<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué tanto secretismo? Exigen que el presidente Petro revele su verdadero estado de salud

Los frecuentes desplantes del presidente, varios de ellos bajo el pretexto de quebrantos de salud, desataron un debate alrededor de su estado médico. La polémica arde.

  • Luego de permanecer ausente dos días, Petro reapareció este viernes y arremetió contra fondos de pensión. FOTO cortesía
    Luego de permanecer ausente dos días, Petro reapareció este viernes y arremetió contra fondos de pensión. FOTO cortesía
Publicado el 03 de diciembre de 2022

Por: Javier González Penagos

La explicación ya parece excusa. Cada vez que el presidente Gustavo Petro protagoniza un desplante –o es noticia por una penosa ausencia– el pretexto suele ser el mismo: su estado de salud. Esa reiterada justificación hoy comienza a quedar en entredicho, mientras se acrecienta el hermetismo por su verdadera condición médica.

El más reciente desplante ocurrió este miércoles, cuando el Presidente dejó “metidos” nada menos que a los presidentes de las altas cortes durante la posesión de dos magistrados en la Casa de Nariño. Inicialmente, se dijo que Petro no fue por quedarse en Medellín, donde se reunió con el alcalde Daniel Quintero para hablar de Hidroitunago. Sin embargo, 24 después –quizá respondiendo al malestar por su nueva falta– el propio mandatario reveló que se contagió de un virus. ¡Pero no dijo cuál ni por qué!

“Un virus me ha mantenido hoy en cama. Se ha descartado el covid. Espero restablecerme”, trinó escuetamente el presidente. Según pudo establecer EL COLOMBIANO, el mandatario presentaba un malestar leve desde el lunes, que fue tratado con analgésicos y medicina convencional sin necesidad de una atención médica intensiva. Aunque el asunto parecía menor, obligó a que Petro se ausentara del consejo de ministros. “Tenía estornudadera, como resfriado. Pero él tiene su agenda y no se iba a echar a morir por una gripe leve”, explicó una fuente palaciega.

Tras permanecer ausente dos días, Petro reapareció este viernes desde la Casa de Nariño, a donde llegó sobre las 10:30 de la mañana. Con tapabocas puesto, el mandatario participó de la posesión de Jaime Dussan –un viejo militante de la izquierda– como presidente de Colpensiones, evento que aprovechó para arremeter contra los fondos privados de pensión.

Si bien el retorno del presidente a funciones tuvo como fin indirecto dar un parte de tranquilidad sobre su estado de salud, desde la oposición arreciaron las críticas por el hermetismo con el que se sigue manejando el asunto y porque sea la excusa frecuente para explicar su ausencia.

“Tiene que haber absoluta claridad de qué es lo que está pasando. Si hay un tema médico, el presidente está obligado a hablar de ello, como lo establece la ley. El presidente debe aclarar si sus desplantes son voluntarios o involuntarios. Si es por salud o por otros temas”, señaló la senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático.

Desde la otra orilla, la senadora Angélica Lozano, de Alianza Verde –colectividad declarada de gobierno– dijo no atreverse a suponer que desde Palacio se esté ocultando información seria o de gravedad relacionada con la salud del primer mandatario: “Yo lo veo trabajando por todo lado. No lo veo desaparecido ni dejando de trabajar. No asumo su impuntualidad con el tema de salud. Al presidente lo veo moverse”.

De acuerdo con la congresista, hay que tener en cuenta que en Bogotá “es temporada de frío y de lluvias”, y que Petro “viaja por todo lado”, lo que podría explicar sus afectaciones de salud. “Me quedo con lo que el presidente ha dicho sobre su salud. Yo misma llevo un mes ‘apestada’, por ejemplo”, agregó Lozano.

El tema ha tomado tal relevancia que desde otros sectores políticos también exigen explicaciones. El exsenador Juan Manuel Galán, dirigente del Nuevo Liberalismo, instó a Petro a dar claridad sobre su estado de salud y recordó que en democracias como la de Estados Unidos hay dedicada toda una plataforma electrónica abierta para reportar a la ciudadanía el estado de salud de sus mandatarios, detallando su parte médico y el eventual tratamiento al que son sometidos. “Señor presidente, en una democracia, el país tiene derecho a conocer oficialmente su estado de salud. Mire, por ejemplo, el reporte que publica periódicamente la Casa Blanca sobre la salud del presidente (Joe) Biden”, reclamó Galán.

En búsqueda de una respuesta oficial que disipe los rumores y dé claridad sobre la condición médica del primer mandatario, EL COLOMBIANO consultó al ministro del Interior, Alfonso Prada –quien también hace las veces de vocero formal del Ejecutivo–. No obstante, el funcionario se limitó a decir que el tema “no me corresponde” y que trasladará las preguntas a Palacio.

Lo anterior, deja en evidencia la excesiva cautela con la que el tema se trata ante la opinión pública. De hecho, en lo que va de gobierno, son pocas las veces en las que el Ejecutivo ha brindado información precisa y oficial sobre la salud del mandatario, lo que ha abierto la puerta a rumores. Una de esas ocasiones fue en septiembre pasado, cuando la Casa de Nariño se vio obligada a divulgar un comunicado en el que informaba que Petro padecía una “bronquitis aguda no obstructiva” que lo tenía con tratamiento ambulatorio.

El padecimiento hizo que el jefe de Estado cancelara varios eventos e, incluso, puso en riesgo su presencia ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. En ese momento, Petro habló abiertamente de su estado médico y explicó que frecuentemente padece “toses alérgicas” que lo han “acompañado durante décadas”: “Cada vez que cojo una gripa, queda la tos. Entonces, como yo vivo de hablar, afecta. Afecta en las reuniones, en conferencias y discursos. A veces paso momentos difíciles”, manifestó el presidente en declaraciones a Noticias Caracol.

Las afectaciones a las que se refirió el ahora jefe de Estado le jugaron malas pasadas durante la campaña y, de hecho –a días de tomar posesión como presidente–, a finales de julio Petro les quedó mal a decenas de alcaldes del país durante un evento en Asocapitales. Como ahora, lo atribuyó a temas médicos. Ya como presidente, generó gran ruido que no asistiera al reconocimiento de la nueva cúpula militar. Aunque se justificó que Petro estaba “atendiendo reuniones urgentes privadas de gobierno”, luego se supo que, al parecer, también había sufrido quebrantos de salud.

Situaciones de este calibre siguen poniendo de presente la necesidad de que el estado de salud del presidente sea público y claro ante el país, y no se preste para murmullos y especulaciones de todo calibre que cada día suben de tono y que, en algunos casos, tocan con asuntos que supuestamente Petro y su entorno quieren esconder. Basta ver cómo, en 2012 el entonces presidente Juan Manuel Santos le anunciaba al país que padecía un cáncer de próstata y que debía ser intervenido quirúrgicamente.

De la rigurosidad con que el gobierno maneje la información de su estado médico dependerá que crezcan o se acentúen los rumores sobre lo que verdaderamente ocurre con el presidente. ¿El país tendrá que esperar otra ausencia o desplante del mandatario para tener claridades?


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección