Inflación: hablaremos de ti, ahora que nadie te recuerda

Hace 20 años, cuando regresé a Colombia después de vivir 7 años en Europa, la inflación era el tema de moda de los economistas…era el fantasma que espantaba nuestro sueño. Y había razones para ello: muchos países latinoamericanos habían acumulado “hiperinflaciones”  y en Colombia, modelo rescatable de la región, este indicador reflejaba, para 1990, 33% (ver el gráfico 1C de Juan Carlos Arango Q.). Hoy que nuestra inflación es del 4% o menos, aquello suena como una monstruosidad. Pero el monstruo duerme, no ha muerto, y hay que vigilar su sueño.

Este gráfico, diseñado por el profesor Juan Carlos Arango Q., muestra como la inflación colombiana ha caído de más de 30% al 5%. Pero también muestra el vínculo entre inflación y salarios (en este caso el salario mínimo). Si la inflación baja, los empresarios pueden tener menores costos laborales.

¿Qué es la inflación?

La inflación es el incremento generalizado del nivel de precios. Para medir la inflación, las autoridades económicas “construyen” una canasta con los bienes y servicios que más consumimos en nuestra cotidianidad. A cada bien o servicio le dan un peso relativo (ponderado) de acuerdo a su importancia con respecto a los ingresos de la población. Así, por ejemplo, tiene más peso en la canasta el arriendo de la vivienda que los paquetes de cigarrillos que nos fumamos. Entonces, le hacen seguimiento al comportamiento de los precios de esta canasta, lo que les permite medir el comportamiento de la inflación.

¿Qué produce inflación?

La inflación se puede mirar desde dos panorámicas relacionadas: la inflación a través de la oferta o la inflación por incremento en la demanda.

Llamaremos inflación de oferta a aquella que se produce como consecuencia del aumento directo en los costos de producción. O sea, cuando los precios suben debido a que los productores tienen mayores costos de materias primas (combustible costoso, metales caros, etc.), pagan salarios más altos, se les incrementan los impuestos (impuesto a la renta, predial, etc.) o se les encarece el crédito para capital de trabajo (altas tasas de interés).

La inflación se produce cuando se incrementa la demanda porque las familias aumentan su consumo (mejores salarios, más uso de las tarjetas de crédito, etc.), las empresas incrementan sus inversiones (aumentan la compra de materias primas, maquinarias, insumos y servicios), el gobierno incrementa el Gasto Público (salarios de funcionarios públicos, subsidios a la población, gasto militar, obras públicas, etc.) o el país aumenta su superávit comercial (son más las divisas que entran por exportaciones que las que salen por importaciones).

¿Es mala la inflación?

No, per se, la inflación no es mala. Que los precios suban puede ser un indicio de que hay necesidades insatisfechas, compradores deseosos de adquirir bienes y servicios, y eso podría estimular a los empresarios a producir más, lo que genera empleo y crecimiento del PIB. Hasta acá, la inflación es positiva.

La inflación es mala cuando crece de manera crónica, galopante y se halla por encima de las metas de las autoridades económicas. O sea, una inflación creciente hace más inciertas las utilidades de las empresas, empuja la tasa de interés hacia arriba y afecta la competitividad de los productos nacionales frente a los extranjeros.

Una inflación elevada se come rápidamente los ingresos de los trabajadores y los que más lo van a sentir son aquellos que ganan menos, ya que dedican casi todo su ingreso al consumo. Así, una inflación del 20%, hace que un trabajador compre 20% menos bienes y servicios en diciembre que en enero cuando le habían subido el sueldo. Y en Colombia, un alto porcentaje de la población gana dos salarios mínimos o menos (ver gráfico 21 de Juan Carlos Arango Quintero). A ellos, más que a nadie, los beneficia una baja inflación.

juan carlos arango quintero

Según este gráfico del profesor Quintero, 65% de los colombianos para el año 2000, ganaban dos salarios mínimos o menos.

¿Debemos preocuparnos en el presente?

El fantasma de la inflación está ahí. Con una economía mundial debilitada aún por las secuelas de una recesión que aún no nos abandona, donde la preocupación global es recuperar el crecimiento y estimular el empleo, el control a la inflación pasa a un segundo plano. Pero, hay señales que se deben monitorear permanentemente:

- Los precios mundiales de combustibles y productos agrícolas encarecen los costos de producción y el consumo,

Importancia de alimentos y combustibles en la inflación de la décadaEste gráfico del Observatorio Económico de la Universidad Sergio Arboleda (con datos de bloomberg) muestra que los alimentos han subido hasta en 13% (2008) y los combustibles 30% (2006).

- El creciente gasto público norteamericano y el déficit fiscal de dicho país pueden exportar inflación por exceso de gasto y, en el mediano plazo, elevar las tasas de interés cuando Estados Unidos deba salir a buscar nuevas fuentes de financiación de su déficit,

- La reacción de los demás países desarrollados para enfrentar la tendencia de devaluación del dólar. Incluso el riesgo de una guerra comercial (proteccionismo) que traería nuevos vientos inflacionarios (escasez de productos por tener el mercado cerrado),

- La tendencia deficitaria de los gobiernos colombianos, que provoca endeudamiento público; algo semejante a lo que se presenta en Estados Unidos, pero en menor magnitud.

Los empresarios no se deben alarmar pero tampoco descuidar. Cuando el Banco de la República tome medidas antiinflacionarias será antes de que la inflación esté a la vista; la banca central opera con radar y ve a lo lejos.

FMI: nuevos dueños

La actual crisis cambiaria mundial está involucrando a todo el mundo. Ya los grandes temas de la agenda global no se definen en el G-7 sino en el G-20, o sea, las tres grandes potencias de la economía de la segunda mitad del siglo XX (Estados Unidos, Japón y la Unión Europea) y los mercados emergentes, con los BRIC a la cabeza.

De hecho, el FMI ha redistribuido sus acciones y sus votos, dando a los mercados emergentes 6% más de participación. Esto significa que los países industrializados, otrora propietarios de 63% del capital del FMI, ahora sólo poseen el 57%. Este cambio de estructura de capital es una señal de cuál es la nueva realidad que se está viviendo en la economía mundial.

Ingreso per-capita: ¿E-U, potencia pa´rato?

Nota: es muy frecuente encontrar esta definición, Ingreso Per-cápita pero, también es frecuente que no se le de su verdadera dimensión. Por eso aclararemos el indicador para luego mostrar las cifras que nos interesan.

Ingreso per-cápita: es el total de ingreso de una población (país o región) distribuido entre todos sus habitantes. El ingreso per-cápita es un promedio simple. O sea, al utilizar este término no estamos hablando de cómo se distribuye REALMENTE la riqueza en un país determinado, sino que estamos dividiendo aritméticamente los ingresos que recibe una economía (salarios, ganancias, intereses, rentas) entre el total de sus habitantes. De alguna manera, el ingreso per-cápita puede decirnos qué tanta riqueza produce una población en comparación de similar.

Por ejemplo: Nicaragua y Dinamarca tienen más o menos la misma población (más de cinco millones de habitantes) pero el ingreso per-cápita de la nación escandinava es de 36.000 dólares al año (datos de 2009), mientras los centroamericanos apenas llegan a 2.600. De hecho, el ingreso per-cápita del mundo es de poco más del 10.000 dólares anuales. Como vemos en este caso, dos países con igual número de compradores tienen un significado de mercado totalmente diferente. Ya que el primero tiene 14 veces más capacidad de compra que el segundo.

El anterior análisis tendría otra connotación si comparamos dos países del mismo ingreso per-cápita, pero con diferente número de habitantes. Así, por ejemplo, Pakistán tiene un ingreso per cápita idéntico al de Nicaragua, pero más de 120 millones de habitantes.

En síntesis, el ingreso per cápita no nos dice como está distribuida realmente la riqueza (equidad o inequidad) pero tampoco nos da el peso económico real de una economía. Lo que si nos permite conocer es la capacidad de generación de riqueza que tiene una población.

Veamos el Ingreso per-cápita de diversas economías mundiales. Apoyados en un documento publicado por la ONU, y tomando como referencia el Ingreso per-cápita (IP-c) de los Estados Unidos, miremos cómo han evolucionado las diferentes regiones.

País o Región I P-c como % del

I P-c de los E-U en 1950

I P-c como % delI P-c de los E-U en 2005
Unión Europea 48% 68%
Japón 20% 72%
China 5% 20%
América Latina 27 22%
Africa 9.5 5.5%
Ex URSS (Rusia más 14) 30% 22%
India 8% 10%
Fuente: Angus Maddison. Statistics on Word Population, GDP (2008)

Reflexiones finales:

Durante más de 50 años, la población de Estados Unidos ha sido la mayor generadora de riqueza del mundo.

En este lapso de tiempo, la población de Japón, Europa y China han aumentado significativamente su capacidad generadora de riquezas. China lo ha hecho particularmente en los últimos veinte años.

El panorama de América Latina como región es bastante negativo. Hoy nuestra capacidad de generar ingresos es proporcionalmente inferior a la que teníamos hace 55 años, si nos comparamos con el referente: Estados Unidos.

A pesar del majestuoso avance de la economía China, su ingreso per-cápita está lejos del de Estados Unidos. Se calcula que el PIB de China igualará la de Estados Unidos en unos 30 ó 40 años, pero el ingreso per-cápita de los asiáticos demoraría siglos en igualar al norteamericano. De hecho la pregunta más relevante sería otra: ¿Qué hará este planeta (su medio ambiente) con 1300 millones de chinos con la capacidad de compra de los norteamericanos?

Las empresas de los mercados emergentes

1. Samsung, la empresa coreana, tiene utilidades superiores a  Nokia o Motorola.

2. CEMEX, la empresa mexicana, es la cementera más grande en Estados Unidos, la segunda en Inglaterra y la tercera a nivel mundial.

3. Las reservas petrolíferas de Gazprom, la empresa rusa, son más grandes que las de los demás países combinados.

4. Lenovo, la empresa china de computadores, que inició operaciones en 1984 con un presupuesto de 25.000 dólares, llegó a los 13.000 millones de dólares de ingresos en 2005, luego de comprarle a IBM su negocio de computadores personales.

5. En 20 años, las exportaciones de vino chileno pasaron de 10 millones de dólares a cerca de mil millones en la actualidad.

6. Las telenovelas latinoamericanas, con Televisa a la cabeza de su producción, tienen un público cercano a los 2.000 millones de personas en todo el mundo.

7. Bollywood, el centro cinematográfico de la India, produce más películas que Hollywood. Adicionalmente, en la India se vendieron en, 2001, 3.600 millones de boletos, contra 2.600 millones para las películas de Hollywood. Sin embargo, Los ingresos globales de Bollywood no alcanzan los dos mil millones de dólares, mientras la productora californiana  recauda cerca de 50 mil millones.

Mercados Emergentes vs. Economías Industrializadas

Indicador Países industrializados Países Emergentes
Población en 2005 15% 85%
PIB en 2005 79% 21%
PIB en 2005 32.5 billones de dólares 8-9 billones de dólares
PIB en 2015 39 billones de dólares 19 billones de dólares
PIB en 2030 51 billones de dólares 47 billones de dólares
PIB en 2035 50% 50%

Datos y Pronóstico de Antoine Van Agtmael en su libro The Emerging Markets century,