<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
El Charro dejó sus herederos
  • El Charro dejó sus herederos | José Manuel, Diego, Juan, nietos; José Manuel y José Luis, hijos, parte de descendencia del Charro acá. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
    El Charro dejó sus herederos | José Manuel, Diego, Juan, nietos; José Manuel y José Luis, hijos, parte de descendencia del Charro acá. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
Por JAIME HERRERA CORREA | Publicado el 15 de diciembre de 2012

Minutos antes de morir, en 2008, Ruth López les recordó a sus hijos que les había enseñado a defenderse en la vida, construyendo una imagen propia, para que no fueran a vivir de la grandeza e historia de su padre.

Así lo recuerdan hoy José Manuel y José Luis, los hijos de quien fuera una de las primeras glorias del Independiente Medellín: José Manuel "Charro" Moreno.

Y así fue, porque llevan medio siglo viviendo con tan bajo perfil en Medellín que hasta el miércoles pasado tuvieron que conseguir boletas revendidas para asistir al primer partido de la final ante Millos, pese a que al "Charro" se le atribuye autoría principal en las dos primeras estrellas del Independiente Medellín.

La consigna de José Manuel, engendrado en esta ciudad pero nacido en Buenos Aires en 1957, es no aprovecharse de llevar la sangre del gran ídolo rojo de los años 50. "Cuando digo mi nombre, que coincide con el de mi padre, y cuando la gente empieza a hablar de uno de los jugadores más grandes que ha tenido el Poderoso, prefiero abandonar el lugar que contarles que soy su primer hijo varón para evitar explicaciones".

José Luis, quien sí nació en Medellín, en 1962, al igual que su hermana Adriana (radicada en Argentina) coincide con su hermano, aunque no deja de "echarle su flor" a su padre: "yo me siento muy orgulloso de ser el hijo de un personaje ilustre del club escarlata y del fútbol argentino". E incluso va más allá: "mi papá fue más que Maradona".

No obstante, él sí habla de lo que fue Moreno pero solo cuando la gente empieza a decir que fue un borracho. Y que así llegaba a los partidos.

"Ahí les explico, sin contar quién me dio la vida, que él era amante de las mujeres y se tomaba sus tragos, pero iba tan lúcido a los partidos, así llegara enguayabadito, que era el mejor y fue tan responsable que aún lo califican como uno de los grandes del Medellín".

Por los misterios que tiene la vida, ninguno de los Moreno, incluyendo a los cinco nietos paisas del otrora capitán, jugador y técnico escarlata, se inclinaron por el fútbol.

José Manuel, criado en Antioquia, se dedicó a la propiedad raíz y recién se jubiló para entregarse de lleno a una finca -de nombre El Charro-. "Allá tengo dos copas y fotos inéditas de mi papá que, incluso, ya contagiaron de la pasión roja a mis hijos José Manuel, médico; y Diego Mauricio, estudiante de Administración, quienes también deliran por el DIM".

José Luis, comerciante de muebles y padre de Andrés David, Juan Esteban y Juan David, siente escalofrío cuando habla de la capacidad técnica y las gambetas que describían al Charro. Y chicanea: "me defendía jugando, pero una hernia discal evitó que siguiera los pasos del personaje más ilustre de Medellín y Merlo, ya que en ambas ciudades sobra la admiración por él".

Sin embargo, no falta quienes discuten que sean los descendientes directos de aquel futbolista que fuera calificado mejor futbolista que Pelé y Maradona. A ellos poco les interesa, incluso que la historia se repita en el colegio y en los semilleros con los nietos del "Charro", José y Diego. Los Moreno no dejarán de llevar al DIM en la sangre.

"Fue el mejor legado del viejo". Y por eso hacen fuerza por este Medellín que lucha en Bogotá por la sexta estrella. "A mi padre, que está en la gloria, le pedimos por el Medellín para que le dé este año un gran regalo de Navidad a sus hinchas: el título".