<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Quién reemplazará a Sergio Zuluaga en la Contraloría?

Una contralora auxiliar asumió las riendas de la entidad temporalmente. La Universidad de Antioquia lidera el proceso para elegir al nuevo titular.

  • La Contraloría de Antioquia, inmersa en el escándalo, funciona en el séptimo piso del edificio de la Gobernación, en el Centro Administrativo La Alpujarra de Medellín. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    La Contraloría de Antioquia, inmersa en el escándalo, funciona en el séptimo piso del edificio de la Gobernación, en el Centro Administrativo La Alpujarra de Medellín. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
23 de septiembre de 2019
bookmark

Noventa personas se inscribieron como aspirantes al cargo de Contralor de Antioquia (CGA) en un proceso que empezó el pasado 26 de agosto con la publicación de la convocatoria y que terminará el próximo 12 de diciembre cuando la Universidad de Antioquia, entidad elegida para adelantar las pruebas y evaluaciones, entregue la lista de resultados.

La elección estará en manos de la Asamblea de Antioquia. Luquegi Gil, decano de Derecho de la Universidad de Antioquia (U. de A.) y quien lidera el equipo de evaluación de los candidatos, explicó que hasta el próximo lunes 30 de septiembre estarán evaluando las inscripciones y verificando que los aspirantes cumplan los requisitos mínimos exigidos para el cargo.

“Verificamos que cumplan cada requisito y que la documentación se haya entregado completa. El 1 de octubre se entrega una lista preliminar de las personas que llenaron los requisitos y las citamos a una prueba de conocimientos”, indicó el decano.

La convocatoria está bajo vigilancia pública, no solo por la importancia del cargo y el salario ($16,2 millones mensuales actualmente); sino porque nadie quiere repetir los errores que se presentaron hace cuatro años, cuando se eligió a Sergio Zuluaga Peña y meses después se comprobó que había falsificado información en su hoja de vida.

La Procuraduría lo suspendió del cargo por 10 meses (que se cumplieron entre agosto de 2018 y junio de 2019) y dos meses después –el 21 de agosto– fue capturado por la Fiscalía, imputado por delitos como concierto para delinquir, cohecho y prevaricato, lo que llevó a su renuncia el pasado 29 de agosto.

Todo eso llevó a una crisis en la entidad, pues, además de Zuluaga, fue capturado e imputado por nueve delitos el subcontralor Rubén Darío Naranjo, quien reemplazó a Zuluaga durante su ausencia; y tres contralores auxiliares. La Fiscalía los investiga porque, al parecer, intercambiaban dinero y contratos a cambio de amañar las auditorías.

Con las dos cabezas principales por fuera, y aunque Naranjo no ha renunciado a su cargo, fue nombrada como contralora Diana Carolina Torres García, quien se desempeñaba como contralora auxiliar.

La nueva búsqueda

La elección del contralor se hace bajo los lineamientos de la Ley 1904 de 2018. El decano Gil explicó que por eso no se puede divulgar información sobre las personas inscritas, hasta que se cumplan los pasos marcados en el cronograma (ver Qué sigue).

“Las pruebas la vamos a aplicar el 21 de octubre con los mismos controles que se hacen en el examen de admisión a la U. de A. Tenemos un cuarto aislado en el que se elaboran las preguntas, donde todo es monitoreado con cámaras y grabaciones de audio, y lo mismo se hace para la calificación”, anotó.

La prueba será sobre conocimientos en control fiscal. Si bien la ley no requiere tener una profesión específica para aspirar al cargo, sí exige conocimientos en esa área, título profesional y experiencia de por lo menos dos años en el sector público.

Una vez elaboradas las pruebas y valoradas la experiencia y la formación académica, incluyendo docencia y publicaciones, se le entregará a la Asamblea la lista de quiénes obtuvieron las mayores calificaciones.

“Esa lista no define quién queda. De ahí en adelante se realizan audiencias y entrevistas por parte de la Asamblea y son ellos quienes eligen”, aclaró Gil.

Ese es, precisamente, el punto en el que podría reaparecer la corrupción. Así lo explicó el diputado Luis Peláez, quien aseguró que el concurso debería ser de méritos. “Hay un afán por tener contralor de bolsillo y por eso, además de los elementos cuantitativos que miden las pruebas y la experiencia, se tienen en cuenta valoraciones cualitativas (apreciación que tengan los diputados del candidato) que se pueden usar para potenciar a los amigos en la entrevista”, sentenció.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD