<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Bajan asesinatos, pero no cede desplazamiento
  • Bajan asesinatos, pero no cede desplazamiento |
    Bajan asesinatos, pero no cede desplazamiento |
Juan Carlos Monroy Giraldo | Publicado el 15 de diciembre de 2011

La reducción de los homicidios en Medellín este año rompió con el incremento constante de las muertes violentas que azotó la ciudad los últimos dos años. No obstante, esa mejoría aún no impacta la percepción de violencia que enfrenta la ciudad y que se refleja en otros delitos en aumento o persistentes como desplazamiento y desaparición forzada.

Así quedó constatado en el informe anual de la Personería de Medellín sobre Derechos Humanos en 2011 presentado ayer a las autoridades y organizaciones sociales en Plaza Mayor.

Al explicar las conclusiones, el personero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, reconoció como positiva la reducción de los asesinatos en la capital antioqueña. Entre el primero de enero y el 30 de noviembre se registraron 1.528 homicidios, 357 menos que en los 11 primeros meses de 2010, lo que significa una disminución porcentual del 18,9 por ciento.

Herrán manifestó su "preocupación por el inicio de un nuevo ciclo de violencia por nuevas disputas de poder entre organizaciones criminales, debido a la aparición en sectores periféricos de la ciudad de estructuras de la banda criminal "los Urabeños" para dominar los combos al servicio de alias 'Valenciano' (capturado) y enfrentarse con la facción de alias "Sebastián'".

El funcionario insistió en que tras la extradición de alias "Berna" y otros exjefes paramilitares, en 2008, se desató una disputa por el poder criminal, que entre ese año y octubre de 2011 ocasionó la mayoría de 6.663 homicidios cometidos en Medellín.

Además, advirtió que la nueva disputa se evidencia en el occidente de Medellín, en la comuna de Belén y corregimientos como San Cristóbal y Altavista.

En esa zona, el combo "los Chivos", aliado de "los Urabeños", que lo financia y apoya con armas y miembros, busca imponerse sobre otros grupos aliados de la facción de "la Oficina" liderada por "Sebastián".

Según Herrán, "su objetivo está enfocado en los barrios periféricos y en los corregimientos, en especial del occidente, pues son los corredores de movilidad para sacar y traer armas y drogas".

Las cifras respaldan la preocupación del funcionario consignadas en el informe, que indican que a pesar de la reducción en el acumulado de homicidios en toda la ciudad, los corregimientos y sectores como Belén presentan aumento de asesinatos.

Los homicidios en estas zonas rurales aumentaron en un 30 por ciento y en San Antonio de Prado pasaron de 49, en 2010, a 99 este año (ver gráfico).

El informe de la Personería también alerta por el asesinato de mujeres, que llegó a 114 este año.

Otro delito de lesa humanidad que preocupa al organismo, al igual que organizaciones sociales, es la desaparición forzada.

En 2011 (hasta noviembre 15) fueron reportadas 553 personas desaparecidas, de las cuales 51 tienen características de desaparición forzada. Varios de estos casos fueron atribuidos a la disputa de grupos ilegales y terminaron con las víctimas asesinadas.

Aumentó el desplazamiento
Otro síntoma persistente del impacto de la violencia en la ciudad es el incremento del 60 por ciento del desplazamiento forzado intraurbano.

Entre enero y octubre de este año, 8.434 personas declararon ante la Personería de Medellín abandono de sus viviendas y barrios. En 2010 fueron 5.098 las víctimas reportadas.

Las principales causas de expulsión consignadas en las declaraciones de los desplazados son amenazas, presiones para ingresar a combos y bandas, homicidio, agresiones físicas y violencia sexual.

Las zonas de la ciudad con más desplazados son la comuna 13 (occidente), comuna 8 (centro-oriente) y comuna 1 (nororiente), según el personero Jairo Herrán Vargas, quien dice que estos lugares coinciden con los sectores donde se presenta la disputa entre combos y bandas delincuenciales.

El informe anual de la Personería fue bien recibido por organizaciones sociales como la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social Corpades. Su director, Fernando Quijano, señaló que "el informe es coherente al denunciar que Medellín mantiene una alta conflictividad y que enfrenta una grave amenaza de grupos ilegales, de estructuras mafiosas y un nuevo actor armado como son 'los Urabeños'".