<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los tacos sin fin de la 4G que conecta a Antioquia con el Eje Cafetero

Pacífico 3 registra una ejecución del 95%, pero aún es una vía traumática. Los pare y siga son interminables.

  • Los primeros tacos por cuenta de los pare y siga de Pacífco 3 se registran a tres kilómetros de La Pintada.
    Los primeros tacos por cuenta de los pare y siga de Pacífco 3 se registran a tres kilómetros de La Pintada.
  • Los tacos sin fin de la 4G que conecta a Antioquia con el Eje Cafetero
  • Los tacos sin fin de la 4G que conecta a Antioquia con el Eje Cafetero
  • Los tacos sin fin de la 4G que conecta a Antioquia con el Eje Cafetero
Publicado el 17 de septiembre de 2022

Traumático. Esa es la palabra que usan los viajeros para describir el recorrido por la 4G Pacífico 3, entre La Pintada, en Antioquia, y La Virginia, en Caldas. Aunque hace un año la concesionaria dijo que los 146 kilómetros que integran el tramo estarían a punto este julio, la obra no logra su cierre. Los dolores de cabeza para quienes viajan hacia Valparaíso, Támesis, Jardín, Caramanta y el Eje Cafetero son la constante. Hasta tiro al blanco juegan los conductores y pasajeros en medio de la “eternidad” de los pare y siga.

La ejecución del proyecto llegaba al 95% —con corte al 30 de agosto— pero el porcentaje parece no reflejarse en las operaciones que tienen lugar en el sector: casi quince horas toma viajar desde Medellín hasta Manizales o Pereira. “Es más fácil bajar por Santa Fe de Antioquia, que son 70 kilómetros más, para llegar hasta La Pintada. Así se evita uno este suplicio”, cuenta uno de los conductores.

Para este viaje, entonces, es oportuno preparar provisiones: alimentación, agua y, sobre todo, paciencia. El corredor carga con las afugias de Pacífico 1, lo que convierte cualquier recorrido por el Suroeste en un calvario. El aumento en los tiempos de viaje retratan lo que ocurre: recorridos de seis horas se han duplicado y lo paradójico es que parecen escasear las soluciones.

El proyecto

La inversión que se ha hecho en este corredor, según la Autoridad Nacional de Infraestructura (ANI), alcanza los $2,19 billones. Son cinco los tramos constructivos, de los cuales cuatros ya están en operación: La Virginia - Asia, la variante de Tesalia, La Manuela - Irra y desde este punto hasta La Felisa. El problemita, dicen quienes padecen los pare y siga a partir de La Pintada, es que el tramo pendiente impacta directamente a Antioquia: entre La Felisa y La Pintada el avance es del 77%.

El proyecto afronta retrasos notables, pues su entrega estaba proyectada para mayo de 2021 y luego para mitad de este año. Es el tercero de los Pacíficos, corredor clave para conectar las operaciones que comienzan al sur del Valle de Aburrá y que buscan llegar al suroccidente del país, a través de Caldas y Risaralda, y luego a los puertos del Pacífico.

Fredy Hurtado, alcalde de Tarso, municipio que no limita directamente con el corredor, confirma las afugias: “Estamos afectados con esos pare y siga de una y dos horas. Uno va hasta Irra, en inmediaciones con Risaralda, y ve los avances. Están muy quedados en la parte de Antioquia. Los viajes al Eje Cafetero se han extendido mucho y eso no nos conviene”.

Y es que la mayoría de trabajos de esta 4G tuvieron lugar entre Risaralda y Caldas, por donde cruzan los cuatro tramos concluídos. Eso, según Yeyson Giraldo, habitante de La Pintada, podría explicar el drama que viven en su municipio. Dice que además de los pare y siga, que también perturban la movilidad local, las ventas de los comerciantes del pueblo terminaron cayendo en un 80%. Ahora los vehículos no atraviesan La Pintada, sino que cruzan por una orilla.

“Desconcierto, zozobra y miedo, eso es lo que sentimos. Nos aislaron, la economía está en cuidados intensivos. El cierre total de la vía Santa Bárbara - La Pintada agravó más la situación. Muchos locales comerciales cerraron y hay gente que se quedó desempleada. El futuro de 7.000 habitantes es incierto”, afirma.

Los retos que ha afrontado esta 4G no son menores. Hablamos de la interferencia del poliducto Medellín - Cartago, una red de combustible de 15 kilómetros; enredos en la gestión predial por cuenta de las construcciones informales a pie de río; el terreno, como si fuera poco, es uno de los más retadores de la región: se trata de una vía estrecha, donde el Cauca divide altos taludes montañosos de las cordilleras Central y Occidental.

El drama de los viajeros

La promesa que trae bajo el brazo este proyecto es reducir en dos horas los trayectos de vehículos livianos entre Medellín y Manizales, pasando de cuatro horas y media a dos y media. Igual ocurre con el tramo Medellín - Cali, cuya proyección es mitigar los tiempos en seis horas para los vehículos de carga, pasando de 15 horas a trayectos de nueve.

Esta meta, sin embargo, sigue a medias. A la luz del reloj las cuentas no cuadran: llegar a La Pintada tarda tres horas y media, saliendo desde Medellín a las 6:00 de la mañana. A esa hora, dicen en el corredor, el tráfico es más movido por la baja en los vehículos de carga pesada. Pese a eso, el primer pare y siga aparece a tres kilómetros. “La espera mínima, teniendo suerte, es de media hora”, afirman en la zona.

Es tal la situación que la concesionaria se ha visto en la necesidad de habilitar juegos para calmar los ánimos entre los usuarios y hacer menos traumática la espera. Los pasajeros y conductores de buses que llevan al Eje Cafetero terminan jugando tiro al blanco y otras actividades lúdicas bajo el sol de mediodía. Las pausas activas incluyen música a alto volumen, trovas y hasta agua para la hidratación.

Lo que sucede es que el corredor se ha convertido en una papa caliente: además de los pare y siga por las obras pendientes, los trabajos de Pacífico 1 terminan de traumatizar su operación. La ola invernal, que sacó de funcionamiento la vía Santa Bárbara - La Pintada, terminó de desbordar la zona: la operación turística y de carga se ha volcado a un solo corredor.

Así lo describe el alcalde de Venecia, Óscar Sánchez, para quien el viacrucis no cesará hasta que las tractomulas encuentren una ruta alterna. “Si las mulas siguen por Bolombolo, no hay forma de evitar esa congestión. Hay otras opciones viales, pero los conductores toman esta ruta para evitar los fletes. Reducir el costo de los peajes ayudaría a distribuir la operación”, sostiene.

El retorno de La Pintada a Medellín demanda de altas dosis de paciencia.

Superados los Pacíficos 3 y 2 vienen los embotellamientos en Pacífico 1: dos horas y media demanda el recorrido entre Amagá y el peaje que lleva el mismo nombre. Los conductores alcanzan a echarse siestas de hasta una hora. Seis horas implica este recorrido. ¡Y eso que no salimos del departamento!

Edison Ferney Henao Hernández

Periodista y politólogo en formación. Aprendo a escribir y, a veces, hablo sobre política.

Santiago Olivares Tobón

Periodista por pasión. Me gusta contar las historias de la ciudad desde todos sus puntos de vista y mostrar lo bueno y lo malo de nuestra realidad.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección