Sense8, de las hermanas Wachowski

Para sentir el mundo

Oswaldo Osorio

sense8

Los seguidores de esta serie estuvimos a punto de quedarnos en un coitus interruptus porque Netflix, luego de dos temporadas, anunció que no la continuaría. Una decisión con un criterio financiero, sin duda, porque seguramente no tuvo la audiencia esperada. Esto tal vez ocurrió no a pesar de, sino debido a la propuesta innovadora y arriesgada que hacen las Wachoswki con sus temas y narrativa, lo que la hacía un relato complejo y exigente que no enganchó tanto público como se esperaba.

Cuando las Wachowski eran los Wachowski hicieron una saga parte aguas del cine de acción y de ciencia ficción: The Matrix. Ahora, en esta era dorada de la televisión por vía de las series, también marcan la diferencia con un programa original y trasgresor en muchos sentidos, que pone en discusión temas esenciales y controversiales de siempre y del momento, así como con una visión universalista de ellos: el poliamor, el sexo, la identidad de género, la diversidad cultural, la política, el racismo, la religión, el poder y la violencia.

La premisa de la historia se circunscribe al género fantástico. De acuerdo con ella, es posible una conexión sensorial entre un grupo de personas (sensates), en este caso ocho, que son los protagonistas. Esta conexión elimina el espacio y permite que unos conozcan lo que piensan y sienten los otros, incluso traspasarse sus conocimientos y habilidades. Entre ellos hay dos estadounidenses, un alemán, una coreana, una india, un keniano, una islandesa y un mexicano (interpretado por un español).

Esto quiere decir que el relato transcurre en distintas partes del mundo, pero con la simultaneidad que permite esta conexión sensorial. Solo eventualmente están juntos de cuerpo presente. El conflicto que mueve el relato tiene que ver con Wishpers, otro sensate que dirige una organización que persigue a otros grupos de sensates para exterminarlos o hacer experimentos con ellos.

Mientras este conflicto propicia una trama de intriga y acción, que es complementada por los problemas y circunstancias de cada uno de los miembros del grupo, paralelamente esas circunstancias ponen en juego una gran diversidad de temas que terminan entrecruzándose entre sí debido a la conexión existente entre ellos. Esta conexión los convierte en una familia universal y multirracial, un grupo que decide permanecer juntos y apoyarse incondicionalmente. Por eso los momentos más atractivos y estimulantes es cuando se trenzan en un problema común utilizando sus habilidades combinadas: hay un policía, un actor, una hacker, una peleadora de artes marciales, una química, un chofer, una DJ y un delincuente experto en armas.

Así que la historia iba a quedar trunca, pero como no es una serie cualquiera, sino una que por sus características parece destinada a convertirse en un programa de culto, la vehemencia de sus fanáticos convenció a sus productores de darle un gran final con un capítulo de más de dos horas. Fue un final satisfactorio y casi memorable, un compendio de todos los elementos y recursos que se vieron en los veintitrés capítulos anteriores, donde la acción, los giros inesperados, el amor, el sexo, la solidaridad y la empatía emocional y sensorial definieron esta gran historia y esta diversa y unida familia.

Un sol interior, de Claire Denis

El malestar del amor

Oswaldo Osorio

unsol

La película Timer (Jac Schaeffer, 2009) es sobre un dispositivo que le dice a la gente cuánto tiempo le falta para encontrar el amor de su vida. Hay quienes no se lo instalan porque no quieren saberlo y hay otros que su reloj puede decir que faltan hasta diez años. Isabelle, la protagonista de esta película, quisiera tener este dispositivo, pero a falta de él, su vida es una constante y errática búsqueda del amor verdadero, además, el hecho de ser mayor de cincuenta años, hace más complicada y angustiante esta búsqueda. Continuar leyendo

El susurro del jaguar, de Simon Paetau y Thais Guisasola

Cine queer amazónico

Oswaldo Osorio

susurro

“Yo no crucé la frontera, la frontera me cruzó a mí”. Tal afirmación de Ana, la protagonista de esta película colombo-brasileña, en el contexto de la historia que relata, puede significar varias cosas, pues esa frontera podría referirse a la que hay entre estos dos países y que desaparece en medio de la selva, también a la que divide el cuerpo y el espíritu o a las que pueden existir entre las diversas posibilidades de género, empezando por las más conocidas, la de ser hombre o mujer. Continuar leyendo

