<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Especiales

Acuerdos entre Gobierno y Farc

La heterogénea composición de los votantes del plebiscito

  • Foto: Robinson Sáenz Vargas
    Foto: Robinson Sáenz Vargas
Por ÓSCAR ANDRÉS SÁNCHEZ ÁLVAREZ | Publicado el 01 de octubre de 2016
Infografía
La heterogénea composición de los votantes del plebiscito

En la campaña del Plebiscito compiten dos candidatos sin rostro ni personalidad: el Sí y el No. Esto dificulta la construcción de perfiles de los ciudadanos que mañana saldrán a votar en Colombia.

Las opciones de voto no están definidas por un estrato social o segmento poblacional, puesto que existen voces disímiles, incluso hasta dentro de los propios núcleos familiares.

Este fenómeno no es gratuito. Según Adolfo León Maya, sociólogo y docente del Departamento de Gobierno y Ciencias Política de la Universidad Eafit, al tratarse de una consulta extraordinaria, que no se refiere a un individuo o partido político si no a un proyecto de salida política negociada al conflicto, hace que los perfiles de los votantes sean volátiles.

“La composición tan heterogénea de los del Sí y los del No obedece a la idea convocante, que es confirmar unos acuerdos. Por eso encontramos estratos altos y bajos en los que la convergencia de condición social o económica no es suficiente para proyectar el comportamiento político de mañana”, agrega Maya.

Para Juan Guillermo Zapata, doctor en Ciencias Sociales y docente del Departamento de Sociología de la Universidad de Antioquia, la contienda, más que debatir la legitimidad o no del Acuerdo, ha sido politizada por la figuras del presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe, quienes permearon a un grupo grande de la sociedad. “En términos sociológicos existe desconocimiento del conflicto”.

Juan Ricardo Aparicio, doctor en Filosofía y Antropología de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) y docente de la Universidad de los Andes, el actual debate pasa mucho por las emociones y los afectos, y eso hace que la gente pueda pasar de una opción a otra, aun en un mismo grupo poblacional.

Las lecturas de expectativa de futuro y las vivencias del pasado influenciarán la parte emotiva del voto. Esta es la hipótesis de Olga Lucía Illera, directora del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Jorge Tadeo. “La percepción que se tenga del origen del conflicto, de cómo el conflicto lo ha afectado o invadido su entorno, inciden en todos los sectores sociales, sin importar su nivel económico y educativo”, concluye Illera.

EMPRESARIOS, HACEN CÁLCULOS DEL COSTO - BENEFICIO DEL ACUERDO FINAL

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL SÍ

Para el profesor Aparicio, de la Universidad de Los Andes, los empresarios que están con el Sí están más cercanos a experiencias de violencia, historias locales, aunque algunos grupos poblaciones tengan opiniones heterogéneas. Según Maya, son un grupo de empresarios muy cercanos a una economía social, moderna, que le han tomado más el pulso a las tendencias culturales, a la relación sociedad-Estado, empresa-universidad, y que además tienen un adiestramiento mental y político, más receptivos a la autoridad y más cercanos a apoyar el Sí. Para Sanabria, director de Grupo de estudios de las subjetividades y creencias contemporáneas (Gescco), los “cacaos” están con el Sí, entre otras cosas porque les conviene la paz.

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL NO

Sanabria afirma que entre los empresarios que están con el No, se encuentran dueños de cadenas de televisión que “de alguna manera no le hacen tanta publicidad al Sí como a otras actividades sociales. Los pequeños empresarios están con el No porque ven afectados sus intereses. El sector ganadero está con el No y las razones ellos las tienen”.

Para Aparicio estos empresarios no son muy cercanos a la violencia directa, pero aclara que esta es una sola de las dimensiones, porque lo emotivo juega un papel clave en la decisión. Maya agrega que los empresarios tradicionales, que tienen procesos productivos y de distribución son más ligados a una resolución más tradicional de los conflictos.

ESTUDIANTES DE UNIVERSIDADES, LOS MÁS ACTIVOS DURANTE TODA LA CAMPAÑA

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL SÍ

Para la profesora Illera, este sector, que no fue víctima directa del conflicto, es el que más siente empoderamiento por la idea de terminar un conflicto armado. Según Maya, los universitarios no tienen un comportamiento previsible, porque la universidades no han sido ausentes del nivel de polarización o choque de racionalidades. “Vemos jóvenes liderando unas iniciativas lúdicas, festivas y desobedientes sin ser irreverentes para hacer política, muy cercanos al Sí, resignificando la práctica política, sembrando jardines del Sí a la reconciliación, al perdón, a enterrar el conflicto”. Para Zapata las diferencias en las universidades tienen que ver con los contextos. Además, influye mucho el papel institucional de apoyo a los diálogos.

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL NO

Según Sanabria muchos universitarios que están con el No son hijos de personas que tienen tierras, y con el imaginario del ‘castrochavismo’ creen que sus intereses están en tela de juicio. Por su parte Illera afirmó que en este grupo sostienen el No al plebiscito basado en argumentos como la impunidad, costos de la implementación y otras partes técnicas del Acuerdo.

Para el profesor Maya estos universitarios representan más la expresión de esa lógica alinderada y disciplinada al llamamiento del partido político que está promoviendo el No, que en este caso es el Centro Democrático. Según Zapata estos jóvenes son más susceptibles a las emociones de las redes sociales, pero también son más proclives a buscar el fin de la guerra.

AMAS DE CASA DE LAS ÁREAS URBANAS, LAS MÁS INFLUENCIADAS POR LOS MEDIOS

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL SÍ

Según Maya este un público o sector mediatizado, con una amplia población de indecisos, que está sujeta a la línea de tener una decisión reflejo, es decir a buscar como referente a un líder espiritual o político. “Es una población mucho más influenciable al tono del medio de comunicación que tengan. No son un público de las nuevas redes sociales sino de medios tradicionales como radio y televisión, con poco acceso a prensa. No es una opinión construida o elaborada por escuchar programas de opinión sino por referencias individuales”. Por su parte la profesora Illera, de la Tadeo, explica que este grupo piensa que el Acuerdo es una oportunidad histórica y que sería imposible una renegociación ante una negativa en el Plebiscito.

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL NO

Las amas de casa pueden tener una mediana información, pues según Illera, es un sector que escucha muchas noticias. “Las que están con el No son las que hacen la lectura de que es viable la renegociación, mejorar las condiciones del Acuerdo, tener un sistema de justicia transicional diferente, que es lo que se ha movido desde los partidos de oposición”. Por su parte Mario Morales, especialista en opinión pública y medios de comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana, explica que la polarización que tiene la actual campaña se debe a que las audiencias reciben más opinión que información, que legitima sus puntos de vista. “En estos sectores buscan opiniones que les son favorables a sus preceptos”, dice Morales.

CAMPESINOS, VÍCTIMAS DIRECTAS O INDIRECTAS DEL CONFLICTO CON LAS FARC

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL SÍ

Fabián Sanabria, doctor en Sociología de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, y docente de la Universidad Nacional, los campesinos que perdonaron están con el Sí. “Según el padre Francisco de Roux el 89 % de las víctimas están dispuestas a perdonar. Quienes han sufrido la guerra saben que es mejor que esto se acabe a seguir con 20 o 30 años de guerra”, agrega Sanabria. Por su parte el profesor Maya, de Eafit, dice que en este grupo quieren suspender esa línea histórica de la violencia y la guerra. “Las víctimas crean una tendencia más favorable al Sí, por querer no repetir o tener una matriz de la experiencia del dolor y la tragedia que los conduce a pensar de manera favorable para que no se repita”.

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL NO

Según Maya, lo sectores rurales que están con el No al Plebiscito tienen una influencia de referentes de opinión. Muchos, aparte de la experiencia, se alimentan de lo que escuchan en radio. “Algunos tienen la posibilidad de discernir o hacer un mayor análisis de lo que está en juego, pero otro sectores son profundamente maleables a la condición del referente social o de partido que tengan”. Para Andrés Felipe Bernal, de la Escuela de Política de la Universidad Sergio Arboleda, la cuestión nunca es mono-causal, pues cualquier víctima encontrará razones arraigadas a su experiencia para votar por el No. Estas pueden ir desde la imposibilidad de perdonar hasta la insatisfacción de no ver reflejadas sus demandas.

LOS OBREROS, UNA POSTURA SILENCIOSA, PERO QUE SERÁ DECISIVA EN LA JORNADA

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL SÍ

Sanabria afirma que en este público priman más las identificaciones emocionales. “El obrero que se identifica con Uribe y el que se identifica con Santos y con un país que es más próspero y que sale adelante, y el otro que dice que no se debe premiar a las Farc”. Para Aparicio son grupos muy influenciados por las campañas, apegados a sentimientos, a emociones, miedos de futuro, e ilusiones de prosperidad. “En las personas común y corriente, a pesar de que hayan tenido una experiencia del conflicto, las emociones son las que los mueven en todos los terrenos cotidianos”.

LOS QUE ESTAN A FAVOR DEL NO

La profesora Illera expresa que esta campaña se ha vehiculizado un tema fuerte, relacionado con que los desmovilizados de las Farc van a ganar más que ellos. “Cuando uno habla con aseadoras, o empleados informales, que se ganan el salario mínimo, encuentra que para ellos el pago a los desmovilizados les resulta casi lesivo, y usan el argumento de ellos nunca han hecho nada malo, pagan impuestos y jamás el Gobierno les ha ayudado. Pero no ven que es un estado de transición, por un periodo limitado, y que sale mucho más barato de lo que cuesta el sistema penal”.

Contexto de la Noticia

Óscar Andrés Sánchez Á.

Politólogo de la Universidad Nacional, Periodista de la Universidad de Antioquia y maestrando en Gobierno de la Universidad de Medellín. Tratar de entender e interpretar el poder, un reto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección