<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

La historia de Martha Mancera, la dura en criminalística, que será Fiscal

La hoy vicefiscal tendrá una palomita al frente del búnker mientras la Corte Suprema elige a la nueva fiscal General. Lleva 31 años en la entidad y Barbosa, que no la conocía, decidió que fuera su mano derecha por la buena fama que la precedía.

  • La vicefiscal Martha Mancera tomará la dirección de la entidad hasta que la Corte Suprema elija una de las ternadas. Foto: Colprensa
    La vicefiscal Martha Mancera tomará la dirección de la entidad hasta que la Corte Suprema elija una de las ternadas. Foto: Colprensa
09 de febrero de 2024
bookmark

Martha Janeth Mancera es la típica fiscal que aparece en las series como CSI: le encanta estar en el lugar de los hechos y hacer el análisis de las pruebas para entender cómo se produjo el crimen.

Por eso se ha ganado el respeto de muchos investigadores en el búnker. “Es una mujer con mucho liderazgo entre los investigadores: le tienen respeto porque es una criminalista dura. Es estricta, pero empática”, dice un funcionario de la Fiscalía.

Recién graduada de abogada, en la Universidad Libre de Bogotá, llegó a la entidad en 1993 como asistente de fiscal, pero apenas dos años después ya llevaba sus primeros casos como fiscal delegada ante Jueces de Circuito en 1995, en la época más dura de la batalla del Estado contra el cartel del Norte del Valle y escaló hasta convertirse en directora seccional del CTI en Cali.

Cuentan compañeros de ella, porque a ella no le gusta hablar mucho ni exponerse, que Mancera fue la encarga de judicializar al ‘hombre del overol’ y le tocó investigar casos de los Grajales que llevaron a la extinción de dominio de sus bienes.

En su hoja de vida no solo aparecen cargos tan importantes como haber sido directora del CTI en 2008, en calidad de encargo, coordinadora de la Unidad de Reacción Inmediata en Cali, directora de la Seccional del Valle del Cauca en 2014, tarea en la cual se dedicó a investigar no solo a los grupos criminales de narcotráfico sino el horror de las oficinas de descuartizados en Buenaventura.

Ese primer logro la catapultó y fue conocida por los pesos pesados en la justicia. Su trabajo en el Valle estuvo marcado por haber ayudado a desarticular grupos criminales en Buenaventura. Y su experiencia la llevó a ser directora de Apoyo a la Investigación y Análisis contra la Criminalidad Organizada.

Luego, durante la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez, Mancera fue nombrada como la directora de la Unidad de Desmantelamiento de Organizaciones Criminales creada tras el Acuerdo con las Farc.

Fue seleccionada de una terna de candidatas por su experiencia en la lucha contra estructuras al margen de la ley y se posicionó como una mujer importante tras lograr ubicar un 47% en la tasa de esclarecimiento de crímenes contra excombatientes y en un 52% los casos contra defensores de derechos humanos.

Tal vez es la primera persona que llega a ser la cabeza de la Fiscalía con una trayectoria tan nutrida en materia de lucha contra el crimen.

Se ha ganado dos veces la condecoración Enrique Low Murtra (2009 y 2022) como reconocimiento a la excelencia en el servicio judicial, así como una distinción por la labor prestada en el direccionamiento de investigaciones realizadas por la Dijin y la DEA contra el narcotráfico en Cali, y un reconocimiento del gobierno de Estados Unidos por su destacado apoyo al servicio secreto de ese país.

En buena parte por esto, cuando a Francisco Barbosa lo nombran fiscal general, sin conocerla, pero con muchas recomendaciones sobre su nombre, la nombra vicefiscal en 2020.

Se convirtió en la mujer que por cuatro años le habló al oído al fiscal Barbosa; durante este tiempo se ha movido como una sombra. No le gusta ningún tipo de protagonismo, tal vez por la tarea de investigar para la cual ayuda mejor el bajo perfil.

Pero ahora, y desde que se supo que ocuparía provisionalmente el cargo de Fiscal General de la Nación, los reflectores se han volcado sobre ella.

En el escritorio de Mancera reposan investigaciones contundentes como el caso de Nicolás Petro, hijo mayor del Presidente, por ingreso de dinero irregular a la campaña presidencial; así como un caso en su contra que hoy la tiene en el ojo del huracán, incluso después de haber sido cerrado a su favor.

Dos agentes del CTI señalaron a Mancera de proteger al exdirector del CTI en Buenaventura, quien ha sido vinculado con redes de narcotráfico bajo el alias de Pacho malo. Pero se ha revelado en los últimos días, que esos agentes que hoy la acusan de “mafiosa”, tienen procesos importantes en Fiscalía precisamente por nexos con el narcotráfico.

La historia tiene que ver con tres agentes del CTI de Manizales que presuntamente, y según se sabe ahora, tenían nexos con los narcos. A uno de ellos lo mataron en el Valle. Razón por la cual, cuando aún no se sabía el detrás de cámaras de la historia, el fiscal Barbosa y la vicefiscal Mancera fueron a hacerle un homenaje.

Estando allí, se le acercaron a Mancera los otros dos agentes y le hablaron de “Pacho Malo”. Sin embargo, después, las averiguaciones sobre la muerte llevaron a señalar a los dos agentes del CTI denunciantes como parte presuntamente de un entramado mafioso.

Nadie había puesto en duda el nombre de la vicefiscal Marta Mancera, hasta cuando la polémica fiscal Angélica Monsalve, que como se ha dicho quería estar en la terna de Gustavo Petro a la Fiscalía, filtró esa información.

De baja estatura y con temple, Mancera se ha ganado el respeto de unos y el odio de otros. Tanto así que tras la noticia de su llegada a la entidad, una turba de gente azuzada por el petrismo que no quiere que ella llegue a ese cargo se alzó entre arengas, piedras y carteles para pedir su salida sin siquiera haber asumido la posición. Hasta el Presidente Petro se opuso y avivó marchas en su contra.

En su papel de vicefiscal, Mancera fue la mano derecha de Barbosa. Era la segunda al mando y en su voz hacían eco las palabras de su jefe, en especial cada vez que se trataba de criticar la gestión del mandatario. Ambos conformaron una dupla de férrea oposición y cazaron pelea con Petro, que los tildaba de corruptos entre líneas.

Fue seleccionada de una terna de candidatas por su experiencia en la lucha contra estructuras al margen de la ley y se posicionó como una mujer importante tras lograr ubicar en un 47% la tasa de esclarecimiento de crímenes contra excombatientes y en un 52% los casos contra defensores de derechos humanos.

Todo ese recorrido por el mundo criminal hizo que el fiscal Barbosa se fijara en ella para que fuera su segunda. En el 2020 fue designada como vicefiscal.

“La doctora Martha Mancera ha dignificado, además, el papel de la mujer en la justicia colombiana. Es un honor para mí que ella me acompañe. Es una mujer implacable con la delincuencia. No existe ninguna duda sobre sus actuaciones durante los 26 años que lleva en la entidad, y para Colombia es un gran honor que esté aquí al lado mío”, dijo Barbosa en su momento.

Le puede interesar: Meses de presión: cronología del afán del presidente Gustavo Petro por tener nueva fiscal

Cuatro días antes de conocerse el resultado de la Corte Suprema para elegir nueva fiscal, la revista Raya publicó documentos sobre esta novela de agentes encubiertos y poderosos narcos que salpica a Mancera.

Según la investigación, la vicefiscal sabía que alias Pacho tenía nexos con el narcotráfico, que era el que ayudaba a camuflar droga en embarcaciones que salían desde el puerto y que incluso había sido ubicado en el organigrama criminal, pero, según denuncias anónimas, ella habría decidido no investigar.

