<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Colombia tiene un pequeño gran ambientalista

El bogotano está en Glasgow en la COP26, donde conoció a Greta Thunberg y ha alzado su voz por los niños colombianos.

  • Ha sido amenazado por sus opiniones, pero no le gusta hablar de eso. Prefiere concentrarse en el apoyo que recibe. FOTO AFP
    Ha sido amenazado por sus opiniones, pero no le gusta hablar de eso. Prefiere concentrarse en el apoyo que recibe. FOTO AFP
"
AFP | Publicado el 06 de noviembre de 2021

Pese a sus 12 años y 1,40 metros de estatura, el bogotano Francisco Javier Vera es una gran figura en la 26° Conferencia de las Partes, o COP26, donde defiende el medioambiente y los derechos humanos con una inusual elocuencia que hasta le valió amenazas de muerte aquí en Colombia.

Ya sea subido en una mesa en plena calle para dirigirse a los manifestantes o dando una entrevista a los periodistas que lo abordan por los pasillos de la conferencia climática de Glasgow, este activista con gafitas y hoyuelos en las mejillas desprende carisma.

“Yo creo que los niños y las niñas, a diferencia de lo que la gente dice, que somos el futuro, somos el presente y tenemos una opinión y una voz como ciudadanos”, dice a la AFP con su hablar rápido y apasionado acompañado de mucha gesticulación y una dulce sonrisa. “Pero no nos permiten expresarlo”, agrega, mostrando que a su alrededor, dentro de la COP26, no se ve a muchos más niños.

Francisco pide a los líderes mundiales que gobiernen para la vida y no solo para el clima; para una vida digna, educación, salud, derechos humanos y que tengan compromisos reales.

Vino invitado por el programa Euroclima+ de la Unión Europea, que lo designó “embajador de buena voluntad” por su lucha medioambiental.

Fluir con tus ideas

Todo comenzó en marzo de 2019 cuando este gran defensor de los animales tenía nueve años y vio arder la Amazonía y los bosques de Australia. Inspirado por la joven activista sueca Greta Thunberg, pero también por figuras como la paquistaní Malala Yousafzai, salió un día del colegio y dijo a sus padres que quería fundar un movimiento.

“Cuando llegué por la noche, ya él tenía toda una base de datos de la gente del barrio, con nombres, cédulas, toda la información” que había recogido casa por casa de personas dispuestas a ayudarle, recuerda su madre, Ana María Manzanares, una trabajadora social que hace 20 meses lo dejó todo para asistir a este hijo único que “desde chiquitico siempre fue un líder”.

Su padre, abogado, se opuso en un principio por temor a las reacciones, pero acabó comprándole un megáfono para las marchas.

Francisco empezó con seis amigos dando un discurso frente a la alcaldía de Villeta, su pequeña localidad del departamento de Cundinamarca, a unos 90 km de Bogotá, con una elocuencia nada común para su edad.

“Mucha gente me pregunta si me educan para hablar de esta forma, si tengo clases para mejorar mi léxico, pero yo creo que lo más importante es fluir con tus ideas”, asegura, reconociendo una voraz pasión por la lectura.

A los 8 años ya dio una charla sobre el astrofísico inglés Stephen Hawking a alumnos mucho mayores que él en su colegio y le encanta leer al estadounidense Carl Sagan, explica su madre, que contempla hacerle pruebas para determinar si es superdotado.

Un niño normal

Su grupo fue creciendo y los viernes ya no iban a jugar sino a hacer acciones como recoger basura. Ahora le siguen cerca de 400 niños.

En diciembre de 2019 habló contra la fracturación hidráulica y los plásticos de un solo uso en el Senado colombiano donde, recuerda, legisladores expresaron su desaprobación golpeando sus curules.

“Me entristece que los políticos no escuchen a los ciudadanos”, dice, acusándolos de ignorar la realidad, de permitir un calentamiento global que amenaza a las poblaciones rurales colombianas.

Hablar en la COP26 “es muy diferente a vivir en donde está sucediendo el cambio climático”, dice, asegurando que en sus pocos años ha percibido la pérdida de diversidad en las exuberantes cascadas de Villeta.

Ahora mismo debería estar en el colegio, pero prefirió “perder una semana de clase por estar con todos los presidentes del planeta” en Glasgow.

“Lo dijo Greta (...) si no tenemos ni presente ni futuro no podremos estudiar, así que esto también es algo prioritario”, afirma.

De mayor le gustaría ser político, pero de momento asegura ser “un niño totalmente normal” que practica baloncesto con sus amigos y desafía a cualquiera a jugar con él en línea a videojuegos como Minecraft, Assassin’s Creed o GTA5.

Contexto de la Noticia

Paréntesis es el momento de los jóvenes

La activista ambiental sueca Greta Thunberg también está en la COP26. Está acompañada del colectivo ecologista Fridays For Future (Viernes por el futuro) y tan solo el lunes, por ejemplo, se concentró junto al centro de convenciones donde se está desarrollando la cumbre del clima para manifestar que el “cambio no va a venir de ahí dentro” porque “está aquí fuera”. Allí hay también otros jóvenes activistas, como el colectivo Latinas for Climate, con participantes como la chilena Karin Watson y la mexicana Pamela Ea, u otros colombianos, como Daniela Balaguera, de Viernes por Futuro Colombia.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección