<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Colombia tiene historia en Alpe d’Huez, un mito de 21 curvas terroríficas

En la mítica montaña de los Alpes franceses, con una altitud de 1.850 metros sobre el nivel del mar, Lucho Herrera venció en 1984.

  • Luis Herrera, único colombiano en ganar en Alpe d’Huez. FOTO: ARCHIVO
    Luis Herrera, único colombiano en ganar en Alpe d’Huez. FOTO: ARCHIVO
EFE Y REDACCIÓN | Publicado el 14 de julio de 2022

Si hay un monte que suena por encima de todos en el Tour de Francia, ese es Alpe d’Huez, sus 21 curvas terroríficas sobre las que se han escrito algunas de las páginas más épicas de la carrera.

Su nombre vuelve a estar en todas las cabezas en la duodécima etapa del Tour, una réplica de la que se corrió en 1986 entre Briançon y la legendaria montaña, 165,1 kilómetros de pelea permanente, con el Galibier, de aperitivo, la Croix de Fer para seguir antes de afrontar la última ascensión.

El Alpe d’Huez regresó al recorrido tras cuatro años de ausencia, un periodo demasiado largo para un puerto que, habitualmente, se subía una edición de cada dos, pero que en los últimos tiempos ha vivido la competencia de otros ascensos que pelean por restarle peso en la leyenda.

Esta vez no podía faltar para celebrar los 70 años de su primer ascenso, cuando el italiano Fausto Copi se impuso en una pendiente casi vacía, lejos del jolgorio que acompaña a sus rampas desde entonces.

Cumpleaños es fiesta y Alpe d’Huez sabe festejar, sobre todo porque han hecho coincidir la etapa con el 14 de julio, la fiesta nacional francesa, lo que garantiza que el sufrimiento en el asfalto estará rodeado del regocijo en las cunetas.

Asegurada la juerga, no hay que olvidar que la etapa presenta un perfil temible, 65 kilómetros de ascenso, un desnivel positivo de 4.750 metros, el mayor de la edición, todo ello en el borde de los 2.000 metros de altitud, con el consiguiente castigo para los pulmones.

Un etapa sin respiro que, apenas comenzar, ascenderá el Galibier por segundo día consecutivo, esta vez por la otra vertiente, más larga, 23 kilómetros, pero más tendida, al 5,1 % de media en su pendiente, que vuelve a llevar al Tour a su techo.

El descenso, de 50 kilómetros casi ininterrumpidos, lleva a la falda de la Croix du Fer, otros 29 kilómetros de subida al 5,2 % de desnivel con su cima situada a 54 kilómetros para la meta.

Pero antes, quedará ascender al mito, superar sus 21 curvas entre el regocijo de un público ruidoso, el paso obligado hacia la gloria, la de una etapa prestigiosa, pero también vital en la lucha por la clasificación general.

Difícil pensar que la etapa no marcará la historia, como hizo en aquel 1986. El Tour decidió repetir un dúo casi similar, el Granon y luego el Alpe d’Huez.

El primero pasó a la historia por la victoria en solitario del español Eduardo Chozas y por ser el último día en el que el francés Bernard Hinault vistió el maillot amarillo, que cedió a su compañero de equipo estadounidense Greg Lemond.

El Alpe d’Huez simbolizó la reconciliación y el paso del relevo, con ambos haciendo juntos el ascenso legendario y atravesando la meta agarrados de la mano a cinco días de la llegada a París, donde el estadounidense ganó el primero de sus tres Tours y el francés, que para entonces ya había ganado cinco, se retiraba siendo segundo.

El monte de las curvas, siempre dispuesto para doctorar a ciclistas, puede ser clave para el esloveno Tadej Pogacar, que viene dominando el pelotón desde 2020 y que persigue su tercer Tour, pero que nunca ha subido este mito en competición y que no aspira a otra cosa que ha escribir su nombre allí.

En Alpe d’Huez Colombia ya celebró gracias a Lucho Herrera en 1984, luego de 151 km tras salir de Grenoble. En esa memorable actuación, donde llegó lleno de sangre luego de una caída, el jardinerito de Fusagasugá, se impuso ante Laurent Fignon y Ángel Arroyo.

La curva 12 de esa cuesta hay una placa con el nombre de Herrera en homenaje a esa memorable victoria.

En 2015, el boyacense Nairo Quintana, quinto en la actual carrera, fue segundo detrás de Thibaut Pinot, último francés en ganar en aquella cima.

De Alpe d’Huez puede salir una general ya muy clarificada, aunque todavía quedarán por delante los Pirineos y la contrarreloj de 40 kilómetros del penúltimo día.

Si quiere más información:


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS