<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
El cielo de tambores llora la muerte de Jairo Varela
  • El cielo de tambores llora por Jairo Varela | Jairo Varela murió ayer de un infarto en su apartamento en Cali. Amigos, familiares y amantes a la salsa lloran su pérdida. FOTO COLPRENSA
    El cielo de tambores llora por Jairo Varela | Jairo Varela murió ayer de un infarto en su apartamento en Cali. Amigos, familiares y amantes a la salsa lloran su pérdida. FOTO COLPRENSA
POR LAURA B. CASTRO CÁRDENAS | Publicado el 08 de agosto de 2012

La aventura en la vida de Jairo Varela fue más que hacer salsa y crear uno de los grupos insignia del género en el país y en el mundo recuerda Julio Estrada, Fruko.

Para el chocoano, que echó raíces en Cali, con la creación y dirección del Grupo Niche, la música era más que una profesión, era un plan de vida, que dejó su huella firme y fuerte en la memoria de quienes bailaron en 1990 el tema Una aventura, entre muchos otros, y que ahora los fanáticos de la salsa romántica comienzan a cantar cuando escuchan los primeros dulces acordes del teclado y los sonidos de la percusión que acompañan la voz de Charlie Cardona cuando canta “Una aventura es más bonita si no miramos el tiempo en el reloj...”.

Este es uno de los temas por los que se le recuerda a Jairo Varela que en 1978 creó el Grupo Niche y que aportó composiciones a la historia de la salsa en Colombia como Sin sentimiento, Gotas de lluvia y una de las más importantes de su carrera artística: Cali pachanguero.

Este tema para el maestro Julio Estrada, Fruko, es más que un homenaje a la sucursal del cielo, es un himno internacional por el que se le reconoce al país en el exterior, factor que une a Fruko con Varela, pues ambos expositores fueron partícipes en la internacionalización del género.

“En Barranquilla se baila, en Medellín se baila... Cali pachanguero es un tributo a una ciudad linda, llena de cariño, de imaginación. Jairo Varela le ponía música a los colores y fue un hidalgo intérprete de nuestra música, él fue un gran compañero y colega”, dice Fruko con la voz entrecortada acordándose de la cordial relación que tenía con su par.

“Sus canciones son inolvidables y me mueven el piso. Por ejemplo Una aventura. Esa nos llena de simpatía y además le canta al amor de tal manera que hace un idioma diferente que enaltece a la cultura. Él no solamente hizo salsa romántica sino también salsa dura, como Cali ají”.

Recuerdos para el maestro
Con la nostalgia que invadió a Fruko, él decidió hacer ayer de su sinfónico en el Teatro de la Universidad de Medellín, un homenaje a Varela. Fue un minuto solemne en honor al artista que se perpetúa con sus canciones a través del tiempo.

A estos sentimientos también se une el cantante caleño de Los hermanos Lebrón, Virgilio Hurtado, quien no salía de su asombro al conocer la noticia de la muerte de su maestro que sucedió ayer, aparentemente, por un infarto mientras estaba en su apartamento en el sur de Cali.

“Su legado es muy grande porque fue una persona determinante en la vida, no en la historia musical solamente, en la vida de los músicos. Fue la persona que dio a conocer la salsa colombiana en el extranjero. Es que él, con el Grupo Niche, fue el primero que hizo buena salsa para el mundo”, apunta.

Aunque para Hurtado no hay nadie que pueda reemplazar lo que Jairo Varela hizo en la escena musical, considera que el Grupo Galé es bastante bueno y que ellos y la Orquesta Guayacán mezclan a la perfección el folclor con el sonido salsero.

Si de sucesores se trata, las opiniones de los expertos indican que un buen ejemplo sería Diego Galé, quien compartió con Varela siete producciones.

“Lo último que hicimos juntos fue el mano a mano de Galé y Niche hace unas semanas. Jairo significa mucho para la historia de la salsa colombiana. Mucho de lo que aprendí se lo debo a él. La canción que más lo identifica es Cali pachanguero pero la que más le gustaba era Sin sentimiento y esa es la que más me gusta a mí”, apunta Galé que además dice que sabe que con la agrupación del chocoano continuarán sus hijos, “pero es indiscutible que se va un buen compositor”.

Esta última opinión la comparte Álvaro Gómez, mánager de Niche en los años 80 y 90.

Jairo Varela fue para la música lo que Pambelé fue para el boxeo. Él nos enseñó a ganar, a ser grandes. Marcó un camino para muchos jóvenes que entendieron que se podía vivir de la música. Miles de colombianos se enamoraron, se enrumbaron, dedicaron y se entusaron con su música”.

Rumores de carácter fuerte
Quienes trabajaron con Varela dicen que el compositor, director del Grupo Niche por cerca de 30 años, orquesta con la que estuvo en todo el mundo y que se concibió como internacional en 1986 con una presentación en el Madison Square Garden en Nueva York, tenía un carácter fuerte que lindaba con la pesadez.

Aunque Virgilio Hurtado no desmiente esta apreciación, dicen que su temperamento era consecuencia del alto índice de exigencia que tenía en todo lo que hacía el maestro.

“Cuando las cosas le funcionaban bien estaba contento. Y es que una persona que logró todo lo que logró tiene que ser exigente”, aporta Hurtado y lo complementa Fruko, “Nunca tuve problemas con él supe que sí era una persona delicada en su carácter pero esa disciplina y seriedad hicieron que su orquesta fuera una de las mejores de la música colombiana”.