<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Confianza y disciplina, claves fuera de la oficina

  • El empleo remoto es cada vez más recurrente. FOTO Juan Antonio Sánchez
    El empleo remoto es cada vez más recurrente. FOTO Juan Antonio Sánchez
Por Ronal Castañeda | Publicado el 16 de marzo de 2020

El empleo remoto es cada vez más recurrente. Le contamos qué tener en cuenta para trabajar desde su casa y ser efectivo.

Para todas las personas que trabajan es lo mismo: suena el reloj despertador (le puede dar duro levantarse), luego el baño, el arreglarse y el desayuno, quizá también un poco de ejercicio. Para unos en otro orden pero al final es lo que se hace en las mañanas antes de salir a sus ocupaciones laborales. La diferencia con las personas que teletrabajan es que sus “oficinas” están a cinco pasos del lugar en que se estaban vistiendo, ahí en su propia casa.

Un caso concreto

Estela Valdés trabaja en una compañía del sector de petróleo y energía, en el área de mercadeo para América Latina. Entre sus obligaciones está viajar durante dos semanas al mes y asistir, en promedio, un día cada mes a reuniones corporativas.

Su casa de Bogotá es también su oficina central y ahí pasa el tiempo cuando no está viajando. La empresa para la que labora le suministró un escritorio, un computador, internet y una extensión telefónica virtual. Como si fuera un trabajo convencional, entra a las 7:00 a.m. y termina a las 5:00 p.m., con sus dos horas obligadas de almuerzo. No importa que esté en su hogar.

Esa es una de las formas, explica Gabriel Alzate Tobón, gerente de innovación y transformación digital Sphos Solutions, que hay para teletrabajar porque en casa debe tenerlo todo. Otra es lo que se llama flexibilidad laboral: ir en la mañana a la oficina y por la tarde poder trabajar desde un espacio de coworking (oficinas compartidas) o hasta en un café.

La situación hoy

Desde el martes pasado, los ministerios de Trabajo y Salud expidieron una circular en la que se les solicitó a las entidades flexibilizar los horarios laborales y reducir los riesgos de exposición a un contagio. Una medida tendiente a estimular que las personas hicieran sus tareas desde casa.

Esto que está sucediendo lo ve Alzate como una gran oportunidad para que las empresas entiendan que estas opciones son una buena forma de trabajar, “y que va a quedar una buena semilla sembrada a futuro en todo el tema de teletrabajo”. Ahora bien, ¿es para todos?, ¿quiénes pueden hacerlo?

César Núñez, investigador del departamento de Psicología de la Universidad de Medellín, explica que no todos los empleos se pueden teletrabajar. El comercio, por ejemplo, requiere de atención al público y contacto directo para la venta; un puesto más administrativo –como el de Estela–, que se puede hacer solo con un computador y un teléfono, se presta más. El profesor señala que el jefe debe reconocer si su trabajador está preparado cultural, afectiva, social, jurídica y tecnológicamente.

Alzate añade que el trabajo del líder es vital en estos casos. “Entender que no debe estar detrás del empleado a ver que está haciendo, generarle confianza y darle ánimo porque el trabajador puede sentirse perdido. Y a la hora de cumplir con los objetivos debe hacer un seguimiento (que virtualmente se puede hacer muy fácil)”.

El trabajador ideal

Está el dilema de si todos los empleados reúnen las condiciones necesarias. Nuñez considera tener en cuenta aspectos como la “atención focalizada”, que sepa tomar decisiones para cumplir las metas; “dominio instruccional”, hacer el trabajo con precisión con los suministros (escritorio, computador, celular); y “capacidad de autoregulación”, esta tiene que ver con la disciplina y el dominio de sus acciones.

En esencia el trabajador debe ser disciplinado y autosuficiente, algo que no parece tan obvio. “Las empresas no tienen definidos estos aspectos”, argumenta César Núñez, uno de los coordinadores académicos y autores de la investigación El teletrabajo como tendencia contemporánea (2018).

Desde hace cuatro años así se mueve Estela y en su chip mental sabe que hay que ponerle tiempo a los objetivos para cumplirlos. También tiene en cuenta asuntos básicos como laborar desde su puesto de trabajo (no sobre la cama, por ejemplo), bañarse y tener una silla adecuada.

Claudia Núñez, directora de Apropiación de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Mintic, incorpora al tema la importancia de tener en cuenta las metas y el tiempo que se necesita para desarrollarlas. Trabajar por objetivos y hacer uso de las tantas herramientas tecnológicas que hoy existen como aplicaciones colaborativas según la necesidad.

Si este es su caso por estos días recuerde que no cambia el tiempo laboral ni sus obligaciones, solo el espacio y la gente a su alrededor. ¿Se le mide?.

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección