<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Especiales

50 años del hombre en la Luna

La ciencia detrás de 382 kilos de rocas lunares

  • El 20 de julio se celebran 50 años de la llegada del hombre a la Luna. FOTO ARCHIVO NASA
    El 20 de julio se celebran 50 años de la llegada del hombre a la Luna. FOTO ARCHIVO NASA
Publicado el 16 de julio de 2019
Infografía
Esa colosal roca en el cielo
3.000

cráteres hay en la superficie de la
Luna del tamaño de más de 1
kilómetro de diámetro.

2.240

kilómetros de diámetro tiene el más grande cráter lunar: Aitkin

en definitiva

La serie de viajes que los seres humanos hicieron hasta la Luna dejó un gran cúmulo de conocimientos sobre la formación del Sistema Solar y cómo hacer viajes espaciales.

Alguna vez hubo una sola luna para la humanidad. Por eso se le llamo Luna. La única. La plateada que regalan tantos enamorados. Se decía que estaba hecha de queso, pero ahora se sabe que se formó luego de una gran colisión entre la Tierra y un objeto del tamaño de Marte. Esta es la teoría más aceptada sobre su formación, cuenta Pablo Cuartas, doctor en astrofísica, experto en exoplanetas y habitabilidad planetaria y cofundador del pregrado de Astronomía de la Universidad de Antioquia.

Julio Verne en sus historias envió a tres astronautas a explorarla en sus ficciones y miles de astrónomos de carne y hueso apuntaron sus telescopios hacia ella desde cuando el fabricante de vidrio Hans Lippershey patentó el primer telescopio en 1608.

Dos años después Galileo registró por primera vez las cuatro lunas más gigantes de Júpiter. Y desde aquel momento la familia de ese planeta gaseoso realmente ha crecido: gracias a los poderosos nervios ópticos de los supertelescopios, monstruos de varios ojos, se supo que Selene –su nombre en griego– era solo una entre otras lunas del Sistema Solar. No está sola ni es la única.

En el siglo XVII los astrónomos estaban obsesionados con sus características. Incluso fueron las deducciones que Galileo hizo de ella las que ayudaron a cambiar la concepción de los astrónomos sobre lo que podría estar más allá de la Tierra y sobre lo que podría ser la Tierra misma. A diferencia de los otros cuerpos del cielo, Selene tenía una fisonomía que se podía mapear, como una isla, como una palma, como una cara de 3.200 kilómetros de ancho. Y eso fue lo que hicieron los observadores telescópicos con esta roca colgada del cielo.

Apollo 11 durante la recolección de rocas en la Luna. FOTO ARCHIVO NASA
Apollo 11 durante la recolección de rocas en la Luna. FOTO ARCHIVO NASA

El sistema Tierra-Luna

Es uno de los objetos celestes más observados desde hace miles de años, incluso desde antes de que el hombre desarrollara el lenguaje, sus fenómenos periódicos fundamentaron los calendarios judío, islámico y chino. El ayuno del ramadán o la pascua judía se basan en sus ciclos.

Desde antes de pisarla se sabía que la luna ejerce gravedad sobre la Tierra (mareas lunares) y atrae el fluido del océano. El orden de las mareas puede levantar el océano desde tres hasta 15 metros y sobre la corteza terrestre, unos 30 centímetros. Los puntos varían debido a la rotación del planeta. Fue Isaac Newton en su obra Principios matemáticos de la Filosofía Natural (1687) quien dio la explicación más aceptada actualmente sobre ellas.

Más tarde, Pierre-Simon Laplace (1749-1827) y otros científicos ampliaron el estudio de las mareas desde un punto de vista dinámico, completando lo que se conoce. En este sistema Tierra-Luna la gravedad es tan fuerte que levanta las aguas y hay quienes la culpan por los lunáticos (esos comportamientos raros en luna llena).

Su territorio, al menos del lado que siempre se ve desde este planeta, revelado por binoculares o telescopios de tamaño moderado, es como un desierto con llanuras, montañas y “mares” (vastas planicies de basalto), que se ven en la cara visible, que es el 59 % de su superficie; el 9 % adicional se observa gracias a un movimiento llamado libración. Para ver el otro lado, que por cierto no es para nada oscuro, a ese también le da el Sol, tendría que ir al espacio.

Objetivo: ¡la Luna!

Se quería llegar a ella desde el principio de los tiempos. Se cuenta en los mitos, pasando por los del escritor Luciano de Samosata hasta los de Verne. Diana Uribe lo narra en su especial, que puede escuchar en Spotify o Apple music. Ella cuenta que, por ejemplo, en Historia verdadera, escrito por Samosata en el 125 después de Cristo, se viaja a la Luna en un barco arrastrado por un enorme tifón de agua y entre otras fantasías se describe a los habitantes lunáticos como hombres que parían.

La primera imagen del lado lejano la toma la sonda espacial soviética Luna 3, en octubre de 1959.
La primera imagen del lado lejano la toma la sonda espacial soviética Luna 3, en octubre de 1959.

Hasta que llegó el 20 de julio de 1959, en el que no se imaginó más, el mito fue real: se tocó la superficie lunar. Esto fue posible por los avances en el conocimiento de la Luna, que se lograron desde finales de la década de 1950 gracias, en parte, a la competencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y al “deseo de probar su superioridad militar con un disfraz pacifista”, señala el académico John North en su libro Historia Fontana de la astronomía y la cosmología (FCE, 2005). En septiembre de 1959, la sonda soviética Luna 2 se estrelló en la Luna, pero el siguiente mes la Luna 3 envió imágenes de la cara oculta. Uno de los descubrimientos más sorprendentes que hizo fue que esta carece de los “mares” que se ven en el lado que siempre mira hacia la Tierra.

Esa roca colgada del cielo tiene muchos cráteres, agujeros creados cuando las rocas espaciales golpean la superficie a gran velocidad, relata el bogotano David Tovar Rodríguez, geólogo de la Universidad Nacional vinculado al Servicio Geológico Colombiano en la investigación de cráteres de impacto en el país y galardonado con la Beca James R. Frantes para su maestría en geología planetaria en la U. de Minnesota en Estados Unidos. Y en ella no hay aire que respirar.

Antes de analizar los 382 kilogramos de muestras que se trajeron de las seis misiones que la visitaron, cuenta por correo electrónico Erica Jawin, investigadora posdoctoral en geología, especialista en volcanismo lunar y quien trabaja para la misión Osirix-Rex de la Nasa hacia el asteroide Bennu, “los científicos lunares no entendían bien la composición de la Luna. Muchos asumieron que era similar a los meteoritos que se habían recolectado y analizado en la Tierra”.

El nacimiento del satélite

Que un objeto del tamaño de Marte, conocido como Theia, colisionó con el planeta primitivo hace 4.500 millones de años es la teoría que más evidencia científica tiene. Al modelarse en computador esta teoría se ajusta a las inquietudes sobre su formación, pero hay otras: que fue capturada desde una órbita independiente, que se formó de manera simultánea como un planeta doble, que se separó de una Tierra en formación al rotar muy rápido. Sin embargo, solo la gran colisión explica algunas de sus condiciones actuales, por ejemplo, precisa Tovar, la energía rotacional del sistema Tierra Luna y el eje de inclinación del planeta que es de 23,5°, y que se le ha atribuido a la Luna.

Las teorías se plantearon desde antes de poner una huella en su territorio, no obstante las muestras recolectadas allá han proporcionado mucha más información sobre el origen de este sistema de la que nunca antes estuvo disponible.

Miembro de la tripulación de Apollo 11 durante la recolección de rocas en la Luna. FOTO ARCHIVO NASA
Miembro de la tripulación de Apollo 11 durante la recolección de rocas en la Luna. FOTO ARCHIVO NASA

Que no tenga volcanes ni placas tectónicas ni continentes ni agua líquida ni atmósfera significa que no tiene erosión. Este descubrimiento “significa que ha permanecido intacta durante miles de millones de años”, enfatiza Cuartas. Y agrega que después de que finalizó la actividad tectónica de la Luna hace unos 3.600 a 3.800 millones de años, no hay nada que borre sus huellas excepto que la golpean algunos asteroides formando cráteres. El 99 % de su superficie tiene más de 3.000 millones de años y el 80 % de la superficie tiene más de 4.000 millones de años. Los científicos planetarios lo saben como saben de eras geológicas en la Tierra: por sus rocas.

Un asunto adicional que se deriva de haber pisado el suelo lunar implica a otros cuerpos planetarios. Por eso ha tenido amplia aceptación, desde hace 50 años, que la Tierra y la Luna en formación eran bombardeadas permanentemente por rocas espaciales. Para los científicos tal vez el resultado más significativo sea el modelo de Niza (fue creado en esta región francesa) de la evolución del Sistema Solar. También llamado el modelo del bombardeo tardío, que se ajusta a la propuesta de que los planetas gigantes inicialmente se formaron muy juntos.

Después de varios cientos de millones de años, sus órbitas se volvieron inestables, lo que provocó que Saturno, Urano y Neptuno migraran rápidamente a sus órbitas actuales, muy lejos del Sol. El movimiento de los planetas gigantes envió hacia adentro material de la parte exterior del sistema, el cinturón de Kuiper, donde chocó con planetas y lunas y causó un caos general en todo el sistema estelar. “Este modelo puede sonar descabellado, pero explica con elegancia una serie de observaciones aparentemente no relacionadas con nuestro vecindario cósmico”, contó Jawin en Scientific American en julio de este año.

El conocimiento del Sistema Solar se incrementó exponencialmente por el simple recurso de visitar los objetos de interés como la Luna (a otros lugares se como Marte se ha llegado con robots).

El llegar a la Luna fue el inicio de un momento emocionante en las ciencias planetarias modernas: en el segundo semestre de 2019 científicos seleccionados por el programa Apollo Next Generation Sample Analysis (ANGSA) abrirán muestras que permanecieron sin explorar desde que se recolectaron hace casi 50 años en el satélite natural cuando se pisó la Luna en seis ocasiones (después del Apolo 11, fueron otras cinco, hasta la 17, excluyendo la 13 que por un problema tuvo que volver a Tierra –ver gráfico–). Cuando se recolectaron las rocas, la Nasa dejó intencionalmente guardadas en tierra una porción sellada para esperar a que la tecnología avanzara más allá de las capacidades de la era de Apolo.

La oportunidad de estudiar “nuevas” muestras lunares probablemente llevará a descubrimientos más fundamentales sobre la formación y evolución del satélite natural. La curiosidad no se agota.

Contexto de la Noticia

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección