<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¡No le huya a los vegetales!

  • Las verduras tienen enzimas esenciales para la digestión y mejoran la circulación y el funcionamiento del hígado, vesícula y riñones. Foto: Shutterstock
    Las verduras tienen enzimas esenciales para la digestión y mejoran la circulación y el funcionamiento del hígado, vesícula y riñones. Foto: Shutterstock
Por: Revista Paladares | Publicado el 27 de julio de 2017

El rábano, la habichuela, el zucchini y el kale tienen en común que son verduras, pueden integrarse en una ensalada y le caen bien al organismo. Son poco comunes, sin embrago, tienen mucho potencial. Conozca algunas recomendaciones para aprender a prepararlas y deléitese con cada uno de los sabores y texturas que ofrecen estos vegetales propios de cocinas asiáticas y europeas.

El kale (berza o col rizada) tiene propiedades antioxidantes y aporta calcio y fibra.

Preparación: lleve una hoja al horno, deje que se deshidrate y después échele una pizca de sal por encima. Un relleno de carne con sus hojas es otra opción. Páselas por agua, ubique una primera capa en un molde, rellénelas de carne, cierre con otra capa y hornee. Además, puede hacer batidos y licuarse con otros vegetales y frutas. Es ideal como refrigerio entre comidas.

El rábano (rabanillo, rabanito o nabo chino) es rico en vitaminas y sales minerales, por lo que es recomedable para calmar el apetito. Es una verdura digestiva, de sabor amargo y picante.

Preparación: para evitar que le resulte insípido, prepárelo con una salsa bechamel con queso o una salsa con curry si lo cuece o hierve en agua al vapor. En ensalada, acompáñelo de una salsa vinagreta con finas hierbas. Puede hacerlo a la plancha, frito o como guarnición de pescados o de carne de ternera o cordero. Evite su picor remojándolo en agua una media hora o en agua con limón máximo 10 minutos.

La habichuela (chaucha o ejote) es una fuente natural de proteínas y fibra, así como de minerales, vitaminas y aminoácidos. Es usada generalmente en sopas y ensaladas.

Preparación: lávelas con agua fría y hiérvalas con abundante agua salada entre 10 y 15 minutos. Cuando estén cocidas blanquéelas pasándolas por agua fría para mantener su color verde. Como guarnición puede servirla larga, salteada en aceite de oliva, ajo, sal y pimienta; la mezcla realza el sabor. Agréguela al final de la preparación, si se adiciona al principio pierde sus propiedades y color.

El zuchini o calabacín está compuesto de un 95% de agua, por lo que es un carbohidrato rico en nutrientes.

Preparación: úselo en rodajas en una ensalada de vegetales con pimentones y zanahoria para hacer tempura (fritura), también puede rellenarlo o gratinarlo, saltearlo con aceite de oliva y ajo. Funciona como guarnición y es decorativo. Si le quita la piel, cocínelo 5 segundos en agua con sal para evitar que se oxide.

Contexto de la Noticia

Revista Paladares

La magia de los ingredientes, recetas e historias que llenan de sabor nuestras cocinas inspiran las páginas de Paladares, una revista que circula cada mes para suscriptores de El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección