<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Expoinmobiliaria tendrá una gran vitrina con 353 proyectos residenciales, en Plaza Mayor de Medellín

La feria de Camacol Antioquia arrancará el 8 de marzo.

  • La feria Expoinmobiliaria 2024 presentará 405 proyectos: 353 residenciales y 52 no residenciales. FOTO Juan Antonio Sánchez
    La feria Expoinmobiliaria 2024 presentará 405 proyectos: 353 residenciales y 52 no residenciales. FOTO Juan Antonio Sánchez
26 de febrero de 2024
bookmark

Entre el 8 y 10 de marzo, en el Pabellón Amarillo de Plaza Mayor Medellín, se verá la edición 23 de Expoinmobiliaria 2024, la vitrina de la oferta de vivienda y demás edificaciones que organiza la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol Antioquia).

Se trata de un “espacio ideal donde sí es posible el hogar para todas las familias, en un buen momento para la compra de un inmueble y para iniciar la recuperación del sector de la construcción, tanto en el ámbito departamental como nacional”, asegura la organización del certamen.

La muestra contará con la participación de 83 expositores, 60 de ellos con oferta de 405 proyectos nuevos en Medellín, el Área Metropolitana y otras regiones de Antioquia y Colombia.

Así mismo, 7 entidades financieras, 8 para publicaciones y otros servicios complementarios, 4 empresas que ofrecen dotación para el hogar, 2 cajas de compensación familiar y 2 entidades gubernamentales.

Es importante destacar que el 30% de los 405 proyectos, es decir, 123, cuentan con certificaciones o están en proceso de certificación de sostenibilidad.

La oferta de proyectos residenciales de la feria está integrada por 353 proyectos de casas, apartamentos, suites y apartasuites.

El sur del Valle de Aburrá es el sector con mayor participación, ya que cuenta con 103 proyectos ubicados en Caldas, Envigado, Itagüí, La Estrella y Sabaneta.

En segundo lugar, figura Medellín con 67 proyectos residenciales ubicados en Belén, Calasanz, Centro, Ciudad del Río, El Poblado, Guayabal, La América, Las Palmas, Laureles, Los Colores, Robledo y San Antonio de Prado.

En tercer lugar, está el norte del Valle de Aburrá, que cuenta con 65 proyectos residenciales en Bello, Copacabana y Girardota.

En esta versión de la feria, Expoinmobiliaria incluye en su muestra 63 proyectos residenciales de otros municipios de Antioquia y otras ciudades del país: Puerto Berrío, Santa Fe de Antioquia, Apartadó, Barrancabermeja, Barranquilla, Soledad, Puerto Colombia, Bogotá, Cajicá, Ricaurte, Manizales, Pereira, Dosquebradas, Cartagena, Montería, Santa Marta y Villavicencio.

Del Oriente cercano serán 55 los proyectos, ubicados en Rionegro, El Retiro, La Ceja, Marinilla, La Unión, El Carmen de Viboral y Guarne.

En cuanto a proyectos no residenciales, la feria exhibirá lotes, locales comerciales, oficinas y consultorios, 52 proyectos en total. El Oriente cercano es el sector con mayor participación en este segmento, con 24 proyectos, el 46% de la oferta no residencial, ubicados en El Carmen de Viboral, El Retiro, La Ceja, Marinilla y Rionegro.

Los demás proyectos no residenciales están ubicados en Medellín, Envigado, La Estrella, Bello, Anserma, Apartadó, Bogotá, Cajicá, Doradal, La Calera, Porce y Puente Iglesias.

Las personas interesadas en asistir pueden pre-registrarse en www.expoinmobiliaria.com.co hasta el 4 de marzo, para recibir una tarifa especial en el ingreso.

En la antesala de la feria, el BBVA Research presentó su informe sobre la Situación Inmobiliaria, en el cual anticipa que las ventas de vivienda se recuperarán hasta un rango entre 150.000 y 180.000 unidades en 2025.

En el reporte se anota que la situación actual del mercado de vivienda en Colombia, tiene grandes retos y oportunidades de reactivación. “Pese a la desaceleración del sector, el modelo de preventas reduce el riesgo de acumulación excesiva de inventarios, las quiebras generalizadas en las empresas y las crisis sistémicas en los hogares y el sector financiero. En efecto, actualmente en todas las ciudades del país, las preventas superan el 60% de la oferta total de la vivienda”.

En 2023, a diferencia de otros momentos de desaceleración económica, esta vez el sector de la construcción no cumplió el papel anticíclico que sí tuvo antes. Este desempeño de la construcción se reflejó en una fuerte caída de las ventas de vivienda. Durante 2023, se alcanzaron niveles similares de ventas a las del año 2011.

De esta manera, la caída en las ventas redujo la penetración del mercado inmobiliario en todos los departamentos, y no solo se redujo la penetración total, también cayeron las ventas de Viviendas de Interés Social (VIS) respecto a la cantidad de personas pobres en cada ciudad. Según los datos presentados en el informe de BBVA Research, las que más se afectaron fueron las dirigidas a los estratos 2, 3 y 4, aunque el estrato 5 y 6 también tuvo una desaceleración, solo que menos pronunciada.

Para Mauricio Hernández Monsalve, economista de BBVA Research para Colombia, “las bajas ventas que se dieron en 2023 hicieron que el stock de oferta creciera a lo largo del año pese a los menores lanzamientos. Como resultado, el tiempo necesario para vender la oferta disponible aumentó progresivamente desde mínimos de 2022. Asimismo, creció el inventario sin vender, eso sí, sin alcanzar los niveles máximos que se tuvieron en 2019, pues la oferta esta vez se redujo a tiempo y más intensamente”.

En materia de empresas del sector, lo que se vio es que las constructoras más grandes están ganando participación en el volumen en ventas, mientras que las más pequeñas están aumentando sus inventarios. Cabe resaltar que la construcción es un sector que mueve el 55% de otros sectores asociados a esta actividad. Además, es un sector intensivo en mano de obra, toda vez que ocupa a 1,6 millones de personas en empleos directos.

¿Qué ocurrió con las ventas? Las ventas recientes se afectaron por las renuncias de transacciones previas, es decir, la gente decidió no completar su compra, pese a haber hecho una separación o pactado una compra futura. Según los datos presentados en Situación Inmobiliaria, las razones están en menores recursos disponibles, reducción (anulación) de subsidio y mayores tasas de interés.

En departamentos como Caldas, Tolima, Norte de Santander, Risaralda y Santander, en vivienda VIS se llegó a un porcentaje de renuncias superior al 30%. Pese a esto, Hernández asegura que “la oportunidad y asertividad de los subsidios de vivienda seguirán ayudando a reducir el desistimiento, especialmente en el mercado VIS”.

El estudio resalta que más del 50% de los subsidios se dieron por fuera de las grandes ciudades, además, el mercado llevó a que los constructores volvieran a aumentar los descuentos ofrecidos, siendo más visibles en los mayores precios.

Finalmente, en cuanto a la oferta no residencial (oficinas, locales comerciales y bodegas) se tiene buenas noticias. “En el mercado usado no residencial, la vacancia sigue reduciéndose paulatinamente o se mantuvo en niveles bajos donde ya se había disminuido. Además, la construcción de nuevas edificaciones para estos destinos se redujo durante el período de la pospandemia. Como resultado, bajó la oferta total no residencial, ayudando al equilibrio del sector en el mediano plazo y a su pronta recuperación cuando la recuperación económica active su demanda”, afirma Hernández.

Las nuevas viviendas vendidas en 2023 tuvieron un precio promedio de 5,5 millones por metro cuadrado, reveló el informe. Además, los precios de la vivienda nueva y usada se recuperaron durante el transcurso de 2023 en términos reales por la caída de la inflación.

En cuanto a la financiación, respecto al PIB, el crédito de vivienda es un 12,6% del PIB, lo que representa el nivel máximo de este siglo. Hoy, según las cifras del sistema financiero, hay 1,5 millones de créditos activos por $124 billones. La mayor parte de los créditos son para vivienda nueva, si bien el valor medio del crédito para usada es mayor: 97 millones vs. 74 millones.

“La reducción de las ventas y la edificación de vivienda nueva puede ser aprovechado por el mercado de vivienda usada. La vacancia es baja en las grandes ciudades del país y la recuperación del poder de compra de los hogares podría encontrar en este mercado un alivio a la menor actividad de construcción nueva”, concluyó Hernández.

Todo este mercado de la construcción tiene una relación directa con cómo están conformados los hogares, en dónde están ubicados y cuál es el perfil de las personas que habitan las viviendas. Así, el estudio reveló que el 43% de los hogares de Colombia son de 1 o 2 personas, además, ahora se prefiere vivir en arriendo, el dato pasó del 32% en 2008 al 40% en 2022.

No obstante, el país tiene un déficit habitacional, por lo que se requiere aumentar el ritmo de la construcción de viviendas para reducirlo. Demográficamente, se espera que la esperanza de vida crezca gradualmente; que la población siga envejeciendo y que esto llevará a una mayor cantidad de hogares que en 25 años empezarán a demandar viviendas para dos personas y no para tres o cuatro, que es lo que se tiene hoy en día.

Pero esto no sucederá igual en todos los departamentos, los municipios pequeños vienen mostrando que tiene capacidad de compra. Además, las regiones receptoras de remesas como Valle, Cundinamarca y Antioquia han usado estos recursos para comprar vivienda, esto y el ahorro en crecimiento serán fundamentales para las compras futuras.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD