<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Renunciar, un verbo que desconocen los políticos

  • Ernesto Samper fue vinculado al llamado proceso 8.000. A pesar de todo el escándalo, no renunció. FOTO archivo
    Ernesto Samper fue vinculado al llamado proceso 8.000. A pesar de todo el escándalo, no renunció. FOTO archivo
  • Tras el debate por AIS, el ministro Andrés F. Arias se quedó. Renunció para lanzarse a la presidencia. FOTO colprensa
    Tras el debate por AIS, el ministro Andrés F. Arias se quedó. Renunció para lanzarse a la presidencia. FOTO colprensa
  • Con todo el escándalo de las chuzadas, la directora del DAS María del Pilar Hirtado se aferró al cargo. FOTO colprensa
    Con todo el escándalo de las chuzadas, la directora del DAS María del Pilar Hirtado se aferró al cargo. FOTO colprensa
  • Gustavo Petro se atornilló, literalmente, a su cargo a pesar de haber sido destituido por la Procuraduría. FOTO colprensa
    Gustavo Petro se atornilló, literalmente, a su cargo a pesar de haber sido destituido por la Procuraduría. FOTO colprensa
Por: María victoria correa | Publicado el 31 de enero de 2016
Infografía
Escándalos en Colombia: funcionarios poco renuncian
en definitiva

Algunos de los personajes de la vida pública se han atornillado a sus cargos a pesar de estar cuestionados por la justicia y la opinión pública. En el listado hay presidentes, oficiales y alcaldes.

Aunque los analistas coinciden en que Jorge Armando Otálora hizo bien la tarea como defensor, el escándalo del presunto acoso laboral y sexual en el que se vio implicado en las últimas semanas no sólo derrumbó su carrera, sino que dejó en jaque a la institución.

Más allá de esto, Otálora se sumó —aunque se ha advertido que debería haber renunciado antes— a la lista corta de políticos y funcionarios públicos que renuncian en medio de un escándalo, pues la gran mayoría sortean la tormenta desde el poder.

En ese sentido, vale la pena preguntarse, ¿por qué es atractivo para muchos políticos mantenerse en el cargo con un escándalo encima? ¿por qué algunos escándalos no trascienden en los medios a pesar de ser graves? ¿cuál es el responsabilidad política de quienes tienen el poder?

Los analistas consultados por EL COLOMBIANO coincidieron al señalar que la permanencia en el poder les da ventajas en la defensa ya que tienen a su favor la estructura del Estado y con esto a un puñado de funcionarios que pueden trabajar en función de torear el escándalo. Además, advirtieron de la responsabilidad de los medios al hacer suya la agenda política y de no ocuparse tan decididamente en temas que involucren a la ciudadanía y a la opinión pública.

El fondo del debate

Uno de los escándalos más sonados fue hace dos décadas con el proceso 8.000 y la no renuncia del presidente Ernesto Samper, al que se le suman recientemente casos que tienen a la opinión pública agitada como el del fiscal Eduardo Montealegre y los contratos a la periodista Natalia Springer, el del general Rodolfo Palomino y las denuncias de un supuesto acoso sexual, así como el recordado caso del entonces representante Simón Gaviria, quien aceptó no haber leído la fallida reforma a la Justicia.

Fernando Giraldo, profesor y politólogo de la Universidad Javeriana, explica que esto sucede por la debilidad de las instituciones y la falta de responsabilidad política de quienes las dirigen, ya que en Colombia “parece que hace parte una cultura política, la falta de transparencia y de no rendición de cuentas en el ejercicio de un cargo. Los servidores públicos se sienten con súper poderes y creen que no le tienen que explicar a nadie nada”.

Para Giraldo, este es un síntoma que evidencia que la sociedad está permeada por la corrupción, “la indolencia, la ignominia y entonces, pase lo que pase, no pasa nada, no va a trascender nada. Se arman escándalos, situaciones que son lamentables y no pasa absolutamente nada. Aunque debo decir que así como los medios y los partidos políticos pidieron con tanta vehemencia y fuerza la salida defensor, no entiendo por qué en otros casos no, créame que los otros no son menos graves, son gravísimos”.

Además, insiste en que debido a que en algunos casos los medios han jugado un papel importante en el escándalo, los políticos utilizan eso y saben que dejarán, en cualquier momento, de estar en la agenda. “El problema es que cada uno se aferra a su cargo hasta el último momento para ver si su caso es opacado por una noticia nueva al día siguiente u ocho días después, como este es un país de prensa, el escándalo de ayer queda tapado con el de hoy y así, así todos los días. Hay una crisis profunda en la sociedad colombiana que tiene que ver con problemas políticos y de corrupción, pero también de responsabilidad, de cultura y de ética”.

Para el académico, este tipo de situaciones evidencian que la sociedad colombiana está en construcción en la búsqueda de valores, por eso insiste en que también los medios deben revisar sus agendas. “Le reitero, las preguntas que yo le hago a los medios de comunicación son ¿por qué se preocupan tanto por la caída del defensor? ¿por qué no es relevante el acoso laboral del procurador a cientos de personas por sus condiciones ideológicas o religiosas o porque consumen sustancias alucinógenas o porque son gay o porque van a adoptar niños. Eso no le corresponde al procurador, y eso es un acoso y parece que hay complacencia. Y los medios guardan silencio”.

En ese sentido, agrega, que aunque no le cabe duda de que el defensor deberá responder y dar las explicaciones sobre el caso, subraya que tiene la impresión que a veces la agenda informativa “tiene más vehemencia cuando corresponde con la agenda del poder político, es decir, considero que los medios a unos temas le ponen más atención que a otros, a veces no es solamente de forma sino que opinan y juzgan”.

En ese orden, Germán Ortiz, profesor de periodismo e integrante del Observatorio de Libertad de Expresión de la Universidad del Rosario, destaca que durante los últimos meses ha habido una actitud de la prensa en relación con el poder público que está muy del lado del activismo. “El debate de fondo es la actitud que la prensa ha asumido frente al poder. Eso es el activismo, pero no el activismo en pro de una campaña sino de un interés público que redunda en la protección al erario público”.

Agrega que los medios tienen que tener claro su rol en la defensa del interés público. “Seguramente habrá mucha crítica, muchas opiniones en contra de lo que están haciendo los medios y por eso dicen que muchos de los casos son mediáticos, pero la tarea de los medios es denunciar e investigar a los personajes de la vida pública. El buen periodismo es eso, no puede estar pensando en lo mismo que piensan los gobiernos o con su misma agenda”. Explica que efectivamente hay casos que no son tan vistosos como noticia y por eso coincide en que todos los escándalos deberían tener igual trascendencia en la agenda mediática, sin juzgamiento.

¿Responsabilidad política?

Hernán Olano, abogado, profesor de la Universidad de la Sabana, advierte que más allá del tema periodístico, estos personajes no renuncian porque están convencidos de que el artículo 29 de la Constitución los salvará y es la presunción de inocencia. “Tienen todas las garantías porque el sistema jurídico habla de esa presunción de inocencia hasta que no se demuestre lo contrario, por eso se quedan”.

Por su parte, el profesor de derecho constitucional de la Universidad del Rosario, Manuel Quinche, manifiesta que en Colombia parecería que resulta más grave en la resonancia de la gente la eventual infracción relacionada con género que asuntos graves relacionados con la contratación pública, con el manejo de dineros públicos o la comisión de crímenes.

“En el caso del defensor el punto sensible era el acoso laboral porque maltratar a los subalternos, gritarlos, decirles groserías es una conducta muy grave. Pero el escándalo se focalizó en el tipo de relación que se daba con quien parecería que fuera su novia, ahí se puso el foco y las solicitudes públicas de renuncia se hicieron respecto a ese punto más que del maltrato a los subalternos”, dice el profesor y subraya que le causa impresión que tengan más resonancia asuntos relacionados con eventuales relaciones afectivas que con fallas en el servicio, es más, puntualiza que su labor como defensor ni siquiera ha pesado en el debate.

Por último, Juan Carlos Escobar, profesor del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia, indica que probablemente muchos de estos personajes han considerado que no es bueno renunciar porque les quitaría posibilidades de continuar una carrera política. “Hay un asunto de ego político que genera una idea que al estar en el poder puedan estar blindados y por eso se atornillan” .

Contexto de la Noticia

los Escándalos recientes de quienes no renunciaron

Simón Gaviria no leyó la reforma

En junio de 2012, el entonces presidente de la Cámara de Representantes, Simón Gaviria, estuvo en el centro del escándalo porque aceptó en los medios que no leyó la reforma a la Justicia y según Semana dijo: “No vi la minucia de la ley ni revisé artículo por artículo”. Aunque Gaviria no renunció, el que sí lo hizo fue el ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra.

Sandra Morelli y el debate del nuevo edificio

A pesar de que la gestión de la contralora Sandra Morelli tampoco fue cuestionada, el cambio del edificio de la Contraloría le costó una investigación de la Fiscalía. En su defensa dijo que había una persecución política y “una enemistad de Montealegre”. La Fiscalía ha dicho que el arrendamiento del edificio generó un detrimento al erario de 12.292 millones de pesos.

Montealegre y los contratos de springer

En septiembre de 2015, el fiscal Eduardo Montealegre quedó en medio del debate debido a que se conoció que la periodista Natalia Springer tenía contratos por 4.000 millones de pesos. El fiscal afirmó sentirse tranquilo ante las críticas que le llovieron por cuenta de los contratos que se dice harían parte de una nómina paralela en la Fiscalía, según lo publicó Colprensa.

María Victoria Correa Escobar

Soy periodista y candidata a máster en Humanidades. Me gusta el periodismo que se hace caminando. El Chocó, la infraestructura y el vallenato son mi ruta.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Funcionarios made in Macondo
Iván Garzón Vallejo
Director de Ciencias Políticas, Universidad de La Sabana

“Seguro que fue un sueño”, insistían los oficiales. “En Macondo no ha pasado nada, ni está pasando ni pasará nunca. Este es un pueblo feliz”, relata Gabriel García Márquez en Cien años de soledad. Y en efecto, acá no pasa nada porque un cargo público es para muchos una cómoda trinchera para defenderse...

Notas de la sección