<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

José A. Salazar: de conjuez y gobernador a exsecretario “traidor” de la Cancillería

El abogado que el presidente Gustavo Petro declaró insubsistente es oriundo de Risaralda y tiene una larga trayectoria como servidor público, en el que incluye un paso por el Congreso.

  • José Antonio Salazar durante la posesión como secretario general de la Cancillería junto al hoy suspendido canciller Álvaro Leyva. FOTO CORTESÍA
    José Antonio Salazar durante la posesión como secretario general de la Cancillería junto al hoy suspendido canciller Álvaro Leyva. FOTO CORTESÍA
  • Con dos resoluciones de Salazar se documentó todo el proceso de la licitación de pasaportes. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    Con dos resoluciones de Salazar se documentó todo el proceso de la licitación de pasaportes. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
27 de febrero de 2024
bookmark

Aunque el presidente Gustavo Petro lo trató de traidor y lo declaró insubsistente, el curtido abogado y servidor público José Antonio Salazar se dice tranquilo y no se desacomoda por las palabras del mandatario. “Soy un hombre leal y las condiciones humanas no se cambian por una expresión”, dice.

Le puede interesar: Senado anuncia debate de moción de censura al ministro de Defensa, ¿cuál es la razón?

Estas palabras marcan el talante de una carrera que ha construido por décadas y que puso al servicio de la Secretaría General de la Cancillería de Colombia. Cargo del que salió este lunes 26 de febrero luego de que una firma suya terminara adjudicándole el contrato de la elaboración de pasaportes a la multinacional Thomas Greg & Sons.

“La Constitución y la ley deben cumplirse por encima de cualquier instrucción de carácter administrativo. Yo no he atendido ni atenderé decisiones o instrucciones que sean contra la ley, que es la que debe regir el comportamiento de un funcionario público”, le explicó a EL COLOMBIANO respecto a su decisión.

Una carrera de 40 años

Según la hoja de vida que hay de José Antonio Salazar Ramírez en la página de la Función Pública del Estado, el abogado inició su carrera pública como secretario de una comisaría de familia por un lapso de tres meses entre junio y septiembre de 1974.

Tras estos cargos, fue abogado independiente entre 1980 y 1986. Entre esos años —cuenta Lorena Rubiano en una columna en El Nuevo Siglo—, participó activamente en la campaña presidencial de Belisario Betancur, quien tras posesionarse lo designó gobernador (en esos años los alcaldes y gobernadores no eran electos por voto popular) del Amazonas y luego del Putumayo.

Expone Rubiano que en estos cargos estableció un horario de atención al público en el inhabitual horario de 4 a 6 de la mañana, con el cual pudo descongestionar las sedes de esas entidades porque “nadie pide audiencia tan temprano por asuntos menores”.

Así mismo, logró que por decreto se crearan dos municipios en los departamentos en los que gobernó: Puerto Nariño en el Amazonas y La Hormiga en el Putumayo.

Con dos resoluciones de Salazar se documentó todo el proceso de la licitación de pasaportes. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
Con dos resoluciones de Salazar se documentó todo el proceso de la licitación de pasaportes. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA

Salazar también llegó al Congreso de la República para el periodo legislativo entre 1998 y 2002 con el aval de Convergencia Popular Cívica como representante a la Cámara por Amazonas.

Entre los cargos que ostento el abogado se encuentran el de conjuez del Tribunal Superior de Bogotá, profesor de Derecho Comercial de la Universidad Libre y Oficial de la reserva de la Fuerza Aérea Colombiana, en el grado de Mayor, según escribió Lorena Rubiano.

José Antonio Salazar es el segundo funcionario del Estado que sale en medio de la licitación de los pasaportes. La primera la fue exdirectora de la Agencia Jurídica del Estado, Martha Lucía Zamora, quien insistió en que se debía evitar el millonario pleito con Thomas Greg, porque habría altas probabilidades de perder.

“Decidí con responsabilidad y con seriedad, como hombre de bien, aplicar la ley. Yo no podía ponerme a consultar y aplicar la ley porque entonces me imponen las instrucciones caprichosas y no obedezco las instrucciones caprichosas de nadie”, sostuvo Salazar al explicar por qué tomó la decisión que le costó el puesto y el enojo presidencial.

Para leer más noticias sobre política, paz, salud, judicial y actualidad, visite la sección Colombia de EL COLOMBIANO.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD