<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Petro propuso la ruta para lograr la paz total en Ituango

El presidente pidió mayor autonomía a alcaldes para tomar decisiones de seguridad y afirmó que los grupos armados en este municipio están dispuestos a negociar.

  • El presidente Gustavo Petro escuchó a la comunidad y luego dio un discurso en el que, entre otras cosas, dio instrucción para que los alcaldes tengan autonomía y puedan tomar decisiones de seguridad oportunas. FOTO Camilo Suárez
    El presidente Gustavo Petro escuchó a la comunidad y luego dio un discurso en el que, entre otras cosas, dio instrucción para que los alcaldes tengan autonomía y puedan tomar decisiones de seguridad oportunas. FOTO Camilo Suárez
  • A diferencia de su visita a El Tarra, Petro tuvo una escolta más nutrida y menos contacto con la comunidad, como medida de seguridad tras el hallazgo del artefacto explosivo. FOTO Camilo Suárez
    A diferencia de su visita a El Tarra, Petro tuvo una escolta más nutrida y menos contacto con la comunidad, como medida de seguridad tras el hallazgo del artefacto explosivo. FOTO Camilo Suárez
Publicado el 28 de agosto de 2022

Con la llegada de Gustavo Petro a Ituango, sobre las 2:30 de la tarde de este sábado, se conoció una noticia que generó inquietud: muy cerca, la Policía encontró un explosivo. Unos minutos después, mientras el ministro del Interior Alfonso Prada hablaba de la protección de líderes sociales, se escuchó una detonación. “¿Vieron que no era nada?”, dijo el ministro, tratando de calmar los ánimos. “Solo una detonación controlada, nada que temer”. El público presente, apostado en las gradas del coliseo del colegio Pedro Nel Ospina, prorrumpió en aplausos y vítores. No hubo lugar para el miedo.

La llegada de Petro a Ituango, su primera visita a Antioquia como presidente, revolcó las emociones en el pueblo. Muchos madrugaron para cumplirle a la cita presidencial. A las 10:00 de la mañana, las puertas del colegio Pedro Nel colapsaron. Con cédula en mano, amontonándose, muchos intentaban entrar para hablar con Petro y los congresistas.

Albeiro Domicó es ejemplo del fervor que vivió Ituango. Es embera eyábida y vive a dos días de camino del pueblo. Desde el jueves, con ganas de asistir al evento, emprendió camino por lomas y monte, atravesando ríos. Llegó al casco urbano ayer por la mañana. Aunque no domina bien el español, escuchó atentamente los reclamos de la población, los llamados de los congresistas, las palabras de Petro.

Mientras en el colegio avanzaba la jornada, las calles de Ituango estuvieron cerradas por la Policía. Las azoteas de las casas fueron ocupadas por hombres del Ejército y la Policía que, recorriendo sus propios pasos, vigilaban con binoculares, atentos, que nada extraño fuera a suceder.

En los alrededores, algunos conversaban para matar el tiempo. En una esquina, bajo el dintel de una puerta, tres hombres charlaban. Aunque con cierta apatía política, comentaban que la llegada del presidente era algo que no habían vivido. “Es bienvenido acá en Ituango, que venga para que mejore las cosas. Nos alegra mucho que se acuerden de nosotros, que nos visite un presidente”.

En el recinto, mientras tanto, se presentó un hecho particular. Entre los congresistas de la bancada del gobierno se metió un opositor, José Vicente Castro, senador del Centro Democrático. Iván Cepeda, elegido por el Pacto Histórico y quien presidió el evento, le hizo un reconocimiento al opositor y lo invitó a tomar la palabra. “Bienvenida la oposición”, dijo Cepeda. Castro llamó la atención sobre la importancia de la paz y exaltó la labor de la fuerza pública.

Antes de la detonación controlada, el ministro Prada anunció que Franklin Castañeda asumirá la dirección de Derechos Humanos del Ministerio del Interior. Castañeda tiene 22 años de experiencia en esos menesteres. “Tenemos 49 propuestas de corto y largo plazo para proteger la vida de los líderes. Hay 29 de ellas que podemos implementar en los primeros 100 días de gobierno. Serán acciones concretas que dependerán del PMU por la vida”, dijo el defensor.

Un desembarco estatal

La visita de Petro tenía como centro la instalación de un Puesto de Mando Unificado (PMU) por la vida. El Gobierno Nacional definió los 65 municipios que más tienen riesgo para los líderes sociales. La idea es hacer un “desembarco del Estado”, como lo dijo Prada, para proteger la vida de los más vulnerables. El de Ituango es el segundo que se instala (el primero fue el de Norte de Santander, ver nota adjunta).

En la mañana, la Comisión de Paz de la Cámara y del Senado instaló una sesión previa a la instalación del PMU. Las víctimas y defensores de derechos humanos pudieron hablar largamente. Denunciaron, entre otras cosas, la presencia de grupos armados que coartan las libertades de las poblaciones rurales.

Las palabras de Petro

Petro se sentó a la cabecera de la mesa y escuchó a líderes sociales, mineros y educadores de Ituango, el Nordeste y el Bajo Cauca de Antioquia. Tomando nota, mientras almorzaba, el presidente oyó las preocupaciones de los líderes. Aunque la mayoría apuntaban a la seguridad para las poblaciones rurales, muchos pidieron educación superior para la región y control a las extorsiones.

Petro tomó la palabra, al fin, después de la larga escucha. En tono sosegado, dijo que el PMU no era un asunto arbitrario, sino que se trataba de un mecanismo para tomar decisiones inmediatas.

El centro de su discurso se basó en el papel de los alcaldes de los municipios más afectados por la violencia “El alcalde es el que manda. Es su obligación dar aviso si hay un llamado de alerta sobre una posible masacre. El Puesto de Mando Unificado tiene como sentido proteger la vida y esa es la responsabilidad del alcalde”, dijo Petro.

El presidente, paso seguido, dio instrucción al Ministro de Defensa, Iván Velásquez, para que los alcaldes tengan autonomía y puedan tomar decisiones oportunas. La otra tesis del presidente giró en torno a que las economías ilegales, como la producción de cocaína y la minería ilegal, son el motor de la violencia y los asesinatos.

La noticia importante que dio el mandatario es que los grupos armados que delinquen en Ituango ya han mostrado interés de acercarse a la propuesta de la paz total. El Clan del Golfo y las disidencias del frente 36 de las Farc han mostrado voluntad.

Petro, además, habló de un desarme de la violencia en el país. Dijo que para ello hay que reemplazar los cultivos ilícitos y la minería ilegal. Al final, el presidente echó una pulla al gobierno anterior: “La seguridad humana se mide en vidas, mientras la otra seguridad se medía por muertos”.

Luego de su intervención, el comisionado de paz Danilo Rueda se pronunció. En línea con lo que ha dicho el gobierno, recalcó la importancia de la “paz total”, es decir, el acercamiento con intenciones de paz con grupos armados.

Señaló que por ahora se están haciendo exploraciones con algunos de esos grupos e hizo un llamado explícito: los que quieran sumarse a la propuesta, como “los caparros” o “los pachelly”, deberán buscar un acercamiento con el Gobierno bien sea por medio de una carta o un video que demuestre su voluntad de paz.

Por ahora, reveló el comisionado, ha habido acercamientos con el Clan del Golfo y la llamada Segunda Marquetalia, las disidencias de las Farc que delinquen en el oriente del país.

La primera visita de Petro a Antioquia terminó con aplausos de los asistentes. Danid Tapias, líder juvenil que tomó la palabra, dijo que, aunque su presencia generaba esperanza, aún persiste escepticismo; recelos que se expresan en la ausencia de cultura, las vías intransitables, la presión de los grupos armados. “La vida no es libre en las veredas. Los armados dicen a qué horas puede uno caminar, por dónde puede estar, qué puede hacer. Eso nos genera dudas sobre si algo pueda cambiar”.

Aunque las promesas de un mañana mejor ilusionan, el desarraigo y las heridas de la guerra siguen dominando el presente. Cuando los paramilitares llegaron por primera vez a la finca de María Candelaria Zuleta le cortaron de un hachazo la cabeza a uno de sus marranos.

María Candelaria Zuleta, a sus 87 años, sigue esperando conocer la paz que tanto le han prometido. “Nosotros sentimos mucho miedo pero nos quedamos un año más. Vivíamos en la vereda Olivares, cerquita a La Granja. Un año después volvía con mi familia de misa y nos encontramos la casita destruida, habían dañado los colchones y la ropa. Nos tocó desplazarnos hasta el pueblo, eso fue hace 22 años”.

Entre las 500 personas que asistieron al coliseo, Maria Candelaria Zuleta era la más anciana. Caminó desde su casa, cerca al parque, hasta la Institución Educativa Pedro Nel Ospina. Llegó acompañada de su sobrina. Su petición al presidente fue clara: “Quiero regresar a mi tierra y que mis nietas puedan tener empleo”.

Con la caída de la tarde, y una bruma que se posó sobre el pueblo, terminó el alborozo por la visita del presidente. Las calles volvieron a su letargo cotidiano. Cayó un aburrimiento que, esperan los pobladores, no sea interrumpido por la violencia .

29
estrategias ejecutará Petro en los primeros 100 días para defender a líderes sociales.
65
municipios priorizó Petro para instalar los PMU en defensa de la vida y el territorio

Contexto de la Noticia

Paréntesis Lo que se sabe del explosivo

Según el comandante de la Policía de Antioquia, coronel Daniel Mazo, para las visitas presidenciales se lleva a cabo un protocolo frente a casos de explosivos.

De acuerdo con el coronel Mazo, los uniformados realizaron una inspección con un perro antiexplosivos y este alertó la presencia del artefacto “en una vía secundaria”, luego de lo cual la Policía realizó la activación controlada.

El oficial también aseguró que en ningún momento estuvo en riesgo la vida del presidente Petro.

radiografía a quintero lo hicieron quedar mal en ituango

“Llegando al municipio de Ituango con nuestro Presidente Gustavo Petro”, trinó el Alcalde de Medellín, y puso fotos del paisaje y una selfie en la que sonríe y Petro luce tranquilo. Durante la instalación del Puesto de Mando Unificado no estuvo en la mesa principal.

En el evento también estuvieron María Camila Villamizar, secretaria de Gobierno; y los exsecretarios Esteban Restrepo y Juan Carlos Upegui. A Quintero lo hicieron quedar mal: la lideresa social Juliana Ramírez le hizo un reclamo por la falta de diligencia que ha tenido con la defensa de los derechos humanos en la ciudad. “Tenemos el protocolo y aún no se firma, entonces necesitamos que esto sea en lo más pronto posible y urgente”. Se refería al protocolo de protesta que se está construyendo desde 2020 y que espera respuesta del alcalde.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección