<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ortografía para todos los días
Crítico

Juan David Villa

Publicado el 16 de diciembre de 2020

Ortografía para todos los días

Lo pillé en Facebook

“¿Soy una mala persona si me niego a cuidar a mi nieto sin que me paguen?. Esta es la historia”.

Pues yo no sé. A mí mi abuela me cuidó gratis. Y también está de gratis ese punto después del signo de interrogación. Después de un signo de interrogación puede ir una coma, un punto y coma, suspensivos, dos puntos, lo que quieran, pero no un punto. ¿Me voy para tu casa?, preguntó ella. ¿Qué te digo?; mejor no, mejor mañana. ¿Qué te digo?... Sí, vení (y vean que son cuatro puntos aquí. No se me roben ninguno). ¿No te dije ya?: vení, hombre.

Pero no el punto, reitero, queridos lectores. ¿Saben qué hacer cuando la pregunta está al final del párrafo?

Eso, ¿vieron?

Lo pillé en Facebook

“Colombia confirma 8.742 nuevos contagios...”.

Esto de los números es un lío hermoso. En general, estos números no llevan punto, salvo, y por eso digo “en general”, que puedan causar una confusión que termine en líos legales, por poner un ejemplo. O sea, en un contrato es mejor poner el punto porque tampoco vamos a ganarnos una demanda o a perder plata por una vaina ortográfica.

Pero en este titular, el redactor debió escribir 8742. Yo no me acostumbro: aún veo número sin punto y me siento perdido en la vida, como que no entiendo, como que les falta algo. Si el número es más largo, le ponemos espacio fino (un espacio más pequeño que el que produce la barra del teclado. Yo no sé ponerlo): 20 235.

La RAE actualizó su diccionario

Como lo hizo en 2019, 2018 y no sé si en 2017. No me crean. Este año la berraca pandemia alteró el Diccionario de la lengua española: entraron COVID, coronavirus, desconfinar, cuarentenear, cuarentenar, encuarentenar, coronavírico. Entraron también, pero de otro paquete, emoji, trol y trolear. Pillen esta: entró también finde como acortamiento de fin de semana. Asimismo nacho: “Trozo triangular de tortilla de maíz, típico de la cocina mexicana...”, copio textual.

Videochat y videollamada también se colaron, pero en una sola palabra.

Preguntan los lectores

Julio César Suárez. Estimado Juan David. En diversas ocasiones he visto en El Colombiano usar el término “florecido” para referirse a algo con muchas flores. Al consultar el diccionario de la RAE veo que florecido se refiere a mohoso. Creo que la palabra correcta sería florido. ¿Es así o existe alguna acepción que no contemple la RAE?

Julio César, es cierto. Ese artículo del Diccionario de la lengua española solo trae esa definición: mohoso, que, por supuesto, significa cubierto de moho. Pero si vas al verbo florecer, te darás cuenta de que su participio es “florecido”. Así que todas las definiciones de florecer son también las definiciones de florecido. Entonces, un campo está florecido, florado (del verbo florar, sinónimo parcial de florecer. O sea, no comparte todos los usos), floreado (del verbo florear, también sinónimo parcial de florecer) o florido. Decimos “lenguaje florido”, que puede significar un lenguaje muy rico o lleno de vulgaridades.

Usar una u otra es cuestión de gustos y costumbres. Siento que aquí decimos florido.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
José Rafael Arango
José Rafael Arango