<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

“Sí queríamos entrar y pintar la iglesia”: feministas

Durante las protestas de esta semana, un grupo de mujeres llegó hasta la Iglesia San Ignacio e intentaron entrar a la fuerza, ¿qué las motivó?

  • El párroco Guillermo Zuluaga oficiaba eucaristía a puerta cerrada en el momento en que las mujeres llegaron para pintar las paredes y dañar las rejas de la capilla, se vivieron momentos de pánico. FOTO JAIME PÉREZ
    El párroco Guillermo Zuluaga oficiaba eucaristía a puerta cerrada en el momento en que las mujeres llegaron para pintar las paredes y dañar las rejas de la capilla, se vivieron momentos de pánico. FOTO JAIME PÉREZ
01 de octubre de 2021
bookmark

El 28 de septiembre la ciudad vivió una nueva jornada de protestas, por un lado marchó el magisterio y por el otro marcharon los colectivos feministas que piden un aborto libre y seguro. Sucedió lo de siempre: consignas, colores, muros pintados con frases de lucha. Pero todo giró extraño cuando las mujeres llegaron a la Iglesia San Ignacio, en el centro de la ciudad, y decidieron atacar lo que consideran “un símbolo de la opresión patriarcal sobre la mujer”.

Ahora muchos se preguntan si los colectivos feministas tienen saña con la Iglesia San Ignacio. Ese día la jornada empezó agitada porque desde la organización de la marcha por el aborto se indicó que ningún hombre podía ir a cubrir la jornada, solo mujeres o divergentes sexuales. El debate se abrió en redes, sin embargo una de las participantes de la marcha le dijo a EL COLOMBIANO: “No queríamos hombres opinando sobre nosotras, sobre nuestras protestas, sobre nuestros cuerpos, como ha sucedido en la historia”.

Las mujeres recorrieron el Centro desde el Teatro Pablo Tobón Uribe —donde se pintó un mural—, bajaron por La Playa, tomaron la Oriental y subieron por Ayacucho hasta la plazuela San Ignacio. La protesta era repetida contra “el Gobierno y el patriarcado, que se creen dueños de nuestros cuerpos”. Tenían entre sus planes visitar varias iglesias y pintarlas pero en San Ignacio los ánimos se subieron. Una de las mujeres les contó a sus amigas que alguna vez abortó y pidió ayuda allí pero aseguró que los religiosos le dijeron que era una pecadora. Hubo indignación y la atacaron.

“Lo de San Ignacio no fue planeado, ni tuvo un motivo específico, fue el que se nos presentó. No planeamos acciones directas, se fueron dando, el dañar las rejas simplemente fue ocurriendo y ya la intención sí era pasar por varias iglesias. El recorrido fue corto. La idea era como incomodar”, dice una de las mujeres que participó en la marcha.

En un principio creyeron que la iglesia estaba vacía, pues las puertas estaban bien cerradas, no sabían que minutos antes se habían encerrado para evitar que quienes protestaban entraran a interrumpir la eucaristía que allí se desarrollaba. Intentaron entonces entrar, pero alguien se percató de que había gente adentro y que estaba asustada.

“No era como un atentado contra la gente sino contra lo que representa la religión, esa forma de oprimir a la mujer”, dice la mujer, quien añade que si bien algunas de las que manifestaban se contuvieron al enterarse de que había gente adentro, otras sí querían ingresar, “quisimos entrar y pintar la iglesia, dejarla bien linda. Nunca pensamos hacerle daño a la gente”.

El párroco Guillermo Zuluaga, quien oficiaba la eucaristía, manifestó el susto que vivieron. A EL COLOMBIANO le dijo en su momento: “Uno tiene derecho a manifestar sus puntos de vista, pero siempre desde el respeto y la tolerancia. Esto no era una manifestación a favor de una idea, era expresión de violencia”.

Son tiempos en los que la historia vive una revisión constante, y se pide la garantía de los derechos y las libertades personales, sin embargo no deja de ser inquietante y peligroso el uso de la violencia, la barbarie que pone en riesgo la vida de los demás

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*