<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EL PAÍS EN TURBULENCIA
  • SANTIAGO SILVA JARAMILLO | SANTIAGO SILVA JARAMILLO
    SANTIAGO SILVA JARAMILLO | SANTIAGO SILVA JARAMILLO
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 23 de mayo de 2012

La reciente ofensiva de violencia de las Farc y su posible alianza en muchos de estos hechos con algunas bacrim han dejado al país bastante sacudido.

Para algunos, las últimas semanas representan las patadas de ahogado de un enemigo acorralado que busca fingir poder, mientras para otros han significado una evocación desafortunada de los difíciles días de finales de los 90 y comienzos del 2000, cuando las Farc y los paramilitares merodeaban por el territorio nacional sin obstáculo alguno.

Que la seguridad ha empeorado ya no es una percepción, como en algunas ocasiones sostuvo el presidente Santos, aunque estamos lejos de la catástrofe que algunos insinúan.

Pero la turbulencia actual no puede hacernos desesperar de nuestro país, ni siquiera de este gobierno, por torpe que pueda parecer en ocasiones. Porque hablar de golpes y conspiraciones es tan dañino para la maltrecha institucionalidad del país como las bombas y los hostigamientos de las Farc y las bacrim.

Por supuesto, esto no quiere decir en ningún momento que dejemos de exigirle a nuestro Presidente, al Ministro de Defensa y a las Fuerzas Militares que renueven sus esfuerzos por derrotar a los grupos armados ilegales, al terrorismo y al narcotráfico, mientras contienen sus acciones y protegen a la población civil. De ninguna manera; esta es solo una exigencia básica y comprensible en los tiempos de incertidumbre que vivimos.

Pero tampoco podemos recurrir al canibalismo, porque los únicos beneficiados con el desbarajuste institucional y la inestabilidad política son los mismos criminales ¿O acaso qué es el terrorismo sino una manera de generar caos?

No podemos caer en esa trampa tan subestimada y sin embargo obvia que nos ponen los violentos. El Presidente tiene razón en una cosa: es tiempo de unidad. No de una unidad permisiva o alcahueta, sino de participación, coordinación y compromiso entre la sociedad civil y la institucionalidad del Estado, unidos por la causa de la seguridad y la derrota del narcoterrorismo. Pero unidad al fin de cuentas, porque insisto, más daño nos hacemos al hablar de cambios de gobierno y al hacer menciones ridículas al "ruido de sables".

Sí. Porque el momento en que pensemos que existen atajos a la institucionalidad democrática y que nos resignemos a las luchas intestinas y suicidas, ellos, los de las Farc y las bacrim con sus bombas lapa, minas y cilindros, habrán ganado.