<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
El cadáver de la discordia
Efe | Publicado el 03 de mayo de 2011

Publicar las fotos del cuerpo del líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, podría tener un efecto "incendiario", admitió ayer la Casa Blanca, que reconoció que eso es uno de los factores que sopesa para decidir si divulga las imágenes, que confirmen plenamente, el deceso del terrorista más buscado del mundo.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, admitió que otro de los factores que se consideran es que esas fotografías son muy "truculentas".

Bin Laden murió de dos disparos, uno en la cabeza y otro en el pecho, en el transcurso de una operación de comandos estadounidenses contra la residencia en la que se ocultaba en la localidad de montaña de Abbottabad, cercana a Islamabad.

La Casa Blanca analiza la posibilidad de hacer públicas fotografías del cuerpo, aunque hasta el momento no ha tomado ninguna decisión, según insistió Carney.

Carney, quien pidió a los medios ser "pacientes", indicó: "Estamos revisando la situación y tomaremos la decisión apropiada".

Los servicios de inteligencia no quieren que se den a conocer documentos gráficos que puedan poner en peligro el éxito de futuras operaciones.

Sin embargo, la Casa Blanca es consciente de la demanda en el exterior de esas imágenes para demostrar la muerte de su enemigo público número uno. Los familiares de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 también las han reclamado, con el argumento de que les ayudará a cerrar la página.

Según fuentes del Pentágono, la Casa Blanca cuenta con tres series de documentos gráficos: fotografías del cuerpo, vídeos de la ceremonia en que se arrojó el cadáver al mar desde el portaviones Carl Vinson e imágenes del interior de la residencia donde vivía el líder terrorista.

Previamente Carney había reconocido que Bin Laden "no estaba armado" en el momento en el que el comando estadounidense enviado para capturarle abrió fuego contra él.

Carney agregó que Bin Laden y su familia fueron localizados en el segundo y tercer piso de la residencia de Abbottabad, en las cercanías de Islamabad, donde se encontraban, y el líder de Al Qaeda presentó resistencia a su captura, por lo que se abrió fuego contra él.

Aunque no tenía armas consigo, precisó el portavoz de la Casa Blanca, "no es necesario estar armado para oponer resistencia".

Una de sus esposas se abalanzó contra uno de los integrantes del comando y resultó herida, detalló.