<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Si usted se vacuna nos beneficiamos todos? Le explicamos

  • Más de 14 millones de personas han completado su esquema de vacunación en el país. FOTO Camilo suárez

    Más de 14 millones de personas han completado su esquema de vacunación en el país. FOTO

    Camilo suárez

Vacunación: ¿un asunto individual o colectivo?
LAURA FRANCO SALAZAR | Publicado el 23 de agosto de 2021

Recibir el biológico contra el covid-19 es una decisión personal, pero en el contexto actual es importante pensar como sociedad. Esto dicen los expertos.

Las personas con las que pasa la mayor parte del tiempo comparten con usted algo más que experiencias y sentimientos de cariño: comparten distintos tipos de gérmenes. “El sistema inmune está en permanente interacción con el de los demás, tú, tu pareja, tu familia desarrollan una flora común, unos gérmenes comunes (que protegen y que no suelen causar enfermedad)”, explica Yessica Giraldo Castrillón, epidemióloga y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad CES.

Un beso en la boca implica compartir cerca de 80 millones de bacterias, según la Organización para la Investigación Científica Aplicada de Holanda. Lo mismo que ocurre con un apretón de manos, un abrazo o un beso en la mejilla.

La principal fuente de riesgo biológico para un humano es otro humano. “Esa es mi principal fuente de gérmenes, infecciones y virus, incluido el Sars-CoV-2”, agrega Giraldo, por eso tener o no un sistema inmune competente termina siendo un asunto colectivo.

La vacunación es una práctica que refuerza a ese sistema y sus mecanismos de defensa. Desde hace más de 200 años viene salvando vidas en todo el mundo previniendo, por ejemplo, muertes por viruela, hepatitis o poliomielitis.

En el contexto actual las vacunas contra el covid-19 han estado logrando su propósito: disminuir la incidencia de enfermedad grave y la mortalidad. Con más de 14 millones de esquemas completos en el país, este domingo 22 de agosto fueron reportados (por tercera vez en el mes) menos de 100 decesos (95), una cifra que no se registraba desde el 14 de marzo.

El ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, señaló el 18 de agosto (cuando hubo el primer registro con menos de 100 muertes en el mes) que la vacunación sería uno de los factores influyentes. Están “las personas que ya se han infectado y tienen inmunidad natural, eso complementado con el esquema de vacunación, hace que se tenga una prevalencia importante y se disminuya el ritmo de contagio”.

Por su parte, María Cristina Navas Navas, PhD en virología y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, explica que si bien las vacunas fueron evaluadas con respecto a la aparición de síntomas (porque lo que se necesitaba con urgencia era frenar la mortalidad), se ha demostrado que también estarían influyendo en la disminución de la probabilidad de infección y, por ende, de contagiar a otros.

Poner en riesgo a los demás

La disminución de muertes puede resultar alentadora, sin embargo, continúan siendo elevadas y la identificación de variantes como la delta sigue afectando el panorama. De acuerdo con MinSalud, esta variante tiene la capacidad de contagiar de 5 a 8 personas, mientras que con el virus original se contagiaban de 2 a 3.

Ante este contexto, Navas explica que, por un lado, rehusarse a la vacunación es asumir un riesgo personal frente a estas variantes, “como ya se ha demostrado, aunque hay unos factores de riesgo completamente identificados (como tener enfermedades crónicas), es impredecible lo que pueda pasar ”.

Por otro lado, a nivel colectivo, señala que aquellas personas que no aceptan vacunarse son oportunidades que tiene el virus para seguir circulando y llegar a la población que aún no están en el radar de la vacunación, por ejemplo, los niños. “Es un nicho que uno le está dando al virus: que una persona no vacunada se infecte y pueda contagiar a muchas más”.

Finalmente, tenga en cuenta que, de acuerdo con lo reseñado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, la variante delta, que fue identificada en Colombia en julio y en Antioquia a principios de agosto, no solo es más contagiosa sino que también podría causar una enfermedad más severa en personas no vacunadas.

Circulación y variantes

El virus ha evolucionado a la velocidad actual porque ha encontrado las condiciones para hacerlo. Con las explosiones de casos le ha quedado fácil replicarse, infectar a más personas y aumentar sus mutaciones. Ha sido un fenómeno de Evolución Convergente, complementa Navas, que consiste en que en diferentes lugares del mundo no relacionados han surgido las mismas mutaciones “que le otorgan ventajas. Son puntos positivos para el virus y si sigue circulando, serán esas las que sigan dominando”.

Con la vacunación masiva sería posible disminuir esa probabilidad. “Si logramos que disminuya la cantidad de personas que se infectan una seguida de otra, podríamos reducir la probabilidad de que el virus acumule mutaciones. Eso requiere unas altas tasas de vacunación y coberturas sostenidas en el tiempo”, apunta Julián Ruiz Sáenz, virólogo de la Universidad Cooperativa de Colombia.

Cuidar lo común

A la fecha Antioquia tiene una ocupación del 78 % de camas de Cuidados Intensivos, en ese sentido, como la vacunación previene por encima del 90 % la infección grave, vacunarse o no puede ser determinante para el cuidado y correcto uso de estos espacios. “Si yo no estoy ocupando una cama le estoy dando la oportunidad a otra persona que la necesite, además estaré disminuyendo el impacto negativo en el exceso de trabajo en el personal de la salud, estaré cuidando recursos y optimizando la capacidad de respuesta del sistema”, afirma Giraldo. (Ver gráfico).

En un sentido similar, David Bautista Erazo, investigador de la Universidad de Antioquia, magíster en Ciencias Farmacéuticas, matiza que además de la responsabilidad colectiva también es clave entender que “si el sistema no puede contener posibles olas de no vacunados, el problema también es el sistema como tal, es decir, habría que seguir mejorándolo”.

Apelar a la salud pública

Colombia es un Estado social de derecho, lo que significa que tiene como pilar fundamental el concepto de derecho fundamental. “El aparato (estatal) no tiene sentido si no se entiende como mecanismo encaminado a la realización de los derechos”, dice la Corte Constitucional en la Sentencia T-406/92.

Sin embargo, María Cristina Gómez Isaza, abogada constitucionalista y docente de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia, explica que así como los derechos tienen un lugar importante, también lo tienen los deberes y responsabilidades.

Para el contexto actual, trae a colación que la Constitución Política de Colombia establece en el artículo 49 que la atención en salud es un bien público a cargo del Estado, además que “toda persona tiene el deber de procurar el cuidado integral de su salud y la de su comunidad”, se lee en el apartado, a lo cual Gómez complementa: “En Colombia el Estado concibe el derecho a la libertad como un derecho fundamental, lo que supone que uno puede elegir si vacunarse o no, pero el Estado también establece deberes como el de solidaridad y el de participar en políticas públicas”.

En ese sentido, la epidemióloga Giraldo agrega que “la vacunación es una medida de salud pública, es decir, a través de ella cuidamos la salud de todos. Por eso, en caso de no vacunarse, pueden restringirlo a usted porque está teniendo una práctica insegura que pone en riesgo la salud de los demás”.

El contexto actual (una emergencia mundial) determinaría en últimas la discusión. “Estamos en una excepción, una pandemia, y en esa medida hoy las libertades deben ser interpretadas conforme a deberes”, añade Gómez.

Si la discusión girase en torno a otra vacuna o tratamiento, las conclusiones podrían ser distintas, señalan ambas expertas. “En contextos normales toda terapia o intervención es voluntaria y se espera que por conciencia la gente entienda su importancia, la acepte o rechace bajo su responsabilidad, pero hoy en día alguien que se niegue a la vacuna contra el covid-19 está desconociendo los riesgos a los que se expone y a los que expone a los demás”, complementa Giraldo.

El espejo en otros países

Países como Francia, España e Italia han puesto en marcha medidas que exigen la presentación del certificado de vacunación para desarrollar actividades de ocio y turismo, sobre todo aquellas que implican aglomeraciones como la asistencia a restaurantes y discotecas. Llegar a implementar algo similar “no sería una lógica solo del Estado colombiano, vemos que ha sido una lógica mundial”, dice Gómez.

En esa misma vía, el virólogo Ruiz recuerda que no es una medida nueva. “¿Cuántas personas han tenido que aplicarse la vacuna de fiebre amarilla para poder viajar? Demostrar que estamos inmunizados es una medida de salud pública. Incluso a los niños para ingresar a los colegios les exigen que muestren sus carnés de vacunación”.

En coherencia con la más reciente encuesta de Pulso Social del Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, para mayo de 2021 y de acuerdo con datos recopilados en 23 ciudades, la intención de vacunación en el país ronda el 62,5 %, un 20,1 % de los encuestados ya estaba vacunado y solo un 17,4 % no se vacunaría.

En ese orden de ideas, Bautista comenta que el país no estaría en circunstancias de restringir actividades mediante certificados vacunales. “Se siguen presentando situaciones como la falta de vacunas en algunas ciudades o la dificultad de sacar un día de trabajo para vacunarse. La gente quiere hacerlo, pero sigue habiendo restricciones. Es entendible que lo hagan en países como Francia o EEUU donde ya no había más ‘excusas’”. Por su parte, propone que se desarrollen ideas innovadoras, “vacunación extramural, buscar activamente a esas personas que no se quieren vacunar, hacer campañas pedagógicas, dar regalos, incentivos, incluso un día libre por parte de las empresas”, dice.

Sin embargo, desarrollar ese tipo de medidas en positivo, sin tener que recurrir a elementos punitivos o de prohibición, podría funcionar en aquellos Estados que tengan “los recursos y las posibilidades de generar alianzas con los particulares”, comenta la abogada Gómez, algo que para el caso colombiano no parece cercano.

Finalmente, Giraldo y Gómez concuerdan en hacer un llamado a la congruencia y entender que en un futuro, en vista del contexto actual y siempre que no se trate de una actividad esencial, podrían restringirse ciertos espacios y diligencias a quienes decidan no vacunarse, “pero más allá de lo punitivo, lo que hace falta es una reflexión necesaria, un llamado a la conciencia”, concluye Giraldo

Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS EL MENSAJE DE CONFIANZA QUE LE HACE FALTA

Las vacunas cumplieron con todos los requisitos y exigencias para su desarrollo. Fueron elaboradas en tiempo récord debido al contexto de emergencia. “Se logró así de rápido porque, primero la tecnología y la investigación ya han acumulado muchas estrategias y métodos en comparación a años anteriores; segundo, porque con el estudio del Sars-CoV, que tiene una secuencia 80 % similar a la del Sars-Cov-2, ya había mucho terreno ganado”, explica la viróloga Navas. Finalmente, su desarrollo se correspondió con lo que se necesitaba con mayor celeridad: evitar la muerte. “Para nosotros los investigadores fue una gran felicidad cuando anunciaron las vacunas,se pudieron unir esfuerzos de muchos grupos de investigación y gobiernos que financiaron su desarrollo para superar esta pandemia que ha tenido implicaciones en todos los niveles: social, económico, de salud física y mental”.

Laura Franco Salazar

Periodista convencida de la función social de su profesión, de la importancia del apoyo mutuo, la educación y el arte.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Abecé: carnet de vacunación y las nuevas reglas para ingresar a Colombia

  • Personas con residencia colombiana y extranjeros tendrán diferentes requisitos. FOTO Julio Herrera
    Personas con residencia colombiana y extranjeros tendrán diferentes requisitos. FOTO Julio Herrera
Publicado hace 1 hora

Contexto de la Noticia

¿Qué sigue? Sobre el registro en Migración

A partir del próximo martes será obligatorio para cualquier viajero llenar un registro web en la página www.migracioncolombia.gov.co, en ella, los colombianos y extranjeros deberán seleccionar por qué medio ingresarán al país (fluvial, marítimo, aéreo o terrestre), y suministrar detalles como las horas y fechas, el vuelo o barco en el que llegará y la ciudad que será su primer destino. Posteriormente, se deberán agregar datos personales y de contacto y descargar el certificado del trámite. Por ahora, el Ministerio aclaró que el uso de CoronApp ya no es obligatorio para viajeros nacionales o internacionales.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.

Colombia exigirá carnet de vacunación anticovid a viajeros internacionales

  • El anuncio se dio mientras otros países latinoamericanos como Argentina y Chile reportan la presencia de la variante ómicron del coronavirus en sus territorios. Foto: Manuel Saldarriaga
    El anuncio se dio mientras otros países latinoamericanos como Argentina y Chile reportan la presencia de la variante ómicron del coronavirus en sus territorios. Foto: Manuel Saldarriaga
Sebastián Ramírez Torres | Publicado el 06 de diciembre de 2021
Sebastián Ramírez Torres

Iba a ser médico, pero me volví periodista. Me gusta debatir y hablar mucho y de todo. Creo que la información es un patrimonio inmaterial y público.

La pandemia que viene después del covid-19

  • El país y el mundo deben prepararse para atender enfermedades represadas a causa de la pandemia, asuntos de salud mental y a los pacientes que mantendrán síntomas por haber tenido covid. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.
    El país y el mundo deben prepararse para atender enfermedades represadas a causa de la pandemia, asuntos de salud mental y a los pacientes que mantendrán síntomas por haber tenido covid. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.
Laura Franco Salazar | Publicado el 07 de diciembre de 2021
Laura Franco Salazar

Periodista convencida de la función social de su profesión, de la importancia del apoyo mutuo, la educación y el arte.

Notas de la sección