<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Verdes e inteligentes, así son los campus sostenibles

  • Estudiantes y empleados han subido las lomas de El Poblado montados en bicicletas eléctricas de pedaleo asistido, un proyecto sostenible Universidad CES. FOTO Archivo
    Estudiantes y empleados han subido las lomas de El Poblado montados en bicicletas eléctricas de pedaleo asistido, un proyecto sostenible Universidad CES. FOTO Archivo
Publicado el 21 de febrero de 2020
en definitiva

Las universidades aportan a la sostenibilidad desde programas amigables con el medioambiente y proyectos de investigación que buscan soluciones para las problemáticas de la ciudad.

El que estén edificadas sobre extensiones en las que abundan especies diversas de árboles y animales, hace de las universidades de Medellín unos pequeños oasis en los que se siente bien respirar. Pero esa condición trasciende a hechos concretos que buscan preservar la vida y garantizar el bienestar de todos, que hoy son ejemplo en sostenibilidad ambiental.

No solo conservan la flora y la fauna. Las comunidades que conforman las instituciones de educación superior de la ciudad ahorran agua y energía, evitan el uso de plásticos de un solo uso, disminuyen emisiones de CO2 al ambiente e investigan soluciones para resolver este tipo de problemas en la sociedad.

Entre estas apuestas, se encuentra la desarrollada por la Universidad Pontificia Bolivariana y su programa UPB Sostenible, que empezó hace varios años, cuando sus directivas se interesaron por hacer un reporte que les permitiera medir su impacto ambiental. “Logramos hacer una medición de las huellas ambientales, de carbono e hídrica, lo que nos permitió certificarnos como la primera universidad en Colombia y Latinoamérica en lograr la certificación carbono neutro por parte del Icontec”, explica Ana María Osorio Flórez, coordinadora de Sostenibilidad Multicampus.

Este proceso trazó un camino hacia la cultura de la sostenibilidad ambiental, a partir de programas y proyectos que han permitido restringir los plásticos de un solo uso dentro del campus, disminuir o imprimir las piezas publicitarias con materiales ecológicos, desarrollar compras sostenibles y reutilizar los residuos vegetales de poda y tala para hacer compostaje, entre otras acciones.

Así como esta institución, otras están trabajando en programas de conservación de la fauna y la flora, y la mayoría ha desarrollado inventarios e invierten recursos en la preservación de estas especies.

Otro denominador común en los centros educativos es haber convertido la sostenibilidad ambiental en un eje estratégico de los planes de desarrollo. El rector del Pascual Bravo, Juan Pablo Arboleda Gaviria, cuenta que en el mandato del plan institucional está claro que solo se va a construir hacia arriba para proteger los casi 90 mil metros cuadrados de zonas verdes que hay en el campus. “Que la infraestructura que se desarrolle no tenga aires acondicionados; que sean espacios abiertos, luminosos, que no requieran tanta energía para poder funcionar; que recojan las aguas lluvias para destinarlas a los servicios de cada uno de los edificios, y que se pueda almacenar energía solar para usarla en el desarrollo de las actividades misionales”, indica. Asimismo, trabajan en metas de metros cuadrados de paneles solares y se tratan aguas residuales de laboratorios y talleres.

Otro ejemplo destacado es el Edificio de Ciencias, que estrenará la Universidad Eafit este año. “Diseñado bajo los parámetros del estándar de la certificación Leed, tendrá paneles de energía solar, tratamiento de aguas lluvias y evitará el uso de aires acondicionados", explicó Paula Andrea Arango Gutiérrez, vicerrectora de Sostenibilidad y Proyección Social de Eafit.

La Universidad CES, que está próxima a poner en funcionamiento paneles solares en sus sedes de El Poblado y Sabaneta, logró ahorrar 3.880 metros cúbicos de agua potable el año pasado, gracias a que el plan definió que se usarían aguas lluvias y superficiales para sanitarios y el riego de las zonas verdes. También, redujo el uso del plástico de 472 a 53 kilogramos, entre 2018 y 2019.

Además de esto, las investigaciones que se realizan en los diferentes campus se han puesto en práctica para solucionar problemas como el de la contaminación del aire, con el fin de que ese sueño de ser sostenibles ambientalmente no se quede en el papel.

Contexto de la Noticia

radiografía nuevas formas de Movilidad

Con el fin de disminuir las emisiones de CO2 y aportar a la movilidad, el CES instaló dos electrolineras para cargar vehículos, como bicicletas eléctricas; implementó una ruta empresarial para docentes, empleados y administrativos, e hizo un acuerdo para una app móvil que ayuda a compartir el vehículo, explicó el coordinador ambiental Hernán Giraldo. Por su parte, este año Eafit comprará 50 bicicletas eléctricas que podrán rentarse por la comunidad universitaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección