<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
¿Una pregunta empieza con minúscula?
Crítico

Juan David Villa

Publicado el 20 de agosto de 2020

¿Una pregunta empieza con minúscula?

Lo pillé en Facebook

“La propuesta la lanzó el alcalde Daniel Quintero, ¿sería un procedimiento legal?”.

No tiene nada mal este titular. Me sirve para responder esta duda: ¿una pregunta puede comenzar con minúscula? Ya les respondí con el ejemplo. Pero, por si acaso, sí, la respuesta es sí. Porque el signo de interrogación de apertura no nos obliga a usar mayúscula, simplemente. No es más. El único signo que siempre exige mayúscula es el punto (y puede haber un par de casos que merezcan explicación, mas no quiero irme por la rama).

¿Pero puedo usar mayúscula? Claro, cuando la pregunta sea la primera parte del párrafo (el inicio, mejor dicho). ¿En serio? Sí, en serio, o cuando antes de la pregunta haya un punto, puntos suspensivos... ¿Sí ven?

“La propuesta la lanzó el alcalde Daniel Quintero. ¿Sería un procedimiento legal?”. El redactor también tenía esta opción: poner un punto y, por lo tanto, usar mayúscula. Aun esta: “La propuesta la lanzó el alcalde Daniel Quintero; ¿sería un procedimiento legal?”. No me gusta mucho, pero no hay razones ortográficas para llamarla incorrecta.

Preguntan los lectores

Yolanda Díaz. “Cuando utilizo el verbo poner me corrigen las personas diciéndome que es colocar, pues las únicas que ponen son las gallinas”.

Yolanda, que solo las gallinas ponen es un cuento. Si así fuera, el sol se colocaría también y la fe sería un arma poderosa para colocar en tiempos de dificultad. Es muy berraco, por no decirte que imposible, limitar los alcances de las palabras. Las palabras son entes casi autónomos que los hablantes vamos usando y cambiando sin mucha conciencia.

Entonces, una palabra nunca es incorrecta. Nunca. Pero hay unos usos que las academias consideran cultos y otros usos que consideran coloquiales. Voy a hablarte del uso “culto” del verbo colocar. La fe, el amor, las ganas se ponen. Pero puedo poner o colocar un vaso sobre la mesa. Mira que la fe es intangible, mientras que el vaso puedes tomarlo con la mano. Creo que esta es la única diferencia importante entre estos dos verbos tan amigos.

Y haz cuentas: en el Diccionario de la lengua española, colocar tiene seis significados. Mientras que poner tiene un montón, más de 40, si no me falla la memoria. Así que es al revés: todos ponen, como en el tomatodo (ese juego sabroso de hace años).

Lo pillé en Facebook

“La exprimera dama y esposa del senador Álvaro Uribe, se pronunció a través de un comunicado”.

Un comunicado muy bien escrito, pero avemaría purísima, como decía mi bisabuela. En fin. El problema aquí es... Adivinen, léanlo de nuevo a ver si atinan. Sí, señor, la coma. Es incorrecta, sin peros. Tendemos a pensar que hay que poner coma después de un texto largo y no: la coma no tiene que marcar pausas. “La exprimera dama y esposa del senador Álvaro Uribe se pronunció...”. No hay coma entre sujeto y su verbo. ¿Quién se pronunció? “La exprimera dama y esposa del senador Álvaro Uribe”. ¿Cuál es su verbo? “... se pronunció”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
José Rafael Arango