<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué las pandemias inician en China?

Los brotes infecciosos más recientes parecen tener un origen común: Asia y África. Aunque no es concluyente, aquí un análisis en torno a esta coincidencia.

  • El hacinamiento, las pocas condiciones de higiene en mercados de animales y la deforestación son algunas de las hipótesis planteadas por los expertos. FOTO AFP.
    El hacinamiento, las pocas condiciones de higiene en mercados de animales y la deforestación son algunas de las hipótesis planteadas por los expertos. FOTO AFP.
LAURA FRANCO SALAZAR | Publicado el 10 de agosto de 2022

La pandemia de la covid-19 sigue generando interrogantes, no solo porque se trata de un fenómeno en constante evolución, sino también porque a la par de su surgimiento han aparecido brotes de nuevas enfermedades como la viruela del mono y los asociados con virus del tipo Henipavirus.

Además, estas últimas noticias parecen tener algo el común: los primeros registros y alertas han surgido en África (República del Congo, la viruela del mono) y Asia (China, los virus de tipo Henipavirus). ¿A qué se debe?

Aunque no es posible asegurar con rigor científico las razones, los registros históricos les permiten a investigadores (médicos, virólogos y epidemiólogos) analizar la situación.

Así, se sabe que para el surgimiento de antiguas pandemias se han conjugado varios elementos como la densidad de población humana y su interacción con los animales —específicamente para el caso de las zoonosis—.

“Durante la peste en Europa, por ejemplo, la densidad de población era altísima, además de que había pocas condiciones de higiene, ejemplifica María Cristina Navas, PhD en Virología y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, “factores que facilitaron la transmisión de microorganismos entre las ratas, las pulgas y las personas”.

Para el caso de la pandemia causada por el virus influenza, durante la Primera Guerra Mundial, se conjugó el movimiento de personal militar desde Estados Unidos hacia Europa y, ya en Europa, el estrés, la falta de comida, las bajas temperatura y el hacinamiento.

Ahora bien, para los casos actuales, el director asociado del Laboratorio de Diagnóstico Animal de la Universidad Estatal de Pensilvania, Suresh V. Kuchipudi, en un artículo publicado en The Conversation, plantea dos hipótesis similares: la explosión demográfica y su subsistencia mediante el mercado de animales.

La explosión demográfica

En Asia y algunas regiones del Pacífico vive el 60 % de la población mundial. De acuerdo con el Banco Mundial, citado por Kuchipudi, cerca de “200 millones de personas se mudaron a áreas urbanas en el este de Asia durante la primera década del siglo XXI”.

Una urbanización a gran escala está relacionada directamente con la deforestación, que obliga a los animales silvestres y salvajes a estar más cerca de las ciudades, de los animales domésticos y de los humanos. “Los animales salvajes a menudo albergan virus; los murciélagos, por ejemplo, pueden transportar cientos de ellos. Y los virus, saltando de especie en especie, pueden finalmente infectar a las personas”, explica el especialista.

Frente a este punto, opina María Fernanda Gutiérrez, viróloga y docente de la Pontificia Universidad Javeriana, basta con ver el manejo de los usuarios del transporte público en países como China. “Allí no encontramos mucha pobreza, pero la clase media tiende a ser media baja y sus condiciones de hacinamiento son evidentes”.

Mercado de animales vivos

Tanto en África como en Asia, continúa Kuchipudi, un elevado número de familias dependen de la agricultura y la ganadería. “El ganado vacuno, los pollos y los cerdos, que pueden transmitir enfermedades endémicas, a menudo están en estrecho contacto entre sí, junto a una variedad de animales no domésticos y humanos”, señala.

A esto se le añade que son comunes los mercados de animales vivos, lugares en los que suele haber no solo hacinamiento, sino también una mezcla más estrecha entre múltiples especies. “Hay una exposición de los trabajadores a una gran cantidad de secreciones respiratorias y materia fecal de estos animales”, puntualiza Navas, “lo que facilita el salto de virus entre especies”. Así mismo, reitera que el contacto es cada vez más cercano en la medida en que los humanos están invadiendo los espacios de la fauna silvestre y la están incluyendo en su dieta.

Para el caso de virus como el VIH (originado en África, también proveniente del chimpancé y a día de hoy considerado por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia), la docente expone que además de la convivencia con este tipo de fauna está la cacería.

Así mismo, “de la viruela del mono (monkeypox, también rastreada inicialmente en África) ya se habían reportado casos hace mucho tiempo —más o menos 10 años atrás—. Para entonces se habría propuesto que al eliminar la viruela humana —el único virus que ha sido erradicado en todo el mundo—, quedaba un nicho que podía ser ocupado por el monkeypox, sobre todo debido a la cercanía con los primates”, finaliza.

Laboratorios, clima y tecnología

A los factores ya enunciados pueden sumársele tres más: una normativa laxa en cuanto a la bioseguridad en los laboratorios, características climáticas y pobreza (que desencadena en una falta de ciencia y tecnología).

La viróloga Gutiérrez recuerda que en China podría haber un control poco estricto en espacios como los laboratorios. Y aunque a día de hoy se sabe que la hipótesis más probable sobre el surgimiento de la covid-19 es una zoonosis y no un error de los científicos, a inicios del 2021 la OMS ya había sugerido al país asiático efectuar “controles de los laboratorios o establecimientos de investigación activos en la región donde se identificaron los primeros casos en diciembre de 2019”.

De otro lado, acota la docente, en África debería ser posible evaluar a qué microorganismos favorecen sus condiciones climáticas. “Aquí en Colombia, por ejemplo, seguimos las instrucciones básicas para las enfermedades tropicales (dengue, malaria, chikungunya, etc), porque es nuestro medio. En muchos de los países africanos esto no es posible, además de que la ciencia y la tecnología están menos desarrolladas”.

Laura Franco Salazar

Periodista convencida de la función social de su profesión, de la importancia del apoyo mutuo, la educación y el arte.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección