<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El 27 % de la coca del país se produce en Nariño

  • En algunas regiones del país se habla nuevamente de una bonanza cocalera, por ejemplo en el Catutumbo, Norte de Santander, para 2012 habían 3.959 hectareas sembradas con coca, mientras que en 2013 la cifra llegó a 5.604 hectáreas . FOTO colprensa
    En algunas regiones del país se habla nuevamente de una bonanza cocalera, por ejemplo en el Catutumbo, Norte de Santander, para 2012 habían 3.959 hectareas sembradas con coca, mientras que en 2013 la cifra llegó a 5.604 hectáreas . FOTO colprensa
Por colprensa | Publicado el 04 de mayo de 2015
50.760

hectáreas son sembradas con coca anualmente en el país, según el Simci.

5.593

hectáreas sembradas con cultivos ilícitos hay en Tumaco lo que corresponde a cerca del 9% del total nacional.

Según el último informe revelado por el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos —Simci— en el país se siembran alrededor de 50.760 hectáreas de coca por año, en las cuales se producen cerca de 208.200 toneladas de hojas, con las que se lleva a cabo el proceso de fabricación de la pasta.

Las zonas del país más afectadas están en los departamentos de Putumayo, Caquetá, Meta y Nariño; el resto del litoral Pacífico; la región del Catatumbo (en la frontera con Venezuela); la Amazonía; la Orinoquía y la Sierra Nevada de Santa Marta.

De todas estas zonas, la del Pacífico colombiano es la más afectada por la siembra, ya que hasta el 31 de diciembre del 2013 había cultivadas 16.818 hectáreas, siendo Tumaco, Nariño, su mayor productor, que alberga 5.593 hectáreas, lo que representa el 8,78 % del total nacional.

Por esto, el departamento del suroccidente es hoy el más azotado por acciones de grupos guerrilleros y de otros actores ilegales, todos interesados en coger parte del producido del negocio. De Nariño sale el 27 % de toda la coca que se produce con otras grandes extensiones sembradas en Barbacoa, Roberto Payán y Magüí Payan.

Aumento de los cultivos

Aunque ese último informe del Simci, muestra una importante reducción en los cultivos ilícitos en algunas zonas del país, el mismo Ministerio de Defensa ha denunciado que para 2015 este tipo de plantaciones ha aumentado, sobre todo en zonas como el Catatumbo, Norte de Santander, donde luego de suspendidas las fumigaciones, los cultivos se elevaron en un 100 %.

Según el informe, para 2012 en la Amazonía se conocía de la existencia de 759 hectáreas cultivadas, cifra que un año después se redujo a 617. Lo mismo sucedió con Meta-Guaviare, zona donde disminuyó de 25.963 hectáreas en 2005 a 9.360 en 2012 y posteriormente a 7.702 hectáreas en 2013. De igual forma pasó en el Pacífico, donde de 20.661 hectáreas cultivadas con coca en 2012, quedaron 16.818 al año siguiente.

Sin embargo, regiones como la del Catatumbo no han tenido el mismo comportamiento. De 3.959 hectáreas sembradas en 2012, se pasó a 5.604 en 2013 y la cifra parece crecer, ya que desde 201, cuando fueron suspendidas la erradicación manual y la aspersión, los mismos habitantes hablan de una “bonanza cocalera”.

Eso es de lo que habla el ministro Juan Carlos Pinzón, cuando dice que sí hay aumento en la producción, pese a los programas de sustitución de cultivos. “Hay un incremento de cerca del 100 % de cultivos ilícitos, quiero poner el dedo en la llaga, resulta que nos están haciendo trampa, están haciendo los programas de sustitución, pero resulta que pasan los cultivos de coca a otras zonas de los mismos municipios”.

Así que para el jefe de la cartera de Defensa, las aspersiones no deben frenarse, ante el riesgo que se “inunde” nuevamente el país con estos cultivos ilícitos. Pinzón dijo que no dejaría de hacer las aspersiones, a menos que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, lo solicitara. El primer indicio de esa orden le llegó este jueves.

Debate por el glifosato

Más allá del debate sobre los cultivos de coca, las opiniones respecto al uso de glifosato están divididas. Un grupo defiende la necesidad de utilizarlo y otro apoya rotundamente su abolición, en vista de las aparentes consecuencias negativas para la fauna, la flora y la salud humana.

Según el representante de las comunidades negras de Tumaco, Jairo Quiñones, el glifosato ha traído más desdichas que beneficios. “A la gente del Pacífico nos ha afectado en nuestra comida, en nuestro pan coger, nos ha desplazado. La gente cuando le fumigan sus parcelas sale corriendo a donde está la comida”.

Por su parte, el secretario de Estado Adjunto de Estados Unidos, Antony Blinke dijo dudar de que el “Gobierno colombiano lo utilizara si no estuviera convencido de que se trata de un agente seguro y efectivo. Nosotros hemos visto grandes logros en detener el crecimiento de las drogas ilícitas aquí en Colombia”.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección