<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El jardín de Epicuro
Crítico

José Rafael Arango

Publicado el 17 de junio de 2022

El jardín de Epicuro

Malbec, la uva con acento lunfardo

A pesar de no haber nacido en la Argentina, la variedad malbec es mas conocida que los goles de Messi o los tangos de Gardel: el mundo se ha dejado seducir por esta uva que evoca fútbol, pampa, carne y cordillera, siempre presente en esta gran y querida nación. Argentina está ubicada en el quinto puesto como productor mundial de vino y el primero de Sudamérica con 223.000 hectáreas plantadas de viñedos con una producción aproximada de 11,8 millones de hectolitros al año. A nivel consumo está en el puesto 19 con 24 litros de vino por persona al año, muy lejos de Colombia que apenas está rondando los 0,5 litros de vino per cápita.

No se sabe a ciencia cierta el origen del malbec, lo que si se sabe es que el Emperador romano Probo 280 d.C. ordenó a sus legiones plantar viñedos en el suroeste de la Galia (Francia) y seguramente por esta época se plantaron las primeras vides de malbec, sin embargo, el nombre original de esta uva en su natal Cahors no fue malbec sino côt. Otro dato que nos ha llegado es que el Papa Juan XXII, uno de los últimos Papas de Avignon, era originario de Cahors y que adoptó el côt (malbec) como el vino de la corte pontificia.

En el siglo XVIII, el Zar de Rusia Pedro el Grande probó el malbec en una visita que hizo a París y de inmediato ordenó plantarlo en su natal Rusia, concretamente en la península de Crimea donde se conoció como Kahor. El Zar alababa las propiedades medicinales de este vino, teniendo siempre una botella a la mano para curar los males del cuerpo y del alma.

En 1852, el presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento contrató al enólogo francés Miguel Aimé Pouget, a quien encomendó traer parras europeas para plantarlas en la región de Mendoza. En esta primera importación llegó la variedad côt (malbec) a la Argentina al lado de otras cepas clásicas como cabernet sauvignon o merlot. Los campesinos mendocinos llamaban a esta nueva variedad la uva “tintorera” porque la usaban para dar color a sus vinos.

Para 1865 se reconoce el primer viñedo de malbec en Mendoza, propiedad de la bodega González Videla. Veinte años después una plaga llamada filoxera arrasa esta uva de su natal Cahors. Hoy la Argentina cuenta con un poco más de 45.700 hás de malbec, mientras el sudoeste francés apenas llega a unas 5.300 has.

Se dice que malbec viene del apellido de un viticultor húngaro llamado Malbec o Malbeck, quien se destacó en el siglo XIX como gran difusor de esta uva en Francia. Según conclusiones de la octava conferencia sobre genética de la vid celebrada en Hungría en 2002: uvas como malbec, cabernet franc, sauvignon blanc y semillón se encuentran entre las más antiguas del mundo provenientes de la domesticación de vides salvajes por los hombres primitivos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
José Rafael Arango