<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Cuentos de la periferia
Crítico

Diego Agudelo Gómez

Publicado el 09 de diciembre de 2022

Cuentos de la periferia

La idea de que vivimos en una simulación tiene cada vez cimientos más fuertes. Ya no es solo la idea que comparten algunos especuladores, escritores de ciencia ficción que desconfían de la realidad o feligreses de las teorías de conspiración. El filósofo Nick Bostrom tiene un libro muy convincente llamado The simulation argument, entre cuyos argumentos se pregunta: si actualmente podemos simular escenarios virtuales con un nivel de detalle tan preciso, en videojuegos, películas y mundos inmersivos, ¿quién nos asegura que la realidad que percibimos no es simulada? El premio Nobel de física entregado este año al francés Alain Aspect, al estadounidense John Clauser y al austriaco Anton Zeilinger podría apuntalar estas ideas, pues sus experimentos de entrelazamiento cuántico permitirían leer entre líneas que la realidad no existe o solo existe cuando un observador la valida. La filigrana de estas teoríaes muy fina, pero basta volver a la pregunta: si un árbol cae en un bosque y nadie estuvo ahí para escucharlo, ¿en realidad se produjo el estruendo? Estas ideas y descubrimientos pueden ser abrumadores pero también permiten expandir la imaginación y se convierten en fuentes renovadas de tramas e historias. Ya quisiera ver lo que un creador como Jonathan Nolan tejería con el hilo de lo cuántico y lo simulado en sus manos. Aunque la nueva serie de Amazon, La Periferia, de la cual es productor ejecutivo, parece una declaración de que él, con su tropa de guionistas, se mantienen al tanto de las especulaciones y hallazgos del mundo científico.

Lo que sucede en la serie entrelaza mundos simulados, híbridos cyborg y tecnologías que convierten el tiempo en sustancia maleable, en una estructura ortogonal en la que el antes, el ahora y el después son simultáneos. Es un paisaje en fresco de nuestro mundo dentro de 100 años, disminuido por el desastre climático que no fuimos capaces de frenar, el colapso definitivo de las abejas como signo innegable de nuestro desprecio por la naturaleza y los inminentes enfrentamientos atómicos que dejan inducir que tantas bombas resguardadas en tantos silos en tantas partes del mundo algún día serán disparadas. Esta serie construye sobre esas ruinas el mundo que quedará después: sociedades diezmadas que viven en un entorno irrespirable bajo el dominio de grandes corporaciones tecnocráticas que se apropian de todo cuanto pueden: la identidad, el cuerpo y, entre otras cosas, el tiempo en todas sus dimensiones.

Revelar la trama en todos sus detalles privaría a los espectadores de sorpresas que aportan emoción a medida que se avanza en los capítulos disponibles. Pero se pueden enumerar algunos elementos que, como piezas de rompecabezas, insinúen un mundo que se hará real en cuanto un observador vaya uniendo sus piezas. Flynne Fisher (Chloë Grace Moretz) es una gamer imbatible en juegos virtuales que han llegado a una resolución tan alta que son indistinguibles de la realidad. Su hermano, Burton Fisher (Jack Reynor), es veterano de una guerra del futuro en la que los soldados están entrelazados por implantes sinápticos que les permiten pensar y sentir como una colmena. Hay dos líneas temporales que se entrelazan, con las paradojas que esto supone y, aunque no hay viajeros del tiempo, si existe una manera en la que el pasado puede asomarse al futuro e interactuar con él y muchas otras en las que el futuro puede ejercer un influjo catastrófico sobre el pasado. La periferia, que es el título de la serie, no es un lugar, una ciudad o una zona restringida, como sugiere su nombre, es quizás una forma de la simulación, también un vehículo, un medio de transporte. Una última cosa que decir de la serie sin revelar todos sus secretos es que incorpora intensas secuencias de acción futurista al mejor estilo del cine de los años ochenta y noventa.

Un nuevo retrato del futuro nos ubica frente a los universos de posibilidad que esperan a la vuelta de unos cuantos años. Historias como las de esta serie o de algunas similares como WColestworld, Dark, Severance, entre otras, funcionan como un suerte de catalejo que permite asomarnos a esa periferia que tanto gustamos de poblar con relatos sorprendentes: el futuro, con todas sus promesas y amenazas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos