El nuevo despertar de la bestia
Crítico

Diego Agudelo Gómez

Publicado el 11 de enero de 2020

El nuevo despertar de la bestia

Diego
Agudelo
Gómez
Periodista y crítico @godeloz

Bram Stoker tal vez no era consciente del fenómeno que estaba desencadenando cuando escribió, a finales del siglo XIX, la novela que le daría una inmortalidad similar a la de su príncipe de las tinieblas. Cualquier adaptación de Drácula amerita un despliegue vasto de recursos para estar a la altura de los experimentos literarios de Stoker: un diario introduce al lector en la tenebrosa morada del conde, una nota de prensa da cuenta de su sangriento desembarco en Londres, cartas cruzadas ofrecen testimonio del pavor y fascinación que provoca Drácula en quien se cruza con él. Es una novela

polifónica cuyas voces ayudan a perfilar la suntuosa figura del vampiro sobre un fondo caliginoso de muerte y seducción.

Las adaptaciones de la novela al cine han creado una tradición visual que se amalgama con las leyendas populares. Empezando por Nosferatu, realizada por Murnau a pesar de que la familia de Stoker le había negado los derechos; de ahí que su conde no llevara el nombre de la stirpe original sino el de Orlock, como si se tratara de una raza inferior, aunque artísticamente empezó a dibujar el horizonte de donde han emergido los íconos aterradores que han

lucido la investidura de la bestia.

Bela Lugosi fue un dandi con sed de sangre en los años treinta. Christopher Lee pavoneó la promiscuidad del conde a partir de 1958, creando un personaje sin pudor ante el cuerpo, la carne, la sangre y los fluidos libidinosos de los suculentos humanos. Gary Oldman presentó una simbiosis de sus antecesores agregando los destellos de una estrella de rock decimonónica.

En la resurrección de la bestia tramada por Netflix para 2020, el turno es para Claes Bang, un danés que poco se conoce en las pantallas occidentales, lo cual permite redibujar el ícono sin renunciar a los rasgos que le dieron la gloria a sus antecesores.El Drácula de Bang tiene las maneras refinadas de Lugosi, la voracidad de Lee, la melancolía de Oldman. Sus ojos inyectados en sangre recuerdan los mejores planos logrados por la Hammer. Sus metamorfosis inauditas beben de los delirios con los que Francis Ford Coppola urdió su adaptación. Su carnalidad es descarada y su sentido del humor llega a la cúspide del cinismo. Los responsables de adaptar la historia en la miniserie de tres episodios son los mismos que convirtieron a Sherlock Holmes en un sabueso del siglo XXI con síndrome de Asperger. Para esta trama reimaginada no incurrieron en el delito de mostrar a un Drácula sacado de su contexto palaciego y antiguo. Los primeros dos episodios recorren más o menos los mismos senderos que Stoker ideó para su libro. Sin embargo, los guionistas echan mano de nuevos recursos: un interrogatorio policial oficiado por una sagaz monja, un relato oral que contradice los delirios textuales de un Jonathan Harker infectado de muerte. El relato visual es envolvente, los escenarios laberínticos oprimen el corazón y la bellaquería del vampiro nos somete a una servidumbre que repudia los actos del villano pero se deja contagiar dulcemente de esa sed que el vampiro calma hincando su dentadura en níveas gargantas. La miniserie se libera del saco de fuerza argumental del libro, introduce cambios que algunos feligreses de esta iglesia rechazan, pero nada amenaza mortalmente una saga que siempre ha encontrado sus medios para resucitar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
Diego Agudelo Gómez
Diego Agudelo Gómez

Aplausos y pitos

$titulo

CASA DE LA LITERATURA

Fue inaugurada el pasado sábado en el barrio San Germán, de Medellín, al servicio de la comunidad.

$titulo

HARVEY WEINSTEIN

El otrora poderoso productor de cine de Hollywood fue condenado por delitos de abuso sexual.