<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

En la mesa, ¡bájele al acelere!

  • No solo importa lo que come, también el ritmo en el que lo hace. FOTO STOCK UP
    No solo importa lo que come, también el ritmo en el que lo hace. FOTO STOCK UP
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 19 de marzo de 2019
Infografía
En la mesa, ¡bájele al acelere!

Dele tiempo al paladar para degustar. Tome bocados pequeños, mastique cada uno lentamente y por más tiempo. Tardar unos minutos más en cada comida podría tener efectos profundos. Muchos de los ciudadanos de hoy, aquí y en Tokyo, se apresuran en el día, sin tiempo para nada, y cuando hay un poco para comer algo, se engulle. Eso lleva a una vida estresante e insalubre, según exploraciones científicas sobre las formas a la hora de comer.

Es posible que haya oído hablar del Movimiento Slow Food, iniciado en Italia hace casi dos décadas para contrarrestar el movimiento de comida rápida. Más allá de una moda, recientes investigaciones revelan que hay algunas razones por las que debe considerar el simple hecho de comer más lento.

Científicos japoneses siguieron a 1.083 adultos durante cinco años, dividiéndolos en tres categorías, de acuerdo con la velocidad con la que comían: lento, normal y rápido.

También respondieron un cuestionario al inicio del estudio, compartiendo sus dietas, actividad física e historial médico. Al principio, ninguno de los voluntarios tenía un síndrome metabólico, es decir, al menos tres factores de riesgo, incluida la obesidad abdominal, el colesterol HDL “bueno”, los triglicéridos altos, la presión arterial alta y el nivel alto de azúcar en la sangre, que puede provocar problemas de salud como enfermedades cardíacas y diabetes.

Cuando los participantes informaron cinco años después, 84 habían sido diagnosticados con síndrome metabólico y su velocidad para comer era un factor predictivo importante, según los resultados en la revista Circulation en febrero de 2014. Los comedores rápidos eran 89 por ciento más propensos a tener síndrome metabólico que los lentos y normales. Solo el 2.3 por ciento de los que fueron más despacio recibieron el diagnóstico, en comparación con el 11.6 por ciento de los rápidos.

Eso no es todo. Los más veloces sufrieron más aumento de peso, cinturas más grandes y niveles más altos de azúcar en la sangre. Los investigadores dicen que engullir la comida hace que sea más fácil pasar a la plenitud antes de que el cuerpo tenga la oportunidad de indicar que se detenga. “Cuando las personas comen rápido, tienden a no sentirse llenas y es más probable que coman en exceso”, dijo en comunicado de prensa Takayuki Yamaji, autor del estudio y cardiólogo de la Universidad de Hiroshima en Japón. “Causa una mayor fluctuación de la glucosa, lo que puede conducir a la resistencia a la insulina”.

Beatriz Rada Solórzano, nutricionista de la Universidad de Antioquia, habla de hacerlo con atención plena. Ella propone visitar dos destinos lejanos: Okinawa y Francia. Sobre los japoneses, sus pobladores son esbeltos y longevos, cuenta ella, y su larga vida y excelente salud se debe a su dieta tradicional rica en frutas, vegetales, tofú y batata (común en Barranquilla por ejemplo), salpicada con un poco de carne.

Rada dice que además de su dieta, los residentes de esta ciudad japonesa guardan un secreto llamado hara hachi bu. En Japón esto significa comer hasta estar un 80 % llenos. Para esto debe estar muy atentos a las señales de saciedad que les brinda su cuerpo y paran cuando están satisfechos. Así, en vez de guiarse por señales externas, como la cantidad de comida en el plato, prefieren escuchar su cuerpo.

En cuanto a los franceses su secreto es el disfrute (un asunto que también aborda un trabajo publicado en 1999 en la revista Appetite: Las actitudes hacia los alimentos y el papel de estos en la vida en los Estados Unidos, Japón, Bélgica flamenca y Francia: posibles implicaciones para el debate sobre la dieta y la salud). Para ellos, las comidas del día son una oportunidad para saborear cada bocado y compartir en familia. “Un momento para vivir sin prisa, contrario a los almuerzos de media hora típicos de algunos países que ingieren velozmente en negocios de comida rápida. En Francia el almuerzo puede tomar dos horas, lo que permite disfrutar de la experiencia y fortalecer los lazos afectivos”.

En 2011 otro trabajo de un grupo de investigadores de Nueva Zelanda exploró los beneficios de peso de comer lentamente. Se p ublicó en Journal of the American Dietetic Association y se llevó a cabo con mujeres. Encontró que las personas que comen rápido tienen índices más altos de masa corporal.

Las investigaciones preliminares que citan incluso sugieren que masticar por más tiempo podría quemar más calorías, hasta aproximadamente 1.000 extra cada mes. Uno de los que tienen en cuenta en China encontró que tanto los hombres sanos como los obesos comían menos cuando se les pedía que masticaran 40 veces en lugar de 15 veces antes de tragar.

No es que comer rápido sea el único factor que lo hace subir de peso, pero sí parece ser muy importante para ayudarlo a entender cómo está respondiendo su metabolismo.

Estas son cuatro conclusiones de las investigaciones científicas citadas sobre el impacto de la velocidad con la que come en su salu.d

Contexto de la Noticia

perder peso

Solo por comer más lento, consumirá menos calorías, de hecho, lo suficiente para perder 10 kilos al año sin hacer nada ni comer algo diferente. La razón es que el cerebro tarda unos 20 minutos en registrar qué es suficiente. Si come rápido, podría continuar comiendo más allá del punto en que está lleno. Al hacerlo despacio, tiene tiempo de entender que ya es suficiente.

Disfrutar la comida

Será difícil hacerlo si come demasiado rápido. Incluso con los alimentos pecaminosos. Si va de afán, ¿cuál es el punto? Si los ingiere lentamente puede obtener la misma cantidad de buen sabor, pero con menos ingesta en su estómago. Haga de sus comidas un placer gastronómico, no una cosa que haga apresuradamente, entre eventos estresantes.

ser más saludable

Si come más lento, masticará mejor su comida, lo que lo llevará a una mejor digestión. Esta realmente comienza en la boca, por lo tanto, mientras más trabajo haga allí, menos tendrá que hacer su estómago, lo que lo llevará a padecer menos problemas digestivos.

tener menos estrés

Comer lentamente y prestar atención a su alimentación puede ser una gran forma de ejercicio de atención plena. Concéntrese en el momento y no se apresure pensando en lo que debe hacer a continuación. Cuando coma, solo coma.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección