<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Oso andino todavía anda por la cordillera

  • Uno de los osos vistos en la zona de estudio. Obsérvese que en su pelaje tiene residuos, semillas que ayuda a dispersar para la salud del bosque. FOTO Conservamos la Vida
    Uno de los osos vistos en la zona de estudio. Obsérvese que en su pelaje tiene residuos, semillas que ayuda a dispersar para la salud del bosque. FOTO Conservamos la Vida
Por Ramiro Velásquez Gómez | Publicado el 08 de diciembre de 2016
en definitiva

Confirmando la presencia del oso de anteojos terminó el diagnóstico sobre su situación y las amenazas que sufre en zona de tres parques sobre la Cordillera Occidental.

Se encuentran en la región, no se saben cuántos, pero cada vez más viven bajo la sombra de amenazas crecientes.

Los osos andinos están en el 74 % de los 4117 kilómetros cuadrados según estudios en la fase de diagnóstico del proyecto Conservamos la Vida.

Este se centra en las zonas de los Parques Nacionales Naturales Munchique, Tatama y Farallones, sobre la Cordillera Occidental.

Pero como sucede con la mayor parte de las especies colombianas, la tala, la minería ilegal y la expansión de la frontera ganadera están acabando su hábitat, fragmentándolo y dificultando la existencia de un animal que es casi una insignia nacional.

A esto se suman los conflictos con los habitantes de la zona, que ven en el oso Tremarctos ornatus un animal que mete miedo y... ataca.

María Camila Villegas Piedrahíta, directora de la Fundación del Grupo Argos que encabeza el proyecto junto a Parques Nacionales, la Corporación del Valle del Cauca, Wildlife Conservation Society, las Fundaciones Smurfit y Mario Santodomingo, Argos y Celsia, explicó que el oso huye de las personas y el ganado.

Donde está este por lo general no está el oso andino.

El conflicto humanos-osos, se pudo establecer, se debe más a la intolerancia de aquellos que a un ataque de los grandes animales.

Resultados

El proyecto, a cinco años, busca proteger al oso desde diferentes perspectivas.

En el diagnóstico en los 4117 kilómetros de los 11 806 que comprende la iniciativa, un área equivalente a Risaralda, los biólogos y expertos de WCS con herramientas como el fototrampeo encontraron alta presencia de este úrsido, pero “evidenciaron presiones por ganado bovino en un 25% del área, tala selectiva en el 21%, cultivos principalmente de maíz en un 19 %, incendios en un 9% y minería en un 8%”.

En el 81 % de los predios diagnosticados se desarrollan actividades con potencial conflicto con la presencia del oso andino, pero sólo 9 % requieren alguna mejora en el manejo de las prácticas productivas para disminuir el impacto a las poblaciones de oso.

Villegas Piedrahíta resaltó la voluntad de dueños de predios (el 44 %) para cambiar de actividad o mejorar las prácticas actuales para ayudar a conservar la especie.

En la zona residen unas 500 familias, alrededor de 4000 personas, pero sube a unas 5000 directamente relacionadas en las áreas de convivencia con el oso. Allí se encuentran comunidades afro e indígenas.

Uno de los hallazgos con las fototrampas es la cantidad de especies que habita la región. Se observaron venado soche, guagua, guagua loba, zorro perro, puma, gallito de rocas, pato de torrente, cusumbo, zorro mapache, entre otros, una idea de la importancia de la convivencia con el oso.

Proceso

Tras el diagnóstico sigue el proceso de conservación en sí. Incluye la intervención de los aspectos cultural y educativo con respecto al sentir de las comunidades sobre el oso.

En este punto se involucrarán 17 instituciones educativas, para que desde allí se permee una población mayor.

Con propietarios se hará un acuerdo de conservación, para que deje un área de la finca como bosque y hacer otras prácticas como cercar para que el ganado esté a buen recaudo. Además las modificaciones productivas que sean del caso sin que se afecten los resultados económicos, por ejemplo no talar las especies nativas y virar hacia cultivos maderables.

El diagnóstico apenas es el inicio de un trabajo que busca asegurar la convivencia de los humanos con el oso.

Contexto de la Noticia

CLAvES Hacia la conservación

1
El proyecto permitirá asegurar la supervivencia del oso de anteojos en áreas de parques naturales.
2
Se encontró que el oso no ataca al ganado, sino que huye de su presencia, así como de la humana.
3
La iniciativa es respaldada por voluntarios de distintas regiones del país y hasta del exterior.

informe Un gran animal vulnerable

· El oso andino, de anteojos o de Frontino no es el más grande, aunque sí puede medir hasta 190 centímetros y pesar de 80 a 125 kilos. Es carnívoro. Es el único úrsido en Suramérica.

· En un comienzo se restaurarán de 100 a 200 hectáreas que sirvan de corredor para la especie. El hábitat en general está en buen estado pero con intervenciones crecientes.

· El oso de anteojos está en la categoría vulnerable de la UICN

Ramiro Velásquez Gómez

Los temas de la ciencia, la astronomía y el medio ambiente con énfasis en cambio climático son mis campos de acción periodística. Con vocación por el mundo de los pequeños felinos y la defensa animal.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección