<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Chocó, sin gobernador en firme
  • Chocó, sin gobernador en firme | Manuel Saldarriga
    Chocó, sin gobernador en firme | Manuel Saldarriga
María Victoria Correa | Publicado el 23 de marzo de 2011

En un viejo edificio de cinco pisos, de pasillos estrechos, escalas empinadas, pintura vieja, sin aire acondicionado, a veces con servicio de Internet y a veces con línea telefónica, funciona la Gobernación de Chocó por la que en los últimos cuatro años han pasado cuatro gobernadores.

Patrocinio Sánchez, Pascual Agudelo, Antonio Gómez y Malcom Alí Córdoba son los mandatarios que ha tenido Chocó desde hace un año. Cada uno tiene la certeza de que aunque trató de hacer algo, todo quedó incompleto y pronostica una muerte lenta para el departamento si no recibe un salvavidas.

Los cuatro gobernadores coinciden en afirmar que, además de una profunda crisis institucional, la salud, la educación y el orden público son los temas más preocupantes y que si no organizan la casa, barren y trapean los viejos rencores políticos y tratan de buscar, entre el medio millón de chocoanos, consensos que permitan pagar, por ejemplo, la nómina a los pensionados, esta casa se caerá.

El más joven de Colombia
El gobernador más joven del país está en Chocó y se llama Malcom Alí Córdoba. Tiene 28 años. Se posesionó el pasado 10 de marzo, luego de que el presidente Juan Manuel Santos aceptara la terna que envió el Partido de la U.

Aunque en su agenda no cabe un compromiso más, escucha una a una todas las quejas que van llegando. Pasadas la una de la tarde se escabulle y busca un restaurante donde sigue atendiendo. Ahí lo encontramos. No hay filas ni personas por atender, pero es evidente que tiene afán. Asegura que visualiza al Chocó como un barco que se hunde, como un elefante que se está muriendo.

"Hay que empezar por organizar la casa en lo que más se pueda. Vamos a tratar de ponernos al día en las obligaciones, atender la emergencia invernal que, más que una preocupación mía, es un mandato del Gobierno Nacional", dice y agrega que aunque siempre soñó con ser gobernador "no estoy pensando en ser candidato a la Gobernación, estoy pensando en atender las necesidades que tienen los chocoanos".

Después de enumerar el rosario de problemas que tiene Chocó, que van desde cientos de tutelas y embargos hasta problemas en salud, educación, servicios públicos, orden público, declara que en todos los casos, "la transparencia es la meta y darle un espaldarazo a la política chocoana para que los jóvenes vuelvan a crear en el departamento".

"Recibo el departamento en unas condiciones bastante graves. Lo más preocupante es que no tenemos memoria financiera ni jurídica. Aquí mucha gente atenta contra la administración, al presentar demandas. Debido a que no estamos acogidos por la Ley 550 es posible que nos embarguen las cuentas y por eso, lo destinado para gastos de funcionamiento e inversión pública queda retrasado y se va generando un pasivo mayor".

Uno a uno fueron llegando
A Malcom Alí Córdoba no le tocó hacer campaña ni ir de barrio en barrio en busca de votos. Como en algunos otros casos, a Malcom lo designó el Presidente de la República para que fungiera como mandatario regional.

Todo empezó en marzo de 2010, cuando la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia condenó a 18 meses de prisión e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas, también por 18 meses, a Patrocinio Sánchez Montes de Oca, quien fue elegido como gobernador del Chocó con cerca de 52.000 votos.

La Corte lo encontró culpable de peculado culposo, por haber pagado la prestación de un servicio de salud dos veces. Al ser suspendido, Sánchez Montes de Oca de su cargo, el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez tenía dos opciones: O designar un gobernador o elegir un mandatario de la terna que debía enviar el partido del destituido, en este caso de la U.

Uribe designó entonces a Pascual Agudelo, quien estuvo en la Gobernación solamente por dos meses, debido a las críticas que provocó que un antioqueño estuviera al frente del pueblo chocoano. A raíz de esto, la Presidencia puso al frente de Chocó a Antonio Gómez.

El mandato de Gómez fue interrumpido seis meses después de su designación, debido a que el presidente Santos aceptó la terna que envió el partido de la U y luego de un año en el que tambaleó la institucionalidad chocoana, asumió las riendas del departamento el gobernador más joven del país, Malcom Alí Córdoba.