<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“Los paisajes sonoros nos definen”: Jorge Carrión

El escritor español es el creador de los pódcast Solaris y Ecos, este último dedicado a reflexionar sobre el mundo contemporáneo a partir de su relación con el sonido.

  • Jorge Carrión (Tarragona, 1976) es autor de novelas y libros de crónica, ensayo, cómic y experiencias transmedia. FOTO Cortesía
    Jorge Carrión (Tarragona, 1976) es autor de novelas y libros de crónica, ensayo, cómic y experiencias transmedia. FOTO Cortesía
09 de agosto de 2023
bookmark

Jorge Carrión es conocido por sus libros sobre librerías, novelas experimentales, creación de cómic y ensayos. Ingresó al mundo de los pódcast con Solaris, una exitosa propuesta de tres temporadas para pensar y narrar los retos culturales del siglo XXI en un formato de audio (Premio Ondas al Mejor Pódcast Experimental).

En su realización se dio cuenta de que la materia esencial de la que estaban hechos sus ensayos era el sonido y que él, en particular, no había tenido una formación sonora consciente. Así que decidió aprender a escuchar, como quien se embarca en un proyecto de investigación y de autoconocimiento. De allí surgió Ecos, una nueva propuesta de pódcast para pensar el mundo contemporáneo, esta vez a través de su relación con el sonido. Carrión conversó con EL COLOMBIANO sobre Ecos y sus aprendizajes del universo del sonido.

¿Cómo surge su interés por explorar el sonido y la escucha con preocupación intelectual?

“Fue la evolución natural de Solaris. Tras escuchar muchos pódcasts y hacer tres temporadas del mío propio, me di cuenta de una obviedad: su materia es el sonido. De modo que la manera de unir fondo y forma sería diseñar un pódcast de ensayos sonoros sobre el sonido. Como nunca he tenido buen oído, como nunca me he formado musicalmente, y como lo que más me interesa de la vida es aprender, me propuse aprender a escuchar. Y empecé a leer sobre ello. Y a escuchar con mucha más atención”.

En una cultura “oculocéntrica”, en la que las imágenes parecen (son) omnipresentes y omnipotentes, ¿cuál es la importancia de cerrar los ojos y abrir los oídos?

“En efecto, hay que recordar el resto de los sentidos en un mundo monopolizado por el de la vista. Y el oído, que es su aliado cotidiano, pues lo digital es sobre todo audiovisual, se ha reivindicado durante la segunda década del siglo con la explosión de los pódcasts o los mensajes de audio de WhatsApp. Tal vez porque ya teníamos los ojos saturados y la tecnocultura encontró otro canal para llegar a nuestras conciencias. En cualquier caso, en el contexto del Antropoceno y del giro ultraconservador, escuchar se ha vuelto urgente. El canario de la mina emite alarmas sonoras”.

Le recomendamos: Boom Alakrán: una receta nueva para la música vieja

¿Qué papel considera que juegan los sonidos en la construcción de nuestra identidad?

“Muy buena pregunta. Precisamente por su importancia en Ecos aparecen mi madre o mis hijos. Desde los ‘te quiero’ hasta las sintonías o las bandas sonoras de los programas y las ficciones, pasando por la educación formal y sentimental, que son sobre todo orales o las canciones que hemos tarareado o bailado, los paisajes sonoros nos definen. Hay una memoria en la música y en las palabras clave de tu vida que no es tan intensa en la experiencia visual o gustativa”.

Un aspecto del sonido que puede ser perturbador es el ruido y, sin embargo, constituye una de las marcas de la vida urbana actual, ¿podemos vivir sin ruido?, ¿lo podemos domesticar?

“La señal y el ruido son dos realidades simultáneas y no siempre distintas: en el ruido también hay información. Además, lo que para unos es ruido, para otros es música o simple contexto. Desde la Revolución Industrial hemos tendido a rebajar la producción de ruido de las máquinas y en las últimas décadas hemos tomado conciencia de la contaminación acústica. No hay más que comparar el rugido del disco duro de nuestros PCs de los años 90 con nuestros portátiles de ahora. O los coches y autobuses. El mundo nos sigue pareciendo, no obstante, ruidoso. Y el silencio se vende como un objeto de lujo: los auriculares con cancelación de sonido, los retiros de silencio, la segunda residencia en la montaña o junto al mar”.

Lea también: ¡Ya llegaron a YouTube las historias del pódcast de Revelaciones del Bajo Mundo!

¿De qué está compuesta la banda sonora de nuestras vidas?

“Es puro remix. Habría que pensarla como una sesión diseñada por un DJ que tuviera acceso a nuestros archivos sonoros. El problema es que son muy pocas las personas que los tienen, que los conservan. El álbum de fotos es un hábito común, el archivo de audios es una rareza. De modo que la banda sonora de nuestras vidas es por lo general un plano de la memoria, una remezcla mental, muy difícil de ordenar y por eso tan fascinante”.

¿Qué posibilidades nuevas de comprensión del mundo o de nuestras vidas brinda pensar en las resonancias, las músicas y los sonidos del mundo contemporáneo?

“Ecos está construido en clave simbolista, con lógica e ilógica poéticas. De las sirenas de Ulises pasamos a la primera sirena mecánica, a las alarmas de incendios. Se trata de ensayar, es decir, de experimentar para encontrar sentidos posibles que no teníamos previamente en el radar. Si Solaris se centra en el siglo XXI y lo trata de explicar desde su propia teoría y mitología, Ecos lo hace dialogar con el pasado, con los mitos antiguos. Intenta una arqueología personal y caprichosa, con más ánimo de seducir y sugerir que de convencer. Con más trama que argumentos. Por eso la banda sonora de batería de Andreu Quesada o el poema de cada episodio son tan importantes. Son sobre todo experiencias de escucha”.

Le puede interesar: La Costa Nostra, el libro que desnuda la cuestionada fuerza electoral del clan Char

¿Es demasiado tarde para que eduquemos nuestro oído?

“Yo estoy educando el mío. Y me consta que para muchos oyentes está siendo, también, una experiencia pedagógica. En el cuarto de los juguetes de la casa de mis padres ya hay un órgano electrónico. Ayer me dijo mi madre que, desde que mis hijos estudian música, es un placer escucharlos tocar canciones. Antes era un suplicio ese ruido”.

¿Qué necesitamos para iniciar el aprendizaje (guía básica)?

“Atención. Ganas de aprender y atención. Los recursos son infinitos. Yo busco en los libros y los pódcasts, otros lo harán en YouTube”.

¿Podría compartir una breve bibliografía o lista de materiales de estudio fundamentales para aprender a escuchar?

“Pues las lecturas esenciales de la primera temporada de “Ecos”: todo John Cage, buena parte de la obra de Pascal Quignard, los ensayos de Ramón Andrés, etc. En la segunda me gustaría introducir el “Deep listening” de Pauline Oliveros. Ya hay en mi biblioteca 20 libros esperándome para escribir los nuevos guiones”.

Te puede interesar

Hechos de talento
El empleo que busca en Antioquia está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter