara de Comercio y RUT, entre otros documentos –que no tenía– y allí empezó a ver la necesidad de formalizarse.

Decidió registrarse en Cámara de Comercio y desatrasar una contabilidad que nunca tuvo para mostrarle a los bancos de dónde venía la plata, brindarle a los empleados las prestaciones sociales y rebajarles un poco el sueldo para poder hacerlo, algo que no le gustó a algunos y se marcharon.

Así, pasó a ser una de las microempresas legalmente constituidas en Antioquia —según los datos de la Cámara de Comercio de Medellín (con jurisdicción en 69 municipios) entre enero y octubre de este año se constituyeron 18.955 sociedades, de las cuales 18.758 son micro—.

La empresaria dice que ser formal le ha hecho ver muchas ventajas como tener un apoyo de los bancos y no tener que acceder a terceros que prestan a 5 % o 10 %; que las demandas de los trabajadores son cosa del pasado y ahora en cambio hay un personal comprometido, y sobre todo, que se trabaja con “tranquilidad” (ver Claves).

Hoy, Tutty’s sigue adelante con márgenes de utilidad de hasta el 30 % al mes durante las buenas épocas, mejor que en la etapa de informalidad en la que esas ganancias eran tan solo de un 12 % o 15 %.

Con este paso, Sandra dice que logró comprar su casa y algo todavía más valioso: emplear a madres cabezas de familia y trabajadores de origen venezolano para su planta en la que por el momento tiene a 9 personas laborando.

Los desafíos

Sobre qué fue lo más desafiante a la hora de formalizarse, Sandra menciona los procesos y costos para hacerlo, algo similar a lo que planteó Montoya, de Interactuar.

Para Mauricio Santamaría, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), disminuir las obligaciones de formalización es uno de los pendientes del país, porque los costos no salariales que recaen sobre las empresas terminan afectando su capacidad de generar empleo y alcanzan el 48,5 % del valor de la nómina.

Por su parte, Sandra Forero, presidenta del Consejo Gremial Nacional, asegura que otra tarea es vincular, no solo a las micro, sino también a las pequeñas y medianas empresas del país para la reactivación, por la capacidad misma que tienen de brindar empleo y ser resilientes.

De su lado, Montoya, de Interactuar, dijo que una lección de este año para la microempresa es incursionar en el mundo digital para optimizar sus operaciones, y añade que en un estudio de la corporación que dirige se halló que a agosto “casi el 60 %” estaba incorporando tecnología de cara a sus procesos comerciales (ver Paréntesis).

Para él, el microempresario es “una persona que quiere empoderar su vida, generar bienestar en su entorno, tiene presente que no todo es color de rosas y sale adelante enfrentando las vicisitudes”.

93 %
del tejido empresarial representa la microempresa: Acopi

Contexto de la Noticia

Paréntesis el efecto de
la pandemia

Interactuar reveló un estudio sobre la afectación de la pandemia a la microempresa, en septiembre pasado, basado en dos encuestas: una enviada en abril durante la etapa más estricta de la cuarentena obligatoria y otra en agosto, previo al inicio del período de reapertura: en la primera participaron 2.878 empresarios, y en la segunda 1.086. En las respuestas se halló que un 10 % de las firmas quebraron; 53 % disminuyó ventas en más de 50 %; y 59 % de empresarios son optimistas para este fin de año.

CLAVES la importancia de la formalización

1
El Ministerio de Comercio dice que la formalización protege a trabajadores y consumidores.
2
Obtener el Registro Mercantil, RUT y NIT son algunos de los requisitos durante el proceso de formalización.
3
Contratación formal, aseguramiento formal y obligaciones tributarias pasan a ser compromisos asumidos.
4
También se adquieren compromisos sanitarios y particulares del sector en que opera la firma.
5
En materia tributaria se hace la inscripción, declaración y pago de impuestos ante entidades como la Dian.
6
En el Régimen Simple, por ejemplo, se generaron ingresos por $145.946 millones a octubre, según la Dian.
Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Venta de Nutresa es una decisión de futuro: Sura

  • Gonzalo Pérez, presidente de Grupo Sura, aclaró los factores para evaluar la propuesta de Gilinski. FOTO Edwin Bustamante
    Gonzalo Pérez, presidente de Grupo Sura, aclaró los factores para evaluar la propuesta de Gilinski. FOTO Edwin Bustamante
Por Ferney Arias Jiménez | Publicado el 27 de noviembre de 2021
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

“Evaluaremos la trayectoria y la visión del oferente”: Sura frente a la OPA por Nutresa lanzada por Gilinski

  • Gonzalo Alberto Pérez, presidente de Grupo Sura. FOTO Edwin Bustamante
    Gonzalo Alberto Pérez, presidente de Grupo Sura. FOTO Edwin Bustamante
"
Ferney Arias Jiménez | Publicado el 26 de noviembre de 2021
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Familia invertirá US $50 millones en el 2021

  • Andrés Felipe Gómez es el presidente del Grupo Familia. FOTO Carlos Velásquez
    Andrés Felipe Gómez es el presidente del Grupo Familia. FOTO Carlos Velásquez
Por Ferney Arias Jiménez | Publicado el 14 de diciembre de 2020
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Familia invertirá US $50 millones en el 2021

  • Andrés Felipe Gómez es el presidente del Grupo Familia. FOTO Carlos Velásquez
    Andrés Felipe Gómez es el presidente del Grupo Familia. FOTO Carlos Velásquez
Por Ferney Arias Jiménez | Publicado el 14 de diciembre de 2020
Notas de la sección