<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

En homenaje al maestro Botero

Un homenaje histórico al maestro Botero sería promover y fortalecer, de verdad y una vez por todas, una verdadera formación humanista desde la educación básica hasta la universitaria.

05 de octubre de 2023
bookmark
  • En homenaje al maestro Botero

Por Mauricio Perfetti Del Corral - mauricioperfetti@gmail.com

Se nos fue un grande. Antioquia y Colombia pierden un verdadero maestro de la pintura y la escultura, con gran reconocimiento y talla mundial. Cómo olvidar sus maravillosas esculturas expuestas en grandes capitales del mundo. Mucho se ha escrito, y más recientemente, acerca de su obra, sus importantes logros y su legado.

Quisiera referirme, como homenaje al maestro, a otros aspectos y reflexiones. En un país tan desigual, donde los hogares pobres se caracterizan por un bajo nivel de capital cultural, es menester agradecer una de las realizaciones más importantes del maestro Botero: su donación de parte de su obra y patrimonio propio a las ciudades de Bogotá y Medellín. ¡Qué solidaridad! ¡Qué generosidad! Su aporte permitió que esos hogares tuvieran acceso a la cultura y a la expresión del arte. Muestra de ello son las maravillosas esculturas localizadas en la Plaza Botero de Medellín y en el Museo Botero de la Manzana Cultural del Banco de la República en Bogotá. En los años 90, cuando se realizó la donación inicial algunos expertos calcularon para la época que esta representaba algo cercano a la tercera parte de su patrimonio. Ejemplo enorme para un mundo que piensa mucho en cómo hacer riqueza individual, pero poco en el beneficio general. Esto merece un enorme reconocimiento e inmensa gratitud. Dicho acto hace cierta la existencia de la solidaridad y la bondad, y sobre todo refleja el humanismo como posibilidad real del bien (Todorov, 2018).

La trayectoria del maestro Botero lleva a una reflexión: ¿Cómo evitar, como dijo Savater, (2008) “una humanidad sin humanidades” en este siglo del auge de las tecnologías y del cambio veloz en el conocimiento? Que el ejemplo del maestro conlleve a preservar y a fortalecer las humanidades en nuestros sistemas educativos. Este país necesita cuestionarse sobre lo que Martha Nussbaum (2014) llama la falta de cultivar las artes en la prevaleciente educación técnica y fáctica y, por tanto, validar la idea de que “la música (adiciono la literatura, la poesía y la pintura) son tan importantes como las ciencias o las matemáticas para el desarrollo de la mente y el espíritu”.

La Misión de Sabios del 2019 estableció deficiencias en la formación de maestros en ciencias, artes, cultura y creatividad en la educación básica y media, así como la carencia de mecanismos para la divulgación y la circulación de la oferta cultural y artística entre las diferentes regiones. Lo anterior dificulta, según esos expertos, comprender el alcance del papel de las artes y la cultura como motor del desarrollo humano, social y económico.

Un homenaje histórico al maestro Botero sería promover y fortalecer, de verdad y una vez por todas, una verdadera formación humanista desde la educación básica hasta la universitaria; el mundo de hoy lo implora. El Ministerio de Cultura, el de Educación las Cajas de Compensación están llamadas a hacer más por el arte, la cultura y la creatividad. Es una deuda apremiante que tenemos y que la postpandemia y el maestro Botero nos interpelan.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*