En contexto: ¿Encubrimiento o complot?: el lío de la vicefiscal Martha Mancera

El periodista Daniel Coronell apoyó esa versión. Dijo que la Fiscalía en realidad lo había hecho todo para alterar los testimonios y encubrir el caso.

Sin embargo, la misma Fiscalía investigó a la vicefiscal y decidió cerrar el caso. Según argumentaron en su decisión, se realizaron distintas actividades investigativas con el apoyo de la DIJIN de la Policía. Esto sumado a la recopilación de varios testimonios, como los de Ramón Esteban Peña Martínez, alias El Médico, y la abogada Ruth García Rojas, entre otras personas que señalaron no conocer a la vicefiscal ni dar fe de los señalamientos en su contra.

Quedó demostrado que no hay ninguna evidencia ni información que respalde intervención o favorecimiento a alguna persona. Asimismo, se constató que las actuaciones en contra de los funcionarios citados en las denuncias como presuntos responsables de actos de corrupción tienen un importante y efectivo avance investigativo y judicial”, añadió la Fiscalía.

Por lo anterior, se anunció el archivo de la investigación luego que el fiscal a cargo determinará que “no encontró configurado un delito que comprometiera a la doctora Mancera”.

Un día después de la investigación revelada por los reporteros en la que señalan a Mancera, el periodista Santiago Ángel denunció que los agentes investigadores del CTI, Pablo Andrés Bolaños Salas y Fabio de Jesús González, los que inicialmente acusaron a Mancera, también tenían un proceso en la Fiscalía por narcotráfico.

“Son 2 investigadores también señalados de relaciones con narcos y bandas criminales y que han sido a su vez investigados por esos hechos”, señaló Ángel.

En esta historia donde todos tiran agua sucia, Mancera sostiene que se trata de un complot de desprestigio a su nombre, pues el escándalo explotó al mismo tiempo que su nombre sonó para quedar como fiscal encargada cuando Barbosa se vaya el próximo 12 de febrero.

Ante la insistencia en los cuestionamientos, la vicefiscal señaló que no es “ninguna mafiosa” que, por el contrario, lo que ha hecho es dar “al país todos los resultados que he podido dentro de 30 años, con mi conocimiento. Sobre situaciones administrativas no me gusta responder, mi trabajo es misional”. El caso se archivó.

Lo cierto es que ese caso reactivó los ánimos que ya estaban caldeados desde que el presidente Petro hizo un llamado por la “ruptura institucional” y presionó para que la Corte Suprema eligiera rápido a la sucesora de Barbosa con el fin de que la Fiscalía “no fuera más usada por criminales”.

Como este 8 de febrero en el alto tribunal no hubo humo blanco, entonces Mancera debe quedar como Fiscal General encargada desde el próximo lunes o martes. Esa mezcla de efervescencia junto a una novela narco que la enreda crearon un ambiente de resistencia a su llegada a la dirección de la Fiscalía.

Con esa decisión, Mancera se convierte en la tercera mujer en ocupar ese alto cargo, ya estuvieron antes Viviane Morales, que fue Fiscal en propiedad, pero el Consejo de Estado la tumbó sin terminar su periodo y Martha Lucía Zamora, que justamente estuvo como encargada en remplazo de Viviane Morales.

Mancera prometió continuar con los casos que parecen tener desesperado a Petro: las investigaciones contra su hijo Nicolás por el ingreso irregular de dineros a la campaña de presidencial de 2022 y contra su hermano Juan Fernando Petro por negociar con narcos una entrada a la paz total.

En esa silla y en ese escritorio estará hasta que la Corte Suprema elija una de las tres mujeres ternadas por el presidente Petro. Amalia Pérez, Ángela María Buitrago y Luz Adriana Camargo llegarán, en algún momento, a tomar el puesto de manera definitiva. Mientras tanto, Mancera llevará las riendas de la Fiscalía General de la Nación.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD