<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Nueva junta de EPM, a cuentagotas: aún hay sillas vacías

Alcalde Quintero designó ayer tres miembros del nuevo órgano directivo. Cuatro ex alcaldes fijan sus posiciones.

  • Asofondos pidió a EPM adoptar los correctivos para evitar la vulneración al gobierno corporativo. FOTO jaime pérez
    Asofondos pidió a EPM adoptar los correctivos para evitar la vulneración al gobierno corporativo. FOTO jaime pérez
  • Jorge Iván Palacio - Alberto Preciado Arbeláez - Sandra Suárez Pérez
    Jorge Iván Palacio - Alberto Preciado Arbeláez - Sandra Suárez Pérez
15 de agosto de 2020
bookmark
55 %
de sus utilidades le transfiere al año EPM a Medellín, según un acuerdo municipal.

Cincuenta y ocho horas pasaron desde que el alcalde Daniel Quintero aceptó la renuncia de la anterior junta directiva de EPM (8:09 p.m. del martes) y empezó a hacer públicos sus reemplazos (6:00: a.m. de ayer), ambos hechos informados desde su cuenta de Twitter.

El anuncio de quienes conformarían el órgano colegiado de administración y representación, según lo determinan los estatutos de la empresa (artículo 6 del acuerdo municipal 12 de 1998), tuvo a la expectativa a la ciudad luego del trino que el mandatario público el jueves (6:02 a.m.): “Inicia una nueva era. En horas de la tarde anunciaré nombres junta Ruta N y EPM”.

Antes de presentar los miembros que completarán la junta (solo quedó él luego de la masiva renuncia del martes), Quintero dijo que solicitará la revisión del gobierno corporativo “para ajustarlo a las mejores prácticas internacionales defendiendo siempre los intereses de EPM, con independencia, honestidad y transparencia”.

Cronología de la semana

El lunes (5:11 p.m.), Quintero anunció que EPM había tomado la determinación de demandar a los constructores, diseñadores, interventores y aseguradores del proyecto Hidroituango, con una pretensión inicial de $9,9 billones.

Esa noche, los miembros de la junta directiva de EPM le enviaron una carta a Álvaro Guillermo Rendón, en la que protestaron por su exclusión en el debate de asuntos claves para la compañía, así como el manejo de la información respecto a las decisiones de la gerencia en los últimos días.

“Nos permitimos manifestar nuestra preocupación y malestar por (...) la no discusión y análisis de temas relevantes en los que la Junta Directiva debería participar y no se le está teniendo en consideración”, dijo la misiva.

El martes, entre las 7:00 a.m. y las 9:00 a.m., tuvo lugar una reunión extraordinaria con el alcalde en la que se abordaron los temas relacionados con los planteamientos expuestos en carta presentada ante el gerente general.

Sin explicaciones satisfactorias, pasadas las 4:40 p.m., la junta en pleno dimitió. “Señor alcalde (Daniel Quintero Calle), al no estar de acuerdo con el actual manejo que se le viene dando a temas tan fundamentales para el presente y futuro del Grupo EPM y el reiterado desconocimiento a la junta directiva, nos vemos obligados a presentar nuestra renuncia como miembros de esta”, dijo la carta de renuncia.

Dieron un paso al costado Luis Fernando Álvarez Jaramillo, Jesús Aristizábal Guevara, Andrés Bernal Correa, Oswaldo León Gómez Castaño, Javier Genaro Gutiérrez Pemberty, Gabriel Ricardo Maya Maya, Manuel Santiago Mejía Correa y Elena Rico Villegas.

El hecho generó una crisis administrativa sin precedentes en la entidad tras la disolución de su órgano colegiado consultivo y decisorio.

Además le costó una reducción en la calificación a EPM por la firma de riesgos Fitch Ratings, de BBB a BBB-, debido a que “se incrementó la intervención del dueño de EPM, la ciudad de Medellín, en el manejo de la compañía, lo que representa un deterioro de los controles del gobierno corporativo en la compañía”.

El rol de la junta

El acuerdo municipal 12 de 1998 estableció los actuales estatutos de la empresa. El artículo seis señala que para los fines de dirección, administración y representación, EPM tiene un gerente general y una junta directiva.

Esta última está integrada por el alcalde (quien preside o su delegado para que lo reemplace en ausencias temporales); cinco personas designadas libremente por el alcalde; y tres personas escogidas también por el alcalde, entre los vocales de control registrados por los comités de desarrollo y control social de los servicios públicos domiciliarios.

Luis Pérez Gutiérrez, ex alcalde de Medellín (2001-2003), dijo que las juntas de EPM han estado conformadas por personas de las más altas calidades. “Tengo como convicción que a la junta que ingreso trato de hacer equipo, crear sinergias y tener objetivos comunes porque si la junta no tiene la misma empatía en los objetivos que se ha propuesto el gobierno, es muy difícil que jueguen bien. Es como un equipo de fútbol, por más estrellas que tenga, todas deben perseguir un mismo fin”.

Para Sergio Fajardo (alcalde entre 2004-2007), el incidente con la junta le pone “oscuros nubarrones” a la gestión de Quintero. “Es un punto de inflexión en su gobierno, más aún, en su carrera política”. Afirmó que debe abrir las puertas de EPM para que la sociedad vea y entienda cómo está la empresa y señalar explícitamente cómo la van a conducir.

“Es urgente establecer un diálogo con diferentes sectores de la sociedad seriamente interesados en el futuro de la empresa y su relevancia para la ciudad, Antioquia y Colombia. Conformar un comité de seguimiento y recuperar la confianza en EPM que, si no reaccionamos ya, la perdemos para siempre”, sostuvo.

El exgerente de EPM, Federico Restrepo (2008-2011), dijo que todas las decisiones sobre el rumbo estratégico de EPM han pasado por la junta, al igual que la definición de la mega, los planes de negocio a futuro y los planes con los proyectos en curso.

“El gerente propone pero la junta dispone”, afirmó. Añadió que es órgano consultivo y de decisión. “Se rigió por relaciones cordiales (durante su administración). Hubo discusiones amplias frente a temas de estrategia y ejecución de proyectos de importancia, con visiones de más largo plazo (10 años)”, indicó.

El ex alcalde Alonso Salazar (2008-2011) opinó que pese a que los estatutos definen funciones para la junta, el alcalde debe tener respeto por una empresa que es patrimonio de la ciudad y no por lo que crea en su leal saber y entender. “No hubo en mi gobierno ninguna decisión que no pasara por ahí. La junta de EPM siempre ha sido muy técnica, están los representantes de la academia, de los usuarios”, indicó.

El ex alcalde Federico Gutiérrez (2016-2019) dijo que las juntas no son de adorno y que cumplen una función legal dentro de las compañías. “Así existan discrepancias, lo importante es llegar a acuerdos. No se puede faltar al respeto de la junta. Medellín tiene el segundo conglomerado público más grande y el papel de las juntas es clave. No es momento de soberbia, de altanería, de ínfulas de poder. Es momento de reflexión y de respeto a la institucionalidad que se ha creado a lo largo de tantos años”, opinó .

$!Jorge Iván Palacio - Alberto Preciado Arbeláez - Sandra Suárez Pérez
Jorge Iván Palacio - Alberto Preciado Arbeláez - Sandra Suárez Pérez

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*