<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los narcos, la razón de los muertos en el Cauca

Son nueve disidentes los más buscados en esta zona. Por alias “Mayimbú” y “Marlon” ofrecen hasta $1.000 millones. ¿Qué hacer? Expertos responden.

  • El ministro de Defensa, Guillermo Botero, viajó a Corinto y Popayán junto a la cúpula militar para hacer frente a los hechos violentos. FOTO Archivo Colprensa
    El ministro de Defensa, Guillermo Botero, viajó a Corinto y Popayán junto a la cúpula militar para hacer frente a los hechos violentos. FOTO Archivo Colprensa
  • Los narcos, la razón de los muertos en el Cauca
Por RICHARD AGUIRRE FERNÁNDEZ | Publicado el 02 de noviembre de 2019

El Cauca ha sido un territorio en disputa y la sangre no para de correr por cuenta de la producción y tráfico de droga. Prueba de ello son las dos masacres registradas esta semana. Son 10 muertos en dos días.

Los responsables, de acuerdo con los informes del gobierno y el cartel de los más buscados, recae sobre nueve disidentes de la Farc, y la presencia de carteles mexicanos, quienes tienen atemorizados a los pobladores.

EL COLOMBIANO les muestra los rostros y alias de los disidentes identificados (ver fotos), quienes se diputan el control territorial para mantener vivo el tráfico de droga. En el Cauca hay 17.117 hectáreas cultivadas de coca (tercero con más cultivos, seguido de Nariño y Norte de Santander), según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc). Aunque el problema también se enfoca en la marihuana, la Dirección Antinarcóticos aseguró que no tienen cifras precisas de este ilícito. No obstante, líderes de los cultivadores de marihuana en esta zona, señalaron que son alrededor de 5.000 hectáreas.

Por ellos ofrecen hasta $1.000 millones de recompensa por su captura, pero el Ministerio de Defensa indicó que la aumentará, pero “espera la disponibilidad presupuestal”.

¿Qué pasa?

El año pasado, según el informe Forensis, publicado por Medicina Legal, en el Cauca hubo 531 homicidios, 228 más que en 2017, cuando fueron 303. La conclusión: el fenómeno nunca ha estado quieto y se ha avivado luego de la firma del Acuerdo de paz.

El Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) se cuestiona si tiene que ver con incapacidad del Estado o con la imposición de un modelo de despojo territorial. A esto responde que es evidente que los están matando, lo que conduce a “un genocidio, pues están contando como objetivo militar a nuestras autoridades”.

La respuesta se vio en una visita del presidente Iván Duque el pasado miércoles, pero, 24 horas después de anunciar que enviará a 2.500 militares, los ilegales mataron a cinco personas más. Frente a esto, el Cric aseguró que las propuestas del Gobierno tienen que ver más con “con la inmersión es las comunidades en una estrategia de guerra y no con las garantías para la vida”.

¿Y la respuesta?

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, estuvo ayer en Corinto y Popayán con la cúpula militar, respondiendo a la orden presidencial. Señaló que, tras reunirse con autoridades locales, tomarán decisiones para “la protección de las comunidades”.

Ante la pregunta sobre la carnetización de habitantes que presuntamente hacen los disidentes en el corregimiento El Plateado, dijo desconocer la denuncia y que las autoridades locales deben responder.

El doctor en Sociología de la U. del Rosario, Carlos Charry, señaló que la situación del Cauca es similar a la que se vive en El Catatumbo, Norte de Santander, pues convergen distintos grupos ilegales por un mismo objetivo: las finanzas del narcotráfico. “De este modo, ante el intento de algunas organizaciones narcotraficantes de establecerse en el territorio, y de la reincursión de antiguas, pero minoritarias organizaciones de disidentes, se ha dado la disputa”.

Charry planteó que la respuesta militar no es lo único que se necesita, pues, paradójicamente, “las protestas agenciadas por los indígenas, desde el año pasado, reclamaban mayor presencia del Estado y el cumplimiento de los Acuerdos”, algo que, a su juicio, sigue ausente.

$!Los narcos, la razón de los muertos en el Cauca
en definitiva

Si bien la respuesta militar es esencial para enfrentar el conflicto que sufre la región, que también se deriva en narcotráfico, es necesario que las instituciones lleguen con enfoque social.

Contexto de la Noticia

Paréntesis onu rechaza masacres

En una declaración conjunta de las relatorías sobre los derechos de los pueblos indígenas y para los defensores de los derechos humanos, y la experta en ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, la ONU rechazó las masacres registradas en el país y llamó la atención del Gobierno Nacional para que aborde la crisis. “No es un evento aislado. Las comunidades y pueblos indígenas están sufriendo una violencia incesante e inaceptable. La situación está empeorando a pesar de los repetidos llamamientos para abordarla”.

Mirada con un enfoque social

Kenneth Burbano, director del Observatorio Constitucional de la U. Libre, aseguró que es evidente que el Cauca ha padecido una aguda problemática social, política y de orden público. Y, dada la diversidad de su población, ha sido afectada por el influjo de los actores armados y el narcotráfico. “Lo más preocupante es el abandono de los gobiernos. Esto se ve reflejado en la pobreza, la violencia, la concentración de la tierra y una economía desestructurada. La estigmatización no se queda atrás, vale recordar el tratamiento dado a la minga por el gobierno y el diálogo roto 27 días. Se requiere diálogo y concertación”.

cómo debe ser la respuestamilitar

Para el general retirado de la Policía, Luis Mendieta, la respuesta militar no es suficiente. “Debe ser integral, es decir, con poder judicial, Fiscalía y organismos de investigación como apoyo y soporte de la Fuerza Pública para la captura de los responsables”, expresó el oficial retirado, quien indicó que desde la Defensoría, las personerías, los gobiernos locales y departamentales, también deben participar en la elaboración de planes de prevención para evitar que los hechos se sigan registrando. Para él, se requieren estas decisiones: “Con autoridades: fumigar, erradicar, sustituir de cultivos”, concluyó Mendieta.

¿qué hacer con las instituciones?

El defensor del Pueblo, Carlos Negret, dijo que la respuesta del Estado en este territorio tiene que ser con inversión social. “Los colombianos, los caucanos y el norte del Cauca tiene que aprender a dialogar. Si escuchamos, vamos a encontrar soluciones y alternativas para que no asesinen a una persona más. Nosotros, que lideramos este asunto creemos que las autoridades nacionales y las 18 autoridades indígenas se pueden reunir y analizar la propuesta de la carpa blanca (espacio interinstitucional de diálogo). Tenemos que encontrar puntos de encuentro, porque no aceptamos un colombiano más asesinado”.

Richard Aguirre Fernández

Periodista de la Universidad del Quindío. De Calarcá.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección