<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

En cien años habrá vida más larga y recursos más escasos

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 23 de julio de 2018
en definitiva

Por estos días se realiza en la UPB, Hiperrealidades 2018, el tema de su Escuela de Verano. Ya iniciaron las clases maestras y el 30 de julio será su evento central. El futuro, entre sus temas.

Tal vez le toque el futuro, ese de cuando hayan pasado cien años. De eso habló una portada de la revista National Geographic en 2013: Este bebé –decía el título– vivirá hasta los 120 años. “No es solo exageración. La nueva ciencia podría llevarnos a tener vidas muy largas”.

Mientras se alcanza tal longevidad, hay que conformarse con pronosticar el mañana, que es fácil y difícil a la vez. Hace un par de años, el siempre entusiasta físico y escritor de ciencia Michio Kaku asumió una tarea audaz: predecir cómo la tecnología daría forma al mundo en los próximos 100 años, en su libro La física del futuro (2011), que por cierto apenas y aborda la física.

Kaku reconoce que la predicción no es una tarea fácil, y que la mayoría de quienes han frotado la misma bola de cristal no han podido prever con exactitud el futuro. Su error, dice, fue poner su punto de observación demasiado bajo. Entonces Kaku aprovechó su optimismo para descubrir cómo será realmente la vida en la Tierra en 2100.

A medida que las computadoras se vuelven omnipresentes, dice, se podrán mover objetos con los pensamientos y acceder a internet a través de los lentes de contacto. Se registrarán sueños, los científicos pondrán fin al envejecimiento y los nanofabricantes ensamblarán cualquier objeto que deseen sin nada.

Sorprendentemente, hay algunas cosas que incluso Kaku considera improbables. No se curará el cáncer en el próximo siglo, ni los humanos harán un éxodo masivo desde la Tierra a otros lugares del Sistema Solar, dijo a EL COLOMBIANO en 2012.

La predicción del futuro, que, por cierto es un ejercicio de imaginación, tiene un defecto. Como Kaku reconoce en el texto, los adivinos del pasado fracasaron porque simplemente no podían haber previsto nuevos descubrimientos, desde nuevas leyes de la física hasta nuevos materiales. Y; sin embargo, precisó en otra entrevista para la revista New Scientist, “ya existen prototipos de todas las tecnologías en este libro”.

El futuro basado en el ahora
En septiembre de 1995, Joseph Vacanti y Robert Langer, profesor del Instituto David H. Koch en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), escribieron un artículo para la revista Scientific American llamado Órganos artificiales, en el que hablaban sobre avances en la tecnología como un páncreas artificial y tejidos basados en plástico como piel sintética y electrónica que podrían permitir que personas ciegas vieran.

Hoy todo eso está pasando, ya sea como productos reales o en ensayos clínicos. Así que según dice Vacanti en un artículo más reciente de la misma revista, “en los próximos siglos, es muy posible que casi todos los tejidos del cuerpo puedan ser reemplazados por tales enfoques”.

Tal vez no se logren regenerarlos tan pronto. Por ejemplo, aquellos que se encuentran en el cerebro, que es extremadamente complejo y poco entendido, requerirán una gran cantidad de investigación.

Para el bioquímico español y reconocido comunicador de la ciencia, Pere Estupinyà Giné, aunque en esa época tal vez aún no se tendrá un hotel orbitando la Tierra, la humanidad sí podría estar plantando pinos en Marte, tener una comunicación directa entre el cerebro y el computador y algunas personas cumplirán más de 150 años.

Hacer de pitonisas

Resulta sencillo hacer predicciones impactantes un siglo adelante, o simplemente decir que nada fundamental de las vidas cambiará. Por tanto, en este artículo se abordan escenarios probables propuestos por expertos sobre algunos aspectos humanos en el futuro.

Francisco José Mojica, director del Centro de Pensamiento Estratégico y Prospectiva de la Universidad Externado de Colombia, comenta que “el análisis del futuro se hace desde dos puntos de vista: la escuela norteamericana (forecasting o en español predicción) o la francesa (prospectiva)”

Las dos son importantes y se complementan. Mojica pertenece a la francesa, así que más que pensar el futuro como una linealidad, él y sus colegas del Externado trabajan hace 20 años desde la prospectiva, lo que significa que consideran que no hay un solo futuro, sino muchos futuros. Ellos consideran varias hipótesis sobre lo que puede pasar, escogen la más conveniente para la comunidad y construyen el futuro basado en ello. “Si no lo construimos no va a ocurrir”, puntualiza Mojica, quien además tiene un doctorado en Ciencias Humanas en la Universidad de Paris V “René Descartes”.​

Y es que hacer predicciones es importante más allá de la ciencia ficción. Para Álvaro Gómez Fernández, vicerrector académico de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), “tenemos la responsabilidad de asegurar la sostenibilidad de nuestras organizaciones y la pertinencia de nuestros servicios, así como de asegurar el desarrollo de los seres humanos y trabajar por mayores niveles de humanización de las culturas”

Mojica enfatiza que esto es clave. En el Foro Económico de Davos, cuenta, “se hizo un llamado a los gobiernos y a la educación para que se actualicen: el mundo cambió de usar una tecnología analógica a una digital y lo que se espera hacia futuro es el fortalecimiento de una inteligente”. El llamado de atención resonó: estas instituciones aún viven en el pasado. Esa fue la conclusión.

Por esto Mojica recomienda no dejar que futuro lo tome por sorpresa. Las personas y las instituciones deben prepararse para un futuro inteligente. La que llaman la cuarta revolución industrial, es decir el mundo de la inteligencia artificial y los sensores, dará lugar a cambios de tipo físico, digital y biológico.

China, por ejemplo, acaba de emprender un análisis que se llama China 2080, y Singapur tiene el suyo a 2050.

Algunas veces la ficción fatalista hace sentir miedo del futuro. No obstante, el llamado es a ser optimistas: los grandes proyectos a largo plazo serán los que ayuden a construir el país que se imagina.

Contexto de la Noticia

Economía. ¿DESAPARECERÁ EL DINERO?

En 10 años todos los pagos serán por teléfono móvil, dice Michio Kaku. Los bitcoin no son una opción confiable para Giovanni Reyes, economista de la U. de los Andes: “ponen en riesgo a la economía porque funcionan como una pirámide”. En lo laboral, Daniel Bell, en El advenimiento de la Sociedad Post-Industrial, y Peter Drucker, en La Sociedad Postcapitalista, hablan de una sociedad cuya riqueza estaría producida por el “conocimiento”, no por la materia prima, como era la usanza. Sobre las carreras, MIchael A. Osborne y Carl Benedikt Frey, de Oxford, en el estudio The future of Employment (2013), dicen que el 47% de los trabajos de EE-UU. están en riesgo. Gates, en trinos tomados de un discurso en la U. de Columbia en 2017, cree que las áreas con más auge serán: investigación en energías limpias, biotecnología y desarrollo de inteligencia artificial.

transporte. ¿carros voladores?

¿Carros voladores y autopistas en el aire? Según Julián Mauricio Arenas, coordinador del pregrado en Ingeniería aeroespacial de la U. de A., la tecnología para tener un auto volador ya existe: “En este momento tenemos vehículos que tienen la capacidad de levantarse y aterrizar de manera vertical, no como los aviones que lo hacen de manera horizontal porque necesitan pista”. Así que, ¿podríamos decir que ya vivimos en la era de los autos voladores? ¿Es esta una fantasía de ciencia ficción o una real solución para los problemas del tráfico? Según los expertos, los mayores retos que este proyecto enfrenta son la energía, el peso de los materiales y la integración con la sociedad. El primero que se debe resolver es el de la energía: ¿funcionarán con solar, de forma eléctrica o a gasolina? Según Arenas, “lo más probable es que sean eléctricos y para esto se necesitarán baterías mucho más potentes para que sean prácticos y usables”.

También Uber, la red de transporte privado, aseguró que pronto tendrá autos que se van a conducir solos, gracias a la tecnología GPS. Los Ángeles, California, y Dallas, Texas, en EE-UU. serían las primera ciudades en verlos volar.

sociedad conectada e inteligente

Para 2075, la mayoría de las personas en el mundo desarrollado usarán algún tipo de aumento de maquinaria para sus cerebros y, para fines de siglo, prácticamente todo el mundo lo hará, dice Michio Kaku. Así todos estaremos conectados a las computadoras para que nuestros cerebros trabajen más rápido. Será una sociedad hiperconectada, sin importar barreras geográficas.

También, tal vez una sociedad menos enferma, según asegura Álvaro Gómez Fernández, vicerrector académico de la UPB: los desarrollos en biotecnología auguran la eliminación de discapacidades como la ceguera, la sordera y los miembros amputados. Gómez anticipa que los robots permitirán que los seres humanos tengan mayor tiempo para actividades de ocio productivo: leer, viajar, estar con la familia, hacer deporte. Y además cree que habrá mayor conciencia sobre la necesidad de cuidar el planeta y la de armonizarnos con otros seres vivos. Él asegura que

será la oportunidad para

un renacer hacia una

nueva espiritualidad.

más dominio en nuestra propia salud

Los nietos de esta generación tendrán podrán parar el envejecimiento de los cuerpos. No significa que se vaya a tener la pócima para la juventud eterna, pero sí que ya no se va a morir de viejos. Esto aseguran varios expertos, entre ellos, Aubrey de Grey, investigador de Cambridge, que argumenta que el envejecimiento no es más que una enfermedad y, por lo tanto, curable. Los humanos envejecen de siete maneras básicas, dice, todo lo cual puede evitarse.

La biología sintética va a cambiar al ser humano radicalmente, dice Mojica. Consiste en ingresar al genoma ADN y ponerle genes de otro para sacar un “producto” diferente.

También la impresión en 3D de tejidos humanos ya es un hecho. Recientemente investigadores de New Castle, en Reino Unido, publicaron en Experimental Eye Research la primera impresión de una córnea. Esto indica que se podría lograr reproducir artificialmente todos los órganos del cuerpo. Aunque para muchos investigadores el cerebro es la excepción, sí creen que se podrá expandir la memoria. El acto de la telequinesis, capacidad del cerebro humano para mover objetos, también será una realidad.

medio ambiente. ¿Se desangraría el planeta?

Alan Weisman, en su libro La cuenta atrás (2014), dice que se requerirían tres Tierras para alcanzar un nivel de vida como el de los países desarrollados. No obstante, según Bill Gates, en 2030 la mayor parte de la energía del mundo tendrá origen en fuentes limpias: eólica, solar u otras. Según él, en 2050 el mundo será otro en generación de energía. Como quiere formar parte de ese futuro creó un fondo de inversión de 1.000 millones de dólares para investigar energías limpias para combatir el calentamiento global. Así, para 2100, aunque habrá cambiado el clima, las acciones podrían ralentizar ese calentamiento.

urbanismo y población. ¿SIN ESPACIO PARA TODOS?

Según Carlos Mauricio Hernández, magíster en educación, desarrollo humano y consultor en metodologías de planeación para lo público, con el aumento de la población hay que pensar en la finitud de los recursos. “Si planeáramos el territorio para el bien común, tal vez sería diferente, pero no lo hacemos”. El problema es que el crecimiento poblacional no se dispersa por el territorio; se concentra donde pueda acceder a recursos, desangrándolos. Mojica agrega que habrá cambio demográfico y el país más populoso no será China, sino la India. Otros países pasarán en negativo, como los europeos. Y África, de 900 millones de personas llegará a 2.000 millones en menos de 100 años.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección