<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Jericó: con gas, pero tiene pico y placa para el agua

De dos tanques que abastecen del líquido a la localidad, solo uno opera al 25 % de su capacidad. Ayer fue declarado el estado de calamidad pública.

  • Las labores se concentran en el retiro de tierra y escombros de las vías por parte de actores públicos y privados. FOTO Jaime Pérez
    Las labores se concentran en el retiro de tierra y escombros de las vías por parte de actores públicos y privados. FOTO Jaime Pérez
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 06 de noviembre de 2019

Barro, desolación y esperanza. Tres palabras que resumen lo que era ayer Jericó, “la Atenas del Suroeste”, azotada la madrugada del lunes por una avalancha de lodo y escombros que dejó afectaciones en 17 sectores aledaños al cerro Las Nubes.

Consultado el alcalde, Jorge Andrés Pérez, sobre la cantidad de material caído y el que se ha evacuado en volquetas, con cargadores, palas y escobas, no tuvo respuesta. Solo hizo un ademán para indicar que ni idea, pero sí habló para resaltar la unión del pueblo para superar el caos: “acá estuvieron todas las entidades de socorro y gestión de riesgo y emergencias, la comunidad y muchas empresas de la zona apoyando las labores y por eso el resultado es tan positivo”, expresó el mandatario.

Escasez de agua

Pero mientras el barro se iba yendo de las calles, aún permanecía al interior de las casas y en las fachadas: en el pueblo de los mil colores y los balcones que enamoran al Sol, que los hace resplandecer, la escasez de agua impide que los frentes de las viviendas se laven, pues sería desperdiciar un recurso que se necesita para labores más urgentes.

Así lo advirtió el gerente de las EPJ (Empresas Públicas de Jericó), Alejandro Lopera Uribe, quien lanzó una advertencia: “no pueden lavar carros ni fachadas. Al municipio lo surten dos tanques: uno que está operando y que surte la zona norte, y el otro que surte la zona sur, afectada por la emergencia. Este último está cerrado y se estudia su reubicación porque, posiblemente, allí no podrá continuar por estar en la zona de riesgo”, indicó.

El que opera, sin embargo, lo hace al 25 % de su capacidad, pues lo abastecen cuatro fuentes, tres de las cuales están contaminadas de barro. Por esta razón, el servicio se presta por horas: se conecta a las 4:00 a.m., se quita a las 9:00 a.m., se reconecta a las 11:00 a.m., se suspende a la 1:00 p.m., se reinstala a las 5:00 p.m. y de nuevo se suspende a las 8:00 p.m. hasta el otro día a las 4:00 a.m. EPJ y varias empresas de la zona llevan carrotanques para repartir el líquido, pero es insuficiente.

Esta especie de pico y placa para el servicio lo padecerán los jericoanos por tiempo indefinido, pues no está clara la solución. Además de los hogares, un sector afectado es el de restaurantes y cafeterías.

“El lunes logré atender el 15 % de la clientela porque tenía agua almacenada, pero ya no hay manera, la que se recoge en los carrotanques es muy poca”, aseguró Aldemar Cardona, administrador del restaurante Bendito Café, ubicado en el parque central, donde hay cerca de 40 negocios similares, muchos sin poder abrir. El servicio de gas ya fue restablecido en el 95 % del municipio.

Mientras el drama asedia a los dueños de las siete viviendas afectadas y una más arrasada, a las 217 personas alojadas en los albergues y a las 2.656 familias afectadas de diversa manera, el alcalde anunció la calamidad pública (ver ¿Qué sigue?), una figura que les permite a las administraciones afectadas por tragedias disponer de recursos rápidos y agilizar procesos de contratación para ayudar a los damnificados. Una decisión que abre esperanzas en medio del caos y la desesperación que vive el municipio.

en definitiva

Aunque ayer ya se restableció el servicio de gas en casi todo el pueblo, Jericó, ahora bajo la figura de la calamidad pública, padece un desabastecimiento de agua que afecta hogares y negocios.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? estudios para una solución eficaz

Tal como lo anunció el lunes el Puesto de Mando Unificado (PMU) de Jericó, ayer martes la alcaldía adoptó la figura de la calamidad pública, que le dará prioridad a la atención de las familias más afectadas por la creciente súbita, y adelantar los procesos de contratación para la intervención del cerro Las Nubes, una vez se tengan los estudios científicos, que indiquen las labores necesarias para solucionar el problema de fondo. La calamidad, según el decreto, es por seis meses prorrogables, de acuerdo a los avances en su vigencia.

En Apartadó avanzan ayudas, pero faltan colchones

Ricardo Camargo, gerente delegado para la atención de la emergencia en Apartadó, indicó ayer que pese a que la comunidad y el sector empresarial se ha volcado a terminar las labores de remoción de escombros, esta tarea sigue pendiente en sectores como La Esmeralda, La Esperanza y Fundadores. “Hemos entregado más de 2.100 mercados y kits de cocina, pero la situación sigue siendo crítica porque hay familias que lo perdieron todo y no tienen dónde cocinar. Además, hacemos un llamado a las empresas grandes de la región para que nos ayuden con colchones que es lo que más necesita la gente”, indicó el funcionario. A su vez, se desarrolla en simultáneo un trabajo de limpieza de las calles con maquinaria enviada desde Bogotá y se está a la espera de una estrategia de vacunación para evitar brotes de enfermedades. Una semana después de la emergencia continúan dos de los cuatro albergues en funcionamiento.

En Chigorodó bajó el nivel de los ríos

Manuel Velásquez, director operativo del Comité de Riesgo de Chigorodó, le confirmó a EL COLOMBIANO que el nivel del agua en los ríos Guapá y León ha bajado en las últimas 36 horas, lo que ha permitido que las más de 45 familias afectadas por las inundaciones regresen a sus viviendas en la zona rural del municipio.

“Lo que estamos haciendo ahora es un monitoreo constante para generar las alertas tempranas. Aunque en el municipio ha seguido lloviendo, por fortuna para el lado de la cordillera no ha sido tan fuerte lo que ha permitido que baje un poco el nivel de los ríos y la gente regrese a sus viviendas”, indicó el funcionario.

Voceros de Chigorodó detallaron, sin embargo, que el nivel de alerta no ha bajado porque los pronósticos meteorológicos no son favorables para los próximos días. Las comunidades más afectadas por esta emergencia son las que se ubican en las veredas de Guapá León y Unión Las Parcelas.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección