<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Especiales

Juan Carlos Mora

A los campesinos de Chigorodó ahora les piden cacao

  • Víctor Manuel García hace parte de la Asociación de Cacaocultores y Emprendedores Futuro Verde (Acefuver), que hoy agremia a 230 productores de cinco municipios. FOTO EL COLOMBIANO
    Víctor Manuel García hace parte de la Asociación de Cacaocultores y Emprendedores Futuro Verde (Acefuver), que hoy agremia a 230 productores de cinco municipios. FOTO EL COLOMBIANO
Publicado el 06 de febrero de 2020

Los únicos que no se fueron, crecieron y dieron cosecha durante la guerra de los 90 en Urabá fueron los cultivos de cacao que permanecieron en pie a la espera de las manos que los habían plantado. Algún día alumbrarían las luces que marcarían el regreso. De volver a empezar y de nunca desconfiar de la siembra sabe Víctor Manuel García Madarriaga. Oriundo de Chigorodó y sin entender qué pasaba, tuvo que huir a los diez años con su familia para guarecerse de las balas disparadas desde todos los frentes.

Su padre, finquero en la vereda Bocas de Tumaradó, en Turbo, tuvo que vender la tierra por monedas para poner a salvo a sus doce hijos. Arrancaron para Lorica, Córdoba, pero no había ni cama ni empleo para tanta gente, por eso, seis años después del destierro, la familia García volvió a Urabá que, en lengua katía, significa tierra prometida. Con lo que quedaba compraron una parcela en la vereda Tierra Santa de Chigorodó. No había un lugar con mejor nombre para retornar. Y en las fincas de la región, cuenta Víctor, lo único que la gente encontraba intacto, después de años de abandono, eran los palos de cacao con sus bayas alargadas y multicolores. Había llegado la hora de la cosecha.

Sabor a chocolate

En la parcela de Tierra Santa sembraron cuanta semilla resultaba sin mucho éxito. Por allá en 2004, recuerda García, intentaron con cacao, fruta tropical que en griego significa alimento de los dioses. Mientras tanto, Víctor se formó como técnico en administración de empresas agropecuarias en el Sena y buscó tecnificar la producción, tanto, que en 2013, junto con 46 productores, fundó la Asociación de Cacaocultores y Emprendedores Futuro Verde (Acefuver). Se postuló como vicepresidente y por una carambola del destino, un año después fue ungido para llevar las riendas. Empezaron con 80 hectáreas de cacao en cuatro veredas de Chigorodó, con 28 toneladas en el primer año.

A punta de alianzas, convenios para abrirle espacio al grano y capacitación, la agremiación maduró. Incluso recibieron clases para seleccionar material genético mejorado e implementar guías de fermentación y secado. Hoy, cuenta García con orgullo, son 230 asociados, entre los que se cuentan afros, desplazados, indígenas emberá, madres cabeza de familia y personas en condición de discapacidad. La agremiación cultiva cacao en 700 hectáreas de 28 veredas en cinco municipios de Urabá, incluidas dos zonas de Chocó. La cosecha se multiplicó por nueve en apenas seis años —pasó de 28 toneladas en 2013 a 270 en 2019—, lo que le inyectó a la región 2.000 millones de pesos anuales. “Quienes sostenemos la ciudad somos los campesinos que producimos arroz, plátano, yuca y cacao. Pero los jóvenes no quieren trabajar en el campo porque no es reconocido. Mi sueño es devolverle la confianza al agro, que vuelva a ser visto como una oportunidad de vida”, dice.

Momento de madurar

El 95 % de la producción de Acefuver la compra el Grupo Nutresa y el restante 5 % es impulsado, a través de una marca propia, en mercados vecinos. El precio de referencia semanal, según el Ministerio de Agricultura, osciló en 2019 entre 5.778 pesos y 7.930 pesos, pero, el kilo de cacao especial o de origen, al que le apunta la asociación, puede alcanzar los 9.500 pesos.

Víctor habla con propiedad de sus granos, aquellos que, enumera, han logrado estar tres años seguidos entre los 10 mejores del concurso Cacao de Oro Colombia y ni qué decir de los premios departamentales de cacao fino en los que barrieron en Urabá. “Molíamos de forma artesanal y hoy tenemos máquinas industriales. Es emocionante ver el crecimiento”, acota García, que sigue buscando convenios para recibir insumos, fertilizantes, herramientas y capacitación técnica. “Visionamos cosas grandes, hay que salir de lo que hemos hecho toda la vida y explorar nuevos caminos”, sostiene. Por ejemplo, 110 de las 700 hectáreas cultivadas son orgánicas, no utilizan ningún químico.

Por eso pide que el apoyo del Estado no se reduzca a entregar sacos con semillas. “Se deben implementar modelos de encadenamiento para que nos apoyen en la comercialización y en abrir puertas en mercados internacionales, si no, nadie crece de forma sostenida”. Y pareciera que no lo debería mencionar pero su exigencia a propios y extraños es elemental: precios justos. “Se debe respetar la calidad y el esfuerzo. El público y el privado deben reinvertir en temas sociales porque las necesidades del campesino son enormes”.

Es cuestión de pedir cacao.

Image

Contexto de la Noticia

Juan Carlos Mora Uribe

Este artículo hace parte de la edición del presidente del Grupo Bancolombia. Director del bloque de Actualidad y Opinión del Aniversario 108 de EL COLOMBIANO.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Territorios marginados y el debate ciudadano
Ángela María Penagos
Directora de Rimisp

Las protestas y las diversas formas de manifestación que han estado presentes en la cotidianidad de los últimos días, nos han llevado al debate de la desigualdad. Se asocia este descontento a un fenómeno propio de países que han transitado por una mejora importante de sus ingresos, en los que las preocupaciones...

Notas de la sección