Westworld, de Jonathan Nolan y Lisa Joy

La ética con las máquinas

Oswaldo Osorio

westworld

En esta que están llamando una época dorada de la televisión, gracias principalmente a las series, uno de esos programas que está contribuyendo a este nuevo esplendor es Westword (2016 – 2018), el cual está basado en un clásico del cine dirigido por Michael Crichton en 1973 y protagonizado por Yul Brynner. Su gran atractivo inicial es el contraste entre los dos géneros cinematográficos que combina, la ciencia ficción y el western, un viaje constante de un mundo a otro donde la premisa básica es poner en entredicho la ética del ser humano.  Continuar leyendo

Regreso a casa, de Arild Andresen

Dos extraños en un país extraño

Oswaldo Osorio

regresoa

Esta película comienza siendo noruega y termina siendo mayormente colombiana, al menos en los aspectos generales de la puesta en escena, pues se trata de una coproducción entre los dos países en la que un padre regresa a este país con un niño colombiano a quien había adoptado. Lo que en principio se vislumbraba como un melodrama en torno a la desconexión entre padre e hijo terminó siendo una suerte de aventura emocional poblada de aristas y pequeños giros, resultando de esto una trama en general atractiva y entretenida. Continuar leyendo

Viacrucis, de Harold De Vasten

Nociones de un cine posible

Oswaldo Osorio

viacrucis

En Colombia hay muchas películas nacionales invisibles, aun cuando tienen buen presupuesto, actores reconocidos o una significativa participación en festivales. Pero también hay otro renglón de películas pequeñas, de muy bajo presupuesto o sin ninguno para su promoción, con actores poco conocidos o no actores y que plantean un sistema de producción que hace viable un proyecto pequeño. Esta película pertenece a ese segundo grupo, el cual es mucho más invisibles todavía. Continuar leyendo

Los últimos días del artista: Afterimage, de Andrzej Wajda

La política contra el arte

Oswaldo Osorio

afterimage

En la relación entre el arte y la política siempre se ha dado la polémica en la que se cruzan, al menos, dos visiones: la que dice que todo arte es político, aun sin proponérselo; y la que clama por una independencia con cualquier posición de compromiso ideológico, la cual se puede ver sobre todo cuando se trata del arte formalista o de la opción de hacer el arte por el arte, la cual usualmente es criticada por evasiva, intelectual y hasta burguesa. Continuar leyendo

La decisión del rey, de Erik Poppe

Los ricos también lloran

Oswaldo Osorio

decisiondel

Después de despacharse a Polonia y los Países bajos, Hitler envía  a su poderoso ejército lanza en ristre contra Noruega. Un opulento, civilizado y neutral país que poco había sabido de guerras en su historia. Sus opciones eran rendirse a la ocupación nazi o resistir, pero para llegar a esa decisión, que en últimas debía tomar el rey Haakon VII, el relato primero construye todo el contexto histórico, familiar y político del monarca para darnos una visión ciertamente distinta de un particular capítulo de la Segunda Guerra Mundial. Continuar leyendo

El insulto, de Ziad Doueiri

Palabras de odio

Oswaldo Osorio

insulto

Decir que el Medio oriente es un polvorín es un lugar común, pero también una compleja realidad. Actualmente la mirada está puesta en Irak, Siria y, por supuesto, Palestina; por eso el mundo poco tiene presente la cruenta guerra civil de quince años que hubo hace tres décadas en el Líbano. Una guerra olvidada para Occidente pero que sus heridas aún no sanan por completo entre quienes la padecieron. Esta película habla de los ecos de esa guerra de forma inteligente, reveladora y con gran sentido dramático. Continuar leyendo

Reencuentro, de Richard Linklater

Patriotas pero no alienados

Oswaldo Osorio

reencuentro

 

“Cada generación tiene su guerra. Los hombres crean las guerras y las guerras los hacen hombres. Es un asunto que no termina nunca”.  Esto lo dice Sal, uno de los tres veteranos que protagonizan esta película. Ellos tuvieron la de Vietnam y el hijo de Doc, otro de los veteranos, tuvo la de Irak. Un dispar trío padeciendo, entre dos guerras, las decisiones de sus gobernantes. Por eso esta es una historia llena de reproches y carga humanista, pero al mismo tiempo, insuflada de patriotismo y espíritu guerrerista. Continuar leyendo