<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Hacer bandeja paisa cada vez está más caro: ingredientes subieron 7% en un año

Los principales factores que encarecen este plato son los aumentos de los precio de fertilizantes y los problemas en cadenas de alimentación avícola

  • El precio de los ingredientes para preparar bandera paisa subió 7% entre abril de 2022 y abril de 2023. Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry
    El precio de los ingredientes para preparar bandera paisa subió 7% entre abril de 2022 y abril de 2023. Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry
08 de mayo de 2023
bookmark

Con el panorama inflacionario en los alimentos, muchas familias han tomado la decisión de cocinar en casa. Uno de los platos nacionales típicos es la bandeja paisa para la que, a partir de un sondeo LR, los insumos para prepararla están 7% más caros que en abril del año pasado, al menos en Bogotá.

Si se mira la variación en Medellín, resulta ser más costoso en 1% que un año atrás. El sondeo se realizó a partir de datos del Sipsa del Dane de los precios de alimentos por kilogramo, a excepción del huevo, que sí reporta precio por unidad.

Y aunque un aliciente es que la inflación bajó a 12,82%, con la comparación anual, el plátano maduro, la carne y el arroz son los alimentos que presentaron mayores variaciones para la preparación de la bandeja.

El año pasado, el kilo de plátano en la capital costaba $3.253, este año registró un precio de $4.270 para la última semana de abril, con una variación de 31,2%. Para el arroz la variación fue de 18,1% y para la carne fue de 18,6% (Ver gráfico).

La buena noticia es que el tomate y la cebolla, fruta y verdura reinas de la cocina colombiana, presentaron una disminución importante de precios en Bogotá. El tomate bajó en 53,5%y la cebolla en 47,1%, comparando los precios mayoristas en la última semana de abril.

Comer por fuera del hogar sigue registrando variaciones altas. El IPC de comidas en establecimientos de servicio a la mesa y autoservicio fue de 18,71%. Mientras que, si se trata de comidas rápidas como pizza, hamburguesa o empanadas, el dato fue de 20,27%.

¿Por qué cambia el precio?

Los factores generales que inciden en los precios de alimentos son la interacción de oferta y demanda, los costos de producción y los márgenes de intermediación en cadenas de distribución, según explica Jorge Bedoya, presidente de la SAC.

Óscar Cubillos, jefe de Planeación y Estudios Económicos de Fedegan, explica que “desde hace un par de años los productos agrícolas, como el arroz, el plátano y la papa, están sometidos al alza por factores como el incremento en el precio de fertilizantes y, aunque, ya han bajado, todavía no están en los niveles de finales de 2020, en 2021 empezaron a subir”.

En el caso del huevo, teniendo en cuenta que las gallinas se alimentan con concentrado, que se hace a partir de maíz importado y ha estado subiendo por la tasa de cambio y la crisis logística de contenedores, además de la oferta de desajustes de Rusia y Ucrania, se presenta un fenómeno similar al de los fertilizantes.

Referente a las carnes, Cubillos explica que se ha expuesto a los mismos factores de fertilizantes, tasa de cambio y suplementos de maíz. “En el sector agropecuario también enfrentamos un fenómeno de La Niña que duró casi tres años”, agregó el analista.

Otro factor de incidencia es la función de la oferta y la demanda. Bedoya indica que “las diferencias en las ciudades se pueden dar por la cercanía de los mercados cercanos a centros de producción, es decir, menores costos de transporte y logística.

“Indiscutiblemente hay más oferta en algunos productos y menor consumo particularmente de los que tuvieron precios muy altos hace unos meses, por eso hay productos que tienen buena oferta, pero la demanda no es tan fuerte, como el caso del tomate, la cebolla, las papas y la naranja, lo que hace que los precios al consumidor bajen”.

También resalta que el consumo por ciudad puede ser diferente por cada alimento y eso hace que los precios varíen, todo sumado a la inflación por región.

Sin embargo, particularmente en el caso de Bogotá y Medellín, el factor inflacionario en los alimentos tiene un gran peso, porque, por ejemplo, la carne en la capital subió el doble que en Medellín (9%) y el fríjol en Bogotá creció 15,6%, pero en Medellín fue solamente 2,8%.

Cabe recordar que la inflación sigue en positivo, es decir, los precios continúan subiendo, aunque lo haga menos que antes. Además, las condiciones en alimentos son cambiantes y para los próximos meses quedan retos como el alza en precios de la gasolina y un posible fenómeno del Niño.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter