<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Aníbal Gaviria denunciará la Contraloría
Rodrigo Martínez Arango | Publicado el 20 de abril de 2011
El exgobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, calificó como una persecución política la decisión de la Contraloría de Antioquia, que le embarga sus bienes, luego de investigarlo por un presunto detrimento patrimonial en una operación para capitalizar al Fondo Ganadero de Antioquia.

La decisión también afectó, además de Gaviria como miembro de la Junta Directiva del Fondo, a otros integrantes de la misma en su momento, el entonces gerente del Idea, Eugenio Prieto Soto (senador); a Gonzalo Bernal, quien era gerente de la Reforestadora Industrial, y a Sergio Trujillo, exsecretario de Agricultura Departamental.

La decisión de la Contraloría de Antioquia está relacionada con la determinación de los miembros de la Junta Directiva en 2005 de recapitalizar el Fondo Ganadero con 12 mil millones de pesos, para pagarles a los bancos una deuda vieja.

"Esto es una persecución de la Contraloría de Antioquia como respuesta a las denuncias del senador Eugenio Prieto por su negligencia en las investigaciones en torno a los contratos en el Departamento, para lo cual ha pedido un control de excepción a los mismos por parte de la Contraloría General de la Nación".

Gaviria agregó que se trata de una burda utilización del poder de la Contraloría en una forma irregular e irreglamentaria.

"Por eso, vamos a instaurar una demanda penal contra los funcionarios de ese organismo que han actuado en esa forma y es una denuncia por prevaricato, porque no hay fundamento en pruebas y hechos contundentes, es algo infundado y eso merece nuestra reacción", dijo.

En cuanto al caso anotó que apenas se está iniciando y "nosotros primero vamos acudir a la denuncia penal ante la Fiscalía y el segundo será la continuación de los siguientes pasos del proceso".

"En el caso mío el embargo es de un porcentaje del apartamento donde vivo y, por ello, no lo puedo enajenar o vender, pero, en realidad, más que afectar mi vida cotidiana, lo que se quiere es enlodar mi buen nombre y honorabilidad. Este es un ataque que tiene oscuros intereses", concluyó.