<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Después de usar el baño, ¿el papel higiénico debe ir en la papelera o en el sanitario?

Son cuestiones que van más allá de una elección personal, ambas opciones afectan al medio ambiente. Aquí le contamos.

  • El papel higiénico puede degradarse en el agua y las plantas de tratamiento de aguas residuales se encargan de que no contamine las aguas, según EPM. FOTO: Cortesía
    El papel higiénico puede degradarse en el agua y las plantas de tratamiento de aguas residuales se encargan de que no contamine las aguas, según EPM. FOTO: Cortesía
Daniela R. Gómez Isaza | Publicado el 02 de septiembre de 2022

La simple acción de preguntarse si el papel higiénico debe ir en el sanitario o en la papelera podría significar mucho en términos ambientales. Si se ha preguntado cuál de las dos acciones puede contaminar más las aguas de los ríos y qué producen estos actos cotidianos e inevitables para la biología humana, aquí le traemos algunas respuestas de especialistas, sobre qué puede hacer.

Según EPM, el papel higiénico puede depositarse sin ningún problema en el inodoro, pero que sea en cantidades moderadas, ya que este se degrada y llega a las plantas de tratamiento de aguas residuales como la de San Fernando y la de Aguas Claras, desarrollada para el saneamiento del río Aburrá-Medellín.

“El papel higiénico puede ser depositado en el inodoro en cantidades moderadas porque se degrada y lo que estas plantas hacen es que limpian todos los residuos. Desde EPM las aguas las recogemos a través de una red de alcantarillados que pasan por las vías y se transportan hasta las plantas de tratamiento”, explicó Hemel Adolfo Serna, gerente (e) de Aguas Residuales de EPM.

Otra visión tiene Lía Alviar, docente de la Escuela Ambiental de la Universidad de Antioquia, que explicó que aunque sí hay presencia de plantas de tratamientos de aguas residuales y se trata de limpiar el río Aburrá-Medellín, no es suficiente para que el agua se descontamine.

“Lo que preocupa con respecto a depositar el papel higiénico en el inodoro es que contamina el agua de los ríos, en este caso el río de Aburrá. Toda la materia orgánica con agua contaminada llega junto a la del relleno sanitario y termina en un río más lejano por el municipio de Don Matías”, agregó Lía Alviar, que también coordina el grupo de investigación Aliados con el Planeta de la Corporación Académica Ambiental de la U. de A.

Le puede interesar: Hasta las venas humanas son basureros de plástico

Los ríos terminan con concentración de nutrientes que amenazan con la formación de buchones de agua —plantas vegetales provenientes de la Amazonía y que terminan por cubrir el río y crecen exponencialmente— como ha ocurrido con el río Cauca. Lo que produce la especie vegetal es que impide que la atmósfera oxigene el agua y lo que hay debajo de ella muera por falta de oxígeno.

Con ese proceso de descomposición se produce gas metano que se libera en el ambiente y que es considerado un gas de efecto invernadero. Pero este gas, de manera controlada, se podría aprovechar para la generación de energía de biomasa que puede ser útil como un gas combustible para encender fogones y transformarlo en algo útil en la sociedad que no afecte al medio ambiente.

¿Y entonces, el papel en la basura o en el inodoro?

Ambas acciones tienen repercusiones en el medio ambiente, principalmente en las aguas de los ríos que es donde terminan todos los residuos.

“Si pensamos en tirar el papel higiénico a la papelera o al inodoro, yo creo que ambas formas son una mala opción en términos ambientales. Sí considero que el material podría depositarse de una forma más ecológica y útil para la comunidad. Revisemos nuestra manera de andar por la Tierra, tenemos la obligación de buscar otras alternativas”, agregó Lía Alviar.

La docente Alviar y su familia prefieren disponer de la papelera para arrojar el papel higiénico, aunque lo hace “con resignación”, porque las basuras de los rellenos sanitarios también finalmente contaminan las aguas, solo que de ríos más alejados del Valle de Aburrá. La problemática se aleja de la ciudad.

¿Y por qué en la papelera causa daños ambientales? Los residuos llegan primero a los rellenos sanitarios y allá se entierran en lagunas de oxidación para hacer un proceso de descomposición anaeróbico y finalmente llega a los ríos.

Para saber más: Lo que se puede hacer para asegurar el futuro de la Tierra

EPM explicó que arrojar el papel al sanitario es válido solo para los territorios que tienen plantas de tratamiento de aguas residuales, ya que hay municipios del área metropolitana como Copacabana, Girardota y Barbosa, que todavía no cuentan con estas y no pueden depositar el papel higiénico porque no hay manera de que se degrade y no contamine el agua.

Pero más allá del papel higiénico, la entidad de EPM sí hace énfasis en que NO se puede arrojar a los sanitarios residuos como pañitos húmedos, preservativos, toallas higiénicas, tampones, seda dental, colillas de cigarrillos, medicamentos, aceites, pinturas y disolventes.

Estos elementos deben ir en las papeleras y en ningún caso pueden depositarse en los inodoros y en los lavaplatos de los hogares.

“Ese material se puede ir a las tuberías de alcantarillado y puede generar obstrucciones”, agregó Hemel Adolfo Serna.

Una transformación más profunda

Aunque existen plantas de tratamiento de aguas residuales para disminuir la contaminación, y eso se hace ya desde EPM, lo que la academia propone es que haya una transformación del proceso y apuntarle a la generación de energía de la biomasa, según Alviar.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), esta energía es la que se produce a partir de materiales orgánicos denominados biomasa, como el estiércol y otros abonos que se usan para la producción de calor y electricidad. La mayor parte de la biomasa se usa en las zonas rurales para cocinar, aportar iluminación y calor en estancias, y por parte de las poblaciones más desfavorecidas en países en desarrollo.

Los sistemas modernos de biomasa incorporan árboles o cultivos específicos, residuos provenientes de la agricultura o los entornos forestales, así como flujos de desechos orgánicos

Se podrían crear centrales de biomasa —instalación industrial diseñada para generar energía eléctrica a partir de recursos biológicos— y convertir los desechos orgánicos en fertilizantes biológicos, ya que las heces y la orina también contaminan porque generan gas metano. Según la docente Alviar, cada ser humano adulto genera 5 kilos de nitrógeno al año.

En ciudades europeas como Estocolmo (Suecia) ya se hace. Incluso tienen sistemas en los que separan los residuos sólidos y líquidos y así el agua no se contamina. Aquí en Colombia ya se está empezando, en municipios como Támesis, hay reactores con materia orgánica para producir energía de la biomasa, precisó la docente.

La transformación va más allá de decidir si arrojar el papel higiénico a la papelera o al inodoro. Pero por ahora, después de leer esto, ¿dónde lo depositará usted?

Si quiere más información:

Daniela R. Gómez Isaza

Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana. Me gustan los aliens, el universo, el cine. Aquí escribo de ciencia y medio ambiente.